Iglesia al día

" En este tiempo de pandemia, que dejó sin efecto o en suspenso tantos proyectos personales y colectivos... damos, en primer lugar, gracias a Dios por todo lo bueno que hizo surgir en los corazones de hombres y mujeres de nuestra tierra. En todo ello encontramos motivos de esperanza. "
Mirando con Dios este tiempo

La Iglesia en los medios Uruguay se pone en manos de la Virgen una vez más

ALETEIA |
https://es.aleteia.org/2019/11/11/uruguay-se-pone-en-manos-de-la-virgen-una-vez-mas/

El país sudamericano renovó su consagración a su patrona, la Virgen de los Treinta Tres, en una jornada histórica y llena de alegría.

Pongamos la mirada por un instante en el 8 de mayo de 1988. Ese día, ante una multitud presente en Florida -uno de los 19 departamentos del país y pequeña localidad de poco más de 30.000 habitantes ubicada a 98 kilómetros de la capital Montevideo- el papa Juan Pablo II consagró Uruguay a su patrona, la Virgen de los Treinta y Tres.

“Ante tu imagen sagrada, oh Virgen de los Treinta y Tres, todo el pueblo del Uruguay, que te reconoce como Madre y Patrona, se confía unánime a mis labios para ensalzarte: “¡Feliz porque has creído!”, y con inefable gratitud te aclama Maestra de su fe”, comenzaba aquella oración de consagración (ver oración completa aquí) pronunciada por el Papa durante su segunda visita a Uruguay.

Según diversos testigos, san Juan Pablo II antes de conocer la imagen de la patrona de Uruguay esperaba encontrarse con una réplica de gran tamaño y elocuente, Sin embargo, quedó sorprendido al comprobar que en realidad la Virgen de los Treinta y Tres es una talla de madera de origen misionero de apenas algo más de 30 centímetros de largo y que acompaña a los habitantes de esa región de América Latina desde antes de existir como país.

En las manos de la Virgen otra vez

Este domingo 10 de noviembre, luego de más de 30 años, Uruguay renovó –también en Florida- su consagración a la Virgen de los Treinta Tres, tras una jornada con miles de peregrinos -algunos a pie, otros a caballo, entre otros medios de transporte provenientes de todos los puntos del país-  y cargada de alegría.

Es que este contundente “sí a la Virgen” en Uruguay es también por demás significativo al tratarse de uno de los países más laicos de América Latina.

El objetivo de esta histórica consagración –en el marco de la fiesta anual de la Virgen de los Treinta y Tres cada 8 de noviembre-  ha sido también emprender camino hacia el V Congreso Eucarístico Nacional previsto para octubre de 2020.

La misa y ceremonia de renovación estuvo presidida por el arzobispo de Montevideo, cardenal Daniel Sturla, en la catedral de Florida.

“La prioridad para nosotros, el servicio más útil a nuestros hermanos, lo más práctico que podemos realizar, la tarea más urgente, es hacer presente a Dios y facilitar a todos el acceso a Él. No a un dios cualquiera, sino al Dios que se hizo hombre en el seno de María; al Dios cuyo rostro reconocemos en el amor hasta el extremo, en Cristo crucificado y resucitado”, expresó Sturla durante su homilía, quien esbozó que la prioridad no está en

“Hoy como la Virgen queremos ir, visitar, llevar a Jesús en nuestros corazones y darlo a luz en la vida de nuestros amigos y familiares, de nuestros vecinos y compañeros de estudio de trabajo, en nuestra sociedad”, prosiguió.

“Nos reconocemos en este Uruguay católico que reza y trabaja, que defienda la vida, que promueve a los más pobres, que está presente en todos los barrios y parajes tendiendo puentes para que no se fragmente más nuestra sociedad, que actúa en los más diversos ámbitos de la realidad nacional y que forja cada día lo que somos como país”, añadió.

Luego de finalizada la misa, finalmente llegó la hora de la consagración:

La jornada prosiguió con la presencia de los peregrinos en Florida, que almorzaron y hasta disfrutaron de un festival folclórico, además de otras actividades dirigidas a la familia.

Fue así que transcurrió una instancia histórica, de esas que tal vez no ocupan grandes titulares y portadas, pero que tienen enorme trascendencia, en este caso para Uruguay. ¿Emulando tal vez la pequeñez y sencillez de su patrona, esta singular imagen que tanto sorprendió a Juan Pablo II?