Iglesia al día

" El amor al otro por ser quien es, nos mueve a buscar lo mejor para su vida. Sólo en el cultivo de esta forma de relacionarnos haremos posibles la amistad social que no excluye a nadie y la fraternidad abierta a todos. #FratelliTutti "
@Pontifex

La Iglesia en los medios Uruguayos en el Sínodo de Obispos

LA REPÚBLICA |

Tres uruguayos participan en la XIII Asamblea General Ordinaria del Sínodo de los Obispos que se está desarrollando en el Vaticano, que comenzó el pasado 7 y culminará el 28 de octubre de 2012, sobre el tema “La nueva evangelización para la transmisión de la fe cristiana”.

Mons. Alberto Sanguinetti Montero, Obispo de Canelones fue elegido directamente por el Papa Benedicto XVI para participar de la Asamblea. Mons. Sanguinetti forma parte del pequeño grupo compuesto por 12 Cardenales, 12 Arzobispos, 8 obispos y 4 reverendos y padres de todo el mundo, elegidos directamente por el Papa.

Participará, asimismo, el Obispo Auxiliar de Montevideo, Mons. Milton Tróccoli, quien fue designado por la Conferencia Episcopal Uruguaya. Un tercer uruguayo participará en la Asamblea del Sínodo, aunque hace ya muchos años que vive en Roma, es el Profesor Guzmán Carriquiry, quien se desempeña como secretario de la Pontificia Comisión para América Latina y fue invitado para oficiar de auditor, según informaron medios católicos en Montevideo.

El Sínodo es una asamblea de obispos convocados por el Papa y tiene como tarea ayudar al Romano Pontífice en el gobierno de la Iglesia universal dándole su consejo. Esta asamblea se conforma por un número indeterminado de obispos elegidos, unos directamente por el Papa sin sujeción a regla, otros por las Conferencias Episcopales y otros en representación de los institutos religiosos clericales. El Sínodo de los obispos fue creado por el Papa Pablo VI el 15 de septiembre de 1965 con el Motu proprio “Apostolica sollicitudo”, en respuesta a los deseos de los padres del Concilio Vaticano II de mantener vivo el espíritu de colegialidad nacido de la experiencia conciliar.

Durante las asambleas sinodales el Santo Padre y los obispos tratan ordinariamente cuestiones relativas a la Iglesia universal, aunque también pueden referirse a las Iglesias particulares. Es el Sumo Pontífice quien convoca el Sínodo, elige el tema a tratar, designa a sus miembros, preside él mismo la asamblea o designa al presidente y recibe las sugerencias presentadas por los obispos.

Saber más

La XIII Asamblea General Ordinaria del Sinodo de los Obispos, en torno al tema “La nueva evangelización para la transmisión de la fe cristiana”, fue anunciada por el Papa el 24 de octubre de 2010, durante la Misa presidida en la Basílica Vaticana, con la que se clausuró la Asamblea especial para Oriente Medio del Sínodo de los Obispos.

El 4 de marzo de 2011, el arzobispo Nikola Eterovic, secretario general del Sínodo de los Obispos, presentó en la Oficina de Prensa de la Santa Sede los “Lineamenta”, que constituyen un primer esbozo sobre el tema sinodal, publicado en ocho idiomas (latín, francés, inglés, italiano, polaco, portugués, español y alemán). El texto incluye un cuestionario general relacionado con los argumentos tratados, cuyas respuestas -71- debían ser enviadas a la secretaría general del Sínodo hasta el 1 de noviembre de 2011. La síntesis de las respuestas forma el “Instrumentum laboris” o documento de trabajo del sínodo, según explicaron fuentes católicas en Montevideo.

Cifras

Durante las sesiones, a las que suele asistir el papa Benedicto XVI, los 262 “padres sinodales”

La Iglesia en Uruguay afronta el desafío de la secularización

Repensar el diálogo fe-cultura; establecer una “pastoral del primer anuncio”; fortalecer una catequesis en clave catecumenal; priorizar la familia como casa y escuela para la comunicación del evangelio; estimular la Piedad Popular y continuar animando a los Movimientos Eclesiales y Asociaciones Laicales; son las propuestas para encarar la Nueva Evangelización expuestas por Mons. Milton Tróccoli, Obispo Auxiliar de Montevideo, durante la XIII Asamblea General Ordinaria del Sínodo de los Obispos.

El texto de la intervención, publicada por el Boletín de la Oficina de Prensa de la Santa Sede, dice textualmente: “La Iglesia en Uruguay afronta el desafío de la secularización desde hace casi un siglo. De hecho es uno de los países de América Latina más golpeados por este fenómeno. Unido a esto la Iglesia no recibe ningún tipo de subvención o sustento de parte del Estado para mantener sus estructuras pastorales, y las obras educativas. A la luz de nuestra experiencia eclesial proponemos como camino para la Nueva Evangelización: repensar el diálogo fe-cultura, buscando caminos de encuentro con aquellos hombres y mujeres abiertos a la verdad, y comprometidos en la búsqueda del bien común.

Establecer una “pastoral del primer anuncio”, capaz de suscitar el deseo y la búsqueda de Dios, en los hombres y mujeres que no conocen a Jesucristo. Fortalecer una catequesis en clave catecumenal, basada en el Ritual de lniciación Cristiana de Adultos (RICA), especialmente para jóvenes y adultos, uniendo catequesis y vida litúrgica. Priorizar la familia como casa y escuela para la comunicación del evangelio, protegiendo su integridad, y proclamando su validez para el mundo de hoy, como célula básica de la sociedad y escuela de humanización.

Estimular la Piedad Popular, (tan presente en nuestro pueblo sencillo), especialmente en los santuarios marianos, como ocasión y lugar para realizar el anuncio del Evangelio en clave kerigmática. Seguir animando a los Movimientos Eclesiales y Asociaciones Laicales a unir sus fuerzas a los de la Iglesia Particular en los que están insertos, a fin de dar un testimonio evangelizador basado en la comunión y en la unidad con todos los agentes pastorales de la Diócesis, que, como sacramento de Cristo, es el sujeto de la evangelización”.

Frases

El arzobispo de Poitiers (Francia), Pascal Wintzer, en su intervención rechazó una visión nostálgica del pasado cristiano e invitó a la Iglesia a no temer exponerse a la mirada de la sociedad.

“Tenemos que abandonar una cierta mentalidad negativa que considera que tener fe corresponde a formar parte de un sector sociológico que conduce hacia el militantismo y la violencia”, dijo Fouad Twal, Patriarca de Jerusalén de los Latinos. “La Iglesia no es un museo”

Para monseñor Nicolas Foskolos, arzobispo de Atenas, el peso de algunas “costumbres medievales” pesan aún sobre la Iglesia. ”No pido el rechazo de la doctrina, ni de la tradición. Pero sí que la Iglesia no sea un museo”, comentó. ”Necesitamos una Iglesia más ágil”, dijo, “de manera que los no creyentes dejen de sentirnos como una potencia mundial, o un Estado”, insistió.

Para monseñor Francesco Moraglia, patriarca de Venecia, cercano a Benedicto XVI, hay que evangelizar también el mundo de la cultura. ”Los cristianos viven en un estado de sumisión psicológica, tienen complejo de inferioridad ante la modernidad y la post-modernidad”, lamentó. ”El silencio del católico medio, cuando explica las razones de su esperanza, aturde”, agregó.

Para el obispo Jorge Eduardo Lozano, de Gualeguaychú, en Argentina, combatir la injusticia social y la desigualdad, debe ser una prioridad para la Iglesia moderna. ”Benedicto XVI nos ha invitado a confirmar nuestra opción por los pobres”, recordó.

El patriarca de los grecos-melquitas, Gregoire III Laham, sorprendió a la asamblea al solicitar que para la nueva evangelización, se emplee un “texto concreto, preciso y claro”, como ocurre en el islam y los judíos. “Nuestra fe cristiana es muy complicada”, comentó, lo que suscitó desconcierto entre los religiosos.