Iglesia al día

" El Tiempo de la Creación es un tiempo para renovar nuestra relación con el Creador y con toda su maravillosa obra, la naturaleza, por medio de la celebración, la conversión y el compromiso. "
Tiempo de la Creación

La Iglesia en los medios “A los 85 años, ¿no tiene derecho a estar tranquilo?” (Entrevista a Mons. Fuentes)

EL PAÍS |

El obispo de Minas, que en septiembre del año pasado se entrevistó con Benedicto XVI y lo notó “realmente cansado”, afirmó que comprende perfectamente la decisión del Papa de renunciar. Sobre un futuro pontífice, eventualmente de origen latinoamericano, aseguró que lo más importante no es su nacionalidad sino “la santidad de quien es elegido” y “el sentido hondo de la fe”.

¿Cuál fue su primer pensamiento al conocer la noticia de la renuncia de Benedicto XVI?

-No lo podía creer, me quedé desconcertado. Todos los días recibo por mail un servicio con informaciones sobre el Papa y no había ningún indicio de que pudiera presentar su renuncia. Es verdad que está prevista la posibilidad en el Código de Derecho Canónico y que Benedicto XVI había dicho, en el libro Luz del mundo (Editorial Herder, 2010), que si el Papa se viera incapaz de gobernar la Iglesia, por motivos de salud física o psíquica, que no sólo tenía el derecho sino que incluso tendría el deber de renunciar, pero hasta hoy era una posibilidad solamente teórica.

-Cuando se entrevistó con él, ¿le notó algún signo de cansancio?

-Tuve la suerte de entrevistarme con el Papa en setiembre de 2011 y en setiembre de 2012. Yo había participado en un congreso teológico, en esta última oportunidad, y al terminar el Papa nos recibió en Castelgandolfo a los más de 300 participantes. Debo decir que entonces lo encontré realmente cansado. Cuando empezó a leer su discurso se le notaba especialmente… ¡Y no es para menos! Era un sábado de mañana… A los 85 años, ¿no tiene derecho a estar tranquilo y descansar un poco del ajetreo de toda la semana? Se ve que no: el ritmo de trabajo que impone el cargo de Papa es una carga realmente agobiante. Por eso, entiendo bien que el Santo Padre, después de pensarlo mucho y haber rezado mucho, haya tomado la decisión de renunciar para que venga un Papa con más fuerzas.

-¿Puede ser el momento para un Papa latinoamericano?

-No soy profeta… Lo importante no es la nacionalidad sino la santidad de quien es elegido. Más importante es el sentido hondo de la fe, que nos lleva a ver en el Papa, de cualquier nacionalidad, al sucesor de San Pedro, al Vicario de Cristo en la tierra.

“Un país laico”, le recordó el Pontífice

“Como siempre lo hizo y lo ha demostrado siendo Pa- pa, Joseph Ratzinger nunca ha tenido cuidado con los respetos humanos sino que le han importado, exclusivamente, los respetos divinos”, señaló Fuentes. “En esta línea, lo que me dijo en setiembre de 2011 es válido para todos los católicos uruguayos. Al terminar la audiencia con los obispos, quiso saludarnos uno por uno. Antes de llegar al Papa le decíamos a un secretario el nombre del país y la diócesis, y éste se lo comunicaba. Cuando oyó `Uruguay, Minas`, mirándome a los ojos me dijo en italiano: `Es un país laico… ¡Es necesario sobrevivir!`. ¿Cómo hacerlo, si no es cultivando en exclusiva los respetos divinos?”