Iglesia al día

" En nombre de Cristo os pedimos que os reconciliéis con Dios (2 Co 5,20). "
Mensaje del Santo Padre Francisco para la Cuaresma 2020

La Iglesia en los medios Una excepcional versión de la misa de Beethoven

EL PAÍS |

El concierto fue dedicado a la memoria de los compositores uruguayos Néstor Rosa Civitate y Diego Legrand, recientemente fallecidos.

Los primeros esbozos de la Missa Solemnis datan de junio de 1818 y el autor pensaba estrenarla el 20 de marzo de 1820, con motivo de la entronización del archiduque Rodolfo. La misa no estuvo pronta para la fecha y se debió tocar música de Hummel y Haydn. Beethoven envió su obra al arzobispo el 19 de marzo de 1823 y se estrenó el 7 de mayo de 1824. El compositor escribió: «¡Ojalá esta obra, nacida del corazón llegue al corazón!» Luego reafirmó este concepto en una misiva: «Mi objetivo es promover el sentimiento religioso no sólo en los oyentes como también en los cantantes».

La Ossodre hizo su primera versión integral el 8 de mayo de 1937, siendo dirigida por Lamberto Baldi y los solistas fueron la soprano Delia Corchs, la mezzo Fanny Anitua, el tenor Carlos Veira y el barítono Víctor Damiani. El solo de violín fue realizado por el concertino de la orquesta, Juan Fabbri, y la preparación del Coro a cargo de su director el maestro Domingo Dente.

La versión que ahora se realizó fue de una excepcional calidad interpretativa. La belleza de su contenido emocional y estético estuvo ajustada con el equilibrio de planos entre las alternativas de orquesta, coros y solistas. Lano, que tiene entre sus virtudes el aplomo y la sobriedad de gestos, obtuvo de todos una fluidez extraordinaria para exponer el contrastado planteo de esta bellísima y difícil composición. Merecen mención especial el excelente dominio y empaste que demostraron tanto el Coro del Sodre como el Polifónico Nacional de Buenos Aires. Louise y Luvini pueden enorgullecerse por el brillante éxito que ha coronado el desempeño de sus subordinados. De los solistas, impresionó la soprano Mónica Ferracani, que en sus solos o en su participación de conjunto, cantó con singular y expresiva musicalidad. Su voz fue de una apasionante flexibilidad tímbrica tanto en los pianísimos como en los fortes. La mezzo Adriana Mastrángelo cantó con nobleza y entrega, haciendo lucir su hermosa voz y su solvente dominio de la partitura. El tenor Ricardo González, que suplió a Enrique Fölger, tuvo un desempeño correcto pero su voz no consiguió proyectarse lo suficiente como para que la orquesta no lo opacara. El bajo Marcelo Otegui mostró en algunos pasajes un tinte un tanto operístico, contrario al carácter de la obra, pero eso fue compensado por su noble musicalidad. El concertino Daniel Lasca se lució con el bellísimo solo del «Benedictus», haciendo gala de su fina sensibilidad.
ORQUESTA SINFÓNICA Y CORO DEL SODRE CON EL CORO POLIFÓNICO

FICHA

Directores: Stefan Lano (Sinfónica), Estevan Louise (Coro del Sodre), Roberto Luvini (Polifónico). Solistas: Mónica Ferracani, Adriana Mastrángelo, Ricardo González, Marcelo Otegui, Daniel Lasca. Programa: Missa Solemnis op.123 de Ludwig van Beethoven. Sala: Auditorio Adela Reta, 26 de julio.