Iglesia al día

" El amor al otro por ser quien es, nos mueve a buscar lo mejor para su vida. Sólo en el cultivo de esta forma de relacionarnos haremos posibles la amistad social que no excluye a nadie y la fraternidad abierta a todos. #FratelliTutti "
@Pontifex

La Iglesia en los medios “Uruguay se desmarca en un continente donde el aborto es peor que la violación”

EL OBSERVADOR |

Así se titula un artículo de la revista Time, que elogia la decisión del Parlamento y dice que se “dio un paso adelante”

“Para entender mejor la importancia de lo que pasó en el congreso de Uruguay esta semana, hay que considerar lo que la Corte Suprema de Argentina tuvo que hacer la semana pasada”. Así comienza el artículo de la revista Time titulado “Uruguay difiere de un continente en el que el Aborto es peor que la violación”, firmado por el periodista Tim Padgett.

El cronista se refiere al caso en el que la Corte Suprema de Justicia ordenó que se practique un aborto en Buenos Aires a una mujer víctima de la trata de personas y violación, e instó a que las interrupciones de embarazos que están permitidas no sufran trabas en los tribunales de Argentina.

Ese aborto estaba programado en el hospital público Ramos Mejía, pero el día que iba a realizarse un fallo de la jueza nacional del fuero civil Myriam Rustán de Estrada impidió a la mujer interrumpir su embarazo a instancias del pedido de una ONG antiabortista.

El periodista del Time recoge esta situación que se vivió en Argentina y dice que es “regla en América Latina”. Y agrega que “Uruguay, ampliamente considerado como la Suiza de América del Sur en estos días, dio un paso adelante para ser la excepción”. El autor repasa que solo Cuba, Guyana y la ciudad de México tienen aborto legal.

“De hecho- continúa el artículo- la decisión de Uruguay destaca cuán restrictivas siguen siendo las leyes de aborto y las actitudes de América Latina.

“Ninguna otra región tiene tantos países -El Salvador, Nicaragua, Honduras, República Dominicana y Chile- donde el aborto está prohibido por completo, incluso en casos de violación”, sostiene el artículo.

El periodista asocia esos datos al “agarre persistente” de la Iglesia católica en la política latinoamericana, que cataloga como “la causa más obvia de los controles draconianos”.

“Incluso en Uruguay, los legisladores tuvieron que suavizar su proyecto de ley al exigir la liberalización del aborto”, dice el periodista y cuenta el proceso al que debe someterse la mujer que desee abortar.

El texto finaliza con el “marcado contraste” entre Uruguay y la declaración emitida la semana pasada por un abogado que atacó el fallo de la Corte Suprema Argentina: “En el caso de una violación, que no justifica un aborto, un mal no es corregido por otro más grande”.

El periodista de Time finaliza diciendo que “en un continente donde el aborto después de una violación sigue siendo ampliamente considerado como un mayor delito que la violación en sí, Uruguay esta semana se convirtió en un país mucho más grande de lo que parece en el mapa”.