Iglesia al día

" Me alegra que el tema elegido por la familia ecuménica para la celebración del Tiempo de la Creación 2020 sea 'Jubileo de la Tierra', precisamente en el año en el que se cumple el cincuentenario del Día de la Tierra "
Papa Francisco

La Iglesia en los medios Virginia Cardozo, la joven feminista que cree en Dios y aporta “diversidad” a las candidaturas municipales del Frente Amplio

BUSQUEDA |

http://semanario.busqueda.com.uy/699_1807–marzo-12-al-18/34260_-virginia-cardozo-la-joven-feminista-que-cree-en-dios-y-aporta–diversidad-a-las-candidaturas-municipales-del-frente-amplio-/

escribe Matías Larramendi

Al principio se ponía bastante nerviosa. No estaba acostumbrada a tanta exposición. Tuvo que aprender cómo pararse frente a las cámaras, cómo relacionarse con los periodistas, y también con las personas que la reconocían en la calle. “¿Vos sos la candidata a intendente?”, le preguntó hace poco un hombre mayor que viajaba junto a ella en el ómnibus de la línea “G”, que va de Portones hacia La Paz. “Sí”, respondió ella, un tanto sorprendida por haber sido reconocida. Es que antes de haber sido proclamada candidata por el Partido Por la Victoria del Pueblo (PVP), Virginia Cardozo era una militante más del Frente Amplio.

Esta médica de 30 años, hija de una pediatra y de un funcionario de Antel, nació el 20 de julio de 1984. Por parte de su madre desciende de italianos de un pueblo cerca de Roma, mientras que por el lado de su padre tiene raíces negras.
Cardozo pasó su niñez en la Cruz de Carrasco. Fue al Colegio Novalis y al Jesús María, una institución católica. Allí se convirtió en la “chica 12”. Jamás perdió un examen. Ni en la escuela, ni en el liceo ni en la facultad. Actualmente está terminando un posgrado de Medicina Familiar y Comunitaria, una opción con un claro enfoque social.
Quizás haya sido su formación educativa la que la convirtiera en una creyente, y la llevara a criticar el hecho de que muchos de sus compañeros frenteamplistas consideren que la izquierda y Dios sean elementos contrapuestos. “Creo que hubo una Iglesia muy comprometida con un cambio social y con este mundo distinto que queremos construir”, cuenta en diálogo con Búsqueda la candidata del PVP, uno de los partidos que respaldó a Constanza Moreira en su competencia con Tabaré Vázquez durante las elecciones internas.
Participación digital. Cardozo no sabe manejar, ni le interesa. Se desplaza caminando, en ómnibus, y a veces en bicicleta. Implementar un sistema de ciclovías y lograr un “viaje digno” en ómnibus son dos de sus propuestas como candidata. Para alcanzar estas y otras metas, está convencida de que las decisiones se deben de tomar en conjunto, y que así se debe gestionar la Intendencia. Por ese motivo promueve la formación de espacios en el que los montevideanos se puedan expresar. Sugiere la creación de un portal web institucional porque, si bien entiende que el contacto cara a cara es insustituible, sostiene que a través de Internet los vecinos pueden canalizar sus inquietudes y hasta entablar un contacto directo con los directores municipales.
Señala que desde esta plataforma es posible denunciar temas como la mala ubicación de un contenedor de basura, o hacer propuestas como la de construir una plaza. En el sitio virtual, agrega, también se podrán votar distintas iniciativas, impulsadas por los mismos contribuyentes.
“La niña”. Lo importante de este tipo de instrumentos, enfatiza, es que se puedan traducir en resultados tangibles.
Incluir a los jóvenes en este proceso de gestión colectiva es algo trascendental en sus proclamas. Es que al empezar a hacer política, Cardozo sintió que retrocedió en el tiempo. Para el promedio de edad de los políticos uruguayos, esta médica es una adolescente, y a veces piensa que la tratan como tal. O incluso peor.
En una de las reuniones que mantuvo en su calidad de candidata se refirieron a ella como “la niña”. “Eso habla del rol que se le da a los jóvenes en la sociedad, donde parece que serlo fuera un defecto. Mi postura siempre fue demostrar que los jóvenes no necesitamos que nos guíen. A veces viene gente a hablarme y hay momentos en los que me pregunto: ¿Si yo fuera hombre, y de mayor edad, si yo fuera Daniel Martínez, vendrían y me hablarían de esta forma, con esa intención de querer imponer cosas y disminuirme?”, se planteó la candidata.
Más que lucha de clases. Cardozo, que se define como feminista, entiende ineludible poder incluir dentro del discurso tradicional de la izquierda, asociado a la lucha de clases, la “nueva agenda de derechos”; es decir, políticas de género e iniciativas de inclusión social que van más allá de las variables económicas.
Sostiene que este enfoque puede ser recogido por el gobierno departamental, en el desarrollo de propuestas culturales o en la construcción de espacios públicos. A la hora de diseñar una plaza se puede pensar “en el derecho de las mujer a la recreación, a intercambiar con otras mujeres”, en un lugar donde pueda dejar a un hijo en el caso de que lo tenga, o hasta en un “taller de danza”, ejemplificó. Para lograr estos objetivos propone crear una Asesoría de Género y Diversidad.
En su discurso, Cardozo destaca que cualquiera puede hacer política. “Los técnicos saben, pero hay un saber que también tienen los vecinos, los trabajadores. Nos distanciamos de la gestión como algo puro y aislado, como fin en sí mismo, porque eso es una ideología que tiene detrás cosas que no compartimos”, argumenta.
Una campaña familiar. El equipo de Cardozo, integrado por militantes del PVP, Izquierda en Marcha y la agrupación Lucrecia Barredes, manejan para esta campaña un presupuesto estimativo del entorno de $ 1 millón. Ese monto es significativamente menor del que disponen los otros dos candidatos frentistas: los senadores Lucía Topolansky y Daniel Martínez.
Uno de los lugares en donde trabaja su comando de campaña, que funciona en Luis Ponce, es la casa de la madre de una de las integrantes de su equipo de trabajo. Su hermano Marcelo, que estudió Comunicación, también le da una mano. Y aunque es prácticamente imposible que alcance el sillón municipal en estas elecciones —las últimas encuestas de opinión le dan una intención de voto del entorno del 1%—, Cardozo siente que su postulación aporta al Frente Amplio. “Yo estoy poniendo mi vida en esto”, dice un poco en broma, un poco en serio. Y asegura que, más allá de los resultados, su presencia aporta “diversidad”.