Iglesia al día

" "María guía a los fieles a la Eucaristía" "
Peregrinación Nacional Virgen de los Treinta y Tres 2019

La Iglesia en los medios Universidades privadas: formación docente es una carencia del sistema (Se cita al P. Casarotti)

EL PAÍS |

Rectores coinciden en que deserción en secundaria y calidad docente atacan la educación

La calidad docente es uno de los principales desafíos de la educación uruguaya, según los referentes de las universidades privadas del país. Estos insisten en mejorar la educación media para que los niveles formativos logren repuntar.

Los rectores de las universidades privadas del país coinciden en que no debería existir un trato diferencial entre las instituciones públicas y las privadas. «El ministerio de educación y cultura solo regula al sector universitario de gestión privada, que se coordina entre sí a través del consejo de rectores. Pero en esta instancia las universidades públicas no participan», explicó Eduardo Casarotti, rector de la universidad católica. «Esperamos que el nuevo gobierno trabaje en la consolidación de un sistema universitario diversificado y maduro, y que una futura ley de educación superior establezca marcos de autonomía para el pleno desarrollo de las universidades», apuntó.

Los rectores de las tres universidades privadas del país y el presidente de la cuarta institución coincidieron en que la calidad docente es una de las principales problemáticas que enfrenta el sistema educativo.

Esta semana se conocieron datos de repetición liceal que dan cuenta de que la situación sigue siendo grave y en el Parlamento fracasó el proyecto de ley para crear la Universidad de la Educación.

«Habría que generar incentivos y beneficios para la profesión docente. Si adquiere rango universitario, habilita además a los estudios de postgrado. Los profesores deberían tener más relevancia social. Y ser reconocidos económicamente para mantener una familia y llevar una vida digna, aunque sea austera», dijo el rector de la Universidad de Montevideo (UM) y secretario de la Comisión de Rectores de Universidades Privadas.

Según Pérez del Castillo, habría que promover que «todas las universidades ofrezcan formación docente».

«En tal sentido, la UM ya ofrece una contribución que esperamos que siga creciendo para atender la urgencia: se trata de carreras de profesorado habilitadas por ANEP que se ofrecen en un ambiente universitario. Bajo el programa Educadores para el Cambio ingresaron más de 60 candidatos a docentes con un porcentaje de beca del 80%», comentó.
[Hosted by imgur.com]

Si no puede ver la infografía haga click aquí

Recomendó, además, apoyar especialmente esos programas con planes de beca generosos aplicables a todas las universidades.

En este sentido, el Senado no consiguió el pasado miércoles aprobar la creación de la Universidad de la Educación (UNED), el nuevo centro de formación terciaria para docentes. Se plantearon diferencias en lo referido al cogobierno e intenciones electorales.

Eduardo Casarotti, rector de la Universidad Católica del Uruguay (UCU), coincidió en este punto y afirmó que Uruguay carece de docentes «suficientemente formados para atender la emergencia educativa que hoy tiene el país, especialmente en las instituciones de educación media».

«El bajo prestigio que hoy tiene la profesión docente hace que nuestros mejores jóvenes no tengan como horizonte dedicar su vida a otras profesiones, prefiriendo hacer otros estudios terciarios», aseguró.

«Entendemos que el gobierno debe convocar a todas las Instituciones de Educación Superior, para que ofrezcan sus capacidades académicas a la hora de formar los profesores que el país necesita», dijo.

Casarotti cree fundamental que universitarios de distintas ramas con capacitación pedagógica específica y vocación de enseñanza deban ser habilitados para ser docentes en todas las instituciones de educación del país.

«El próximo gobierno podría convocar a los actores universitarios a ofrecer sus capacidades académicas en tal dirección, dando el Estado, a su vez, los incentivos adecuados a las instituciones y a las personas -a través, sobre todo, de un programa de becas-, para que en pocos años el país cuente con un número adecuado de excelentes docentes», dijo.

«El nivel docente viene mejorando paulatinamente a medida que se desarrollan los postgrados y además las instituciones hacemos esfuerzos para tener profesores de alta dedicación y para irlos capacitando en pedagogía universitaria, por ejemplo», explicó.

«A diferencia de la educación primaria y media, los docentes de la educación terciaria no han sido específicamente formados como tales, por lo que son las instituciones las que deben arbitrar los mecanismos que permitan subsanar este aspecto», apuntaron por su parte, Carolina Abuchalja y Raúl Correa, de la Dirección Académica de la Universidad de la Empresa (UDE).
Crisis.

La alta tasa de deserción en Secundaria es otro de los grandes problemas de la educación, coinciden las universidades privadas.

«No se está logrando que los estudiantes en esa edad tan relevante se sientan contenidos por las instituciones educativas», dijo el rector de la UM.

«La preparación (Ciclo Básico) está en claro deterioro y en muchos casos resulta insuficiente. A la Universidad llegan con muy bajo nivel en determinadas áreas como matemáticas, escritura y cultura general», apuntó.

«Considero que una de nuestras prioridades debe ser aumentar la tasa de graduación de Bachillerato para brindar a la mayor parte de los jóvenes la posibilidad de acceder a la universidad. Al mismo tiempo debe asegurarse no solamente el aumento de la cantidad de bachilleres sino la calidad de sus conocimientos», dijo por su parte Jorge Grünberg, rector de la ORT.

«El desarrollo del país requiere que todos nuestros jóvenes accedan a la mayor formación posible», explicó Casarotti.
Libertad para el accionar

Los rectores de las universidades privadas del país coinciden en que no debería existir un trato diferencial entre las instituciones públicas y las privadas. «El Ministerio de Educación y Cultura solo regula al sector universitario de gestión privada, que se coordina entre sí a través del Consejo de Rectores. Pero en esta instancia las Universidades públicas no participan», explicó Eduardo Casarotti, rector de la Universidad Católica. «Esperamos que el nuevo gobierno trabaje en la consolidación de un sistema universitario diversificado y maduro, y que una futura Ley de Educación Superior establezca marcos de autonomía para el pleno desarrollo de las universidades», apuntó.