Iglesia al día

" Con María y San José peregrinamos de nuevo hacia su Santuario "
Peregrinación Nacional a la Virgen de los Treinta y Tres 2021

Noticeu 200 años de vigencia del sistema pedagógico de Don Bosco

don bosco

El 8 de setiembre el Estado uruguayo realizó un reconocimiento a Don Bosco, en el bicentenario de su nacimiento, por partida doble. Y no se trató solo de un homenaje al santo, sino de un reconocimiento a todos los sacerdotes, religiosas y laicos que trabajan cotidianamente en el ámbito educativo, pastoral y socio‐cultural en nuestro país. Se trató de un homenaje a un hombre, cuyo aporte es reconocido más allá de fronteras espacio‐temporales y que tiene un valor doble, proviniendo de un Estado laico.

Minutos antes de las 9:30 hs, el majestuoso Palacio Legislativo abría sus puertas a la delegación que esperaba ansiosa, formando fila en la explanada, bajo el sol primaveral de aquel día. Alumnos, sacerdotes, hermanas y hasta el propio Arzobispo de Montevideo, Cardenal Daniel Sturla sdb, esperaban a que el “templo de las leyes” los recibiera para la celebración.

En uno de palcos especiales del Senado se ubicaron , entre otros, el Cardenal, el Nuncio Apostólico, Mons. George Panikulam, el Inspector Salesiano, P. Néstor Castell sdb, el Vicario Inspectorial P. Alfonso Bauer, el Delegado Inspectorial de Pastoral Juvenil, P. Hugo Espinosa sdb, el P. Pedro Incio (Talleres de Don Bosco) y el P. Mateo Méndez (Proyecto Minga).  En el otro palco se ubicaron la Ministra de Educación y Cultura, Maria Julia Muñoz, el Presidente de la Conferencia Episcopal del Uruguay, Mons. Rodolfo Wirz , los obispos salesianos Mons. Carlos Collazzi y Nicolás Cotugno, el  Visitador de la Congregación P. Natale Vitali sdb y el P. Marcelo Fontona sdb (Director Colegio San Isidro).

Las barras estaban colmadas por alumnos, docentes, hermanas de María Auxiliadora y representantes de todas las ramas de la familia salesiana mientras un grupo grande se ubicaba en la antesala del Senado para seguirlo por pantalla gigante.

LA REVOLUCION EDUCATIVA DE DON BOSCO

Una vez comenzada la sesión parlamentaria, el Senador Javier García, exalumno salesiano y promotor de la iniciativa, fue el primero en exponer sobre el tema “Bicentenario de Don Bosco, fundador de la obra salesiana”. García destacó el aporte del carisma salesiano, a través de los alumnos que se desempeñan en la política, la cultura, el deporte o la industria en nuestro país.

Resaltó, asimismo, el aporte pedagógico de Don Bosco con el Sistema Preventivo, que enriqueció la relación educando‐educador. “¡Casi 200 años de vigencia! Casi 200 años porque fue la concreción de una revolución educativa, que entendió que la mejor herramienta para sacar a alguien de la pobreza, la mejor herramienta para el desarrollo personal, para el desarrollo de la sociedad, es la educación. Y por eso se dedicó a formar jóvenes en todo el mundo”.

El Senador recordó que 15000 salesianos en todo el mundo asumieron la opción preferencial por los jóvenes y entre ellos los más pobres, al tiempo que remarcó la cercanía que propician basada en el respeto al otro. El Senador culminó su intervención señalando que el homenaje a Don Bosco es reflejo de una verdadera laicidad que supone “nutrirse de las riquezas múltiples, es respetuosa de las opiniones pero, fundamentalmente, es integradora”.

Luego, el presidente de la asamblea, le dio la palabra a la Senadora Martha Montaner, cuyos hijos son exalumnos salesianos. “Es imposible que un joven entre a una casa salesiana y no salga con espíritu integrador, ¡es imposible! Es imposible pensar que ese joven no salga con el sello de San Francisco de Sales. Que toda persona esté y se sienta todo el tiempo acompañado es lo que hacen los Salesianos”, manifestó. La Senadora Montaner subrayó, asimismo, la capacidad de Don Bosco de crecer aún en la adversidad.

“Puedo dar constancia de que mi pasaje por el Juan XXIII en los años ’70 dejó una huella. Tanto en el impacto de una profundización de la vivencia de fe, como en la apertura al conocimiento del mundo, en un ambiente de libertad y pluralismo que contrastaba fuertemente con la situación política autoritaria que vivíamos”; contó el Senador Pablo Mieres, quien también destacó la familiaridad que se experimenta en el ambiente salesiano. El Senador Mieres destacó el valor del sistema preventivo de Don Bosco, como respuesta al sistema represivo de la educación.

Por su parte, el Senador Marcos Carámbula, destacó la vigencia del Sistema Preventivo y la solidaridad de todas las obras de San Juan Bosco, haciendo especial hincapié en la labor de Tacurú. “Mi historia individual, en mi caso toda la infancia, esa etapa tan fermental, transcurrió en los patios del Colegio San Isidro en Las Piedras. Don Bosco”, compartió.  Destacó que Don Bosco puso en marcha el Sistema Preventivo y “firmó visionariamente de 1847 a 1852, tiempos del Manifiesto Comunista, los primeros contratos de trabajo donde se exigen responsabilidades a los empleadores… firmando él mismo ante el juez como garante”.

En la sesión del Senado hicieron, asimismo, uso de la palabra, los senadores Germán Coutinho, Álvaro Delgado y Leonardo De León, quienes aludieron al espacio del Oratorio salesiano y el sistema educativo desarrollado por Don Bosco.

EMISION DEL SELLO CONMEMORATIVO DEL BICENTENARIO DE DON BOSCO

Siguiendo la máxima evangélica de que “los últimos serán los primeros”, el grupo de gente que siguió la sesión parlamentaria por pantalla gigante, por razones de capacidad de las barras del Senado, tuvo el privilegio de participar de la ceremonia de lanzamiento del sello conmemorativo del bicentenario de Don Bosco por parte del Correo Uruguayo.

Al otro lado del Salón de los Pasos Perdidos, la antesala de Diputados aguardaba la llegada de un centenar de personas para disfrutar de este momento.

El acto contó con la presencia del Senador Dr. Javier García, el Cardenal Sturla, el Inspector salesiano, y el Directorio de la Administración Nacional de Correos, integrado por la Presidenta, Solange Moreira, la Vicepresidenta Dra. Giannella Viñoly, y por el Director Dr. Fernando Saralegui.

El Senador García dijo que se debía valorar que varios legisladores “de diferentes partidos políticos rápidamente nos pongamos de acuerdo para hacer un homenaje, que no es común, en el Senado de la República, a todos nos debe hacer sentir muy orgullosos de ser uruguayos. Se los puedo asegurar”.

El senador vaticinó que muchos de los jóvenes que participaban del acto de lanzamiento del sello a Don Bosco “seguramente estén sentados en algunas de las dos cámaras dentro de poco, en diputados o en el senado, y será otro representante nacional u otro senador egresado de la casa salesiana. Estoy seguro que va a ser así y también estoy seguro de que va a venir con los mismos valores”.

El superior de los salesianos, expresó que ambos reconocimientos son un orgullo pero también refuerzan el compromiso de la Familia Salesiana al servicio de los jóvenes, en especial los más pobres. Para ilustrar dicho compromiso, utilizó una frase de Don Bosco: “`Si tuviera un pedazo de pan, lo compartiría contigo´. Eso lo decimos al joven hoy y se lo decimos a la sociedad uruguaya”, enfatizó. “Nuestra vida, nuestros colegios, nuestras parroquias, nuestras obras sociales, son el pedazo de pan que queremos compartir con esta realidad tan querida por Don Bosco que son los jóvenes”, señaló.

La Presidente del Correo Uruguayo comentó que leyó las “Memorias del Oratorio de San Francisco de Sales” y destacó la trascendencia de la obra salesiana a través del tiempo. “Don Bosco resolvió un Sistema Preventivo y no represivo, como en aquel entonces se desarrollaba y eso es un aspecto importantísimo: el cuidado del joven. Porque si no le damos amor al joven, seguramente cuando sea mayor, no va a poder dar amor al prójimo. Ojalá entendamos que el joven efectivamente es el futuro y cuanto más excluido esté, cuanto más pobre sea, cuanto más delincuente sea, es cuando más apoyo tiene que recibir”, indicó.

Como si fuera un gesto simbólico del vínculo entre Iglesia y Estado, el Senador García y el Cardenal Sturla, retiraron una bandera del Correo Uruguayo, que mantenía oculto y en suspenso el diseño del sello. Con el efusivo aplauso, pudo contemplarse en la gigantografía, la imagen que recorrería el mundo recordando los 200 años del fundador de los Salesianos. Se trata de una pintura del artista César Ureta, basada en la fotografía conocida como “Don Bosco confesor”, donde el santo está escuchando a un joven que le habla al oído.

La celebración prosiguió con el matasellado, acto por el cual oficialmente se pone en circulación el sello emitido. Además de los oradores, varios representantes de grupos que integran la Familia Salesiana, tuvieron el honor de matasellar y, espontáneamente, se agregó el gesto de regalar el sobre matasellado a uno de los espectadores presentes.

De visita en nuestro país, el P. Vitali también pasó a matasellar y aseguró que llevaría el sobre matasellado al Rector Mayor, como recuerdo del acontecimiento. También llevará  al Archivo de Roma otro sobre que le obsequiara el P. Félix Bruno.

El Arzobispo de Montevideo fue el encargado de cerrar la ceremonia con unas palabras. “Gracias” fue la más repetida por el Pastor quién contó, además, que “un día como el de hoy, 8 de setiembre pero de 1976, el P. Félix Irureta me preguntaba si quería ser sacerdote”.

El Cardenal subrayó, asimismo,  el valor de los homenajes que realizó el Estado: “a través de esto se dio una muestra de lo que es la verdadera laicidad, que es un bien, un patrimonio nuestro; pero entendido como pluralidad, como integración de los diversos en la construcción de este país que es la patria que amamos”.

A 27 años del último homenaje que el parlamento uruguayo había brindado a Don Bosco, puede decirse que este reconocimiento fue para la Familia Salesiana un envión al compromiso a seguir entregando la vida por los jóvenes, por su bienestar y educación, y en definitiva por un futuro luminoso para nuestro país.

En base a la crónica del Lic. Emiliano Del Puerto de Comunicación Salesiana

Todas las fotos

Palacio legislativo

don bosco 2