Iglesia al día

" “Todos somos discípulos misioneros en salida” "
I Asamblea Eclesial de América Latina y el Caribe

La Iglesia en los medios A prisión cura que abusó de un menor

TELENOCHE ON LINE |

El arzobispo de Montevideo, Daniel Sturla, dijo que ha acompañado a la víctima y a su familia “con muchísimo dolor y verguenza”.

La jueza Ana Ruibal hizo lugar a la solicitud de la fiscalía y procesó con prisión por un “delito continuado de atentado violento al pudor” a un sacerdote que abusó de un joven años atrás.

La víctima, que hoy tiene 23 años, asistía a la parroquia en la que el sacerdote ejercía funciones y era obligado a “realizarle sexo oral en la habitación” durante cuatro años, es decir entre los 14 a 18 años.

La novia del denunciante confirmó esta versión y aseguró que el joven “concurría fuera de horario y solo con el cura”, según se desprende del documento.

Además, una testigo que trabajaba en el lugar declaró que vio al joven ir al dormitorio del padre: “Lo vi una vez. Siendo niño yo lo vi entrar al dormitorio y que el cerraba la puerta con llave, era chico tendría unos 13 años”.

De las pericias forenses y psicológicas, se denota, en tanto, que el joven ha manifestado sentimientos “de rabia, bronca y vergüenza que predominan en situaciones vivenciales adversas”, así como “la dificultad de empatizar con el otro”.

El arzobispo de Montevideo, Daniel Sturla, dijo que ha acompañado al denunciante y su familia “con muchísimo dolor y vergüenza”.

“La familia está dolorida, los conozco de hace años y comparto su dolor. De mi parte trato de acompañar la situación. Es gente de parroquia y de fe que viven con un sentido muy fuerte esta situación”, aseguró Sturla en rueda de prensa.

Sturla dijo que también acompañarán al sacerdote suspendido porque “también es un miembro de la iglesia al que hay que acompañar en lo que le toque vivir”.

Asimismo, aseguró que la iglesia pide perdón a la víctima, a su familia y a la sociedad uruguaya. “Estos hechos no pueden darse, confiamos que no se den nunca más y haremos todo lo posible por evitarlo”, insistió.

El cardenal no profundizó sobre la posibilidad de apelar el fallo de la Justicia, pero confió en que haya sido un fallo justo y en que se haya actuado “con la suficiente independencia”.

Se acompañara al sacerdote suspendido porque es también es un miembro de la iglesia.