Iglesia al día

" En este tiempo de pandemia, que dejó sin efecto o en suspenso tantos proyectos personales y colectivos... damos, en primer lugar, gracias a Dios por todo lo bueno que hizo surgir en los corazones de hombres y mujeres de nuestra tierra. En todo ello encontramos motivos de esperanza. "
Mirando con Dios este tiempo

La Iglesia en los medios Un Papa lo nombró obispo y otro lo jubiló; hoy son santos

EL PAÍS |

MELO: LA HUELLA DE JUAN XXIII Y JUAN PABLO II EN URUGUAY

El obispo emérito de la diócesis de Melo y Treinta y Tres, monseñor Roberto Cáceres, contó a El País que Juan XXIII lo nombró obispo y Juan Pablo II lo jubiló. Está orgulloso de eso y alegre por la reciente canonización de ambos pontífices.

535ef933444d1

A los 93 años, el obispo emérito Roberto Cáceres está feliz por la canonización. Néstor Araujo.

A los 93 años de edad, que cumplió el pasado 16 de abril, el obispo emérito de la diócesis de Melo y Treinta y Tres, monseñor Roberto Cáceres, cuenta que estuvo personalmente en varias oportunidades con los dos pontífices que fueron canonizados, en una ceremonia que contó con la presencia del Papa Francisco y de Benedicto XVI, y convocó en la madrugada uruguaya del domingo pasado a un millón de personas en Roma.

Monseñor Roberto Cacerés dijo que él fue designado obispo por Juan XXIII y sintió un gran orgullo al haber estado en Melo con Juan Pablo II.

El obispo emérito de la diócesis reveló además su alegría porque ahora la Iglesia los haya canonizado.

El 2 de enero del 1962, Cáceres fue nombrado obispo por el Papa Juan XXIII, y en el año 1996 Juan Pablo II lo declaró emérito. “Estamos muy felices; en lo que me es personal tengo el agrado y (lo volanteo además), de haber sido nombrado por Juan XXIII; luego me tocó participar del Concilio Ecuménico Vaticano II en los años 1962, 1963, 1964 y 1965”.

Cáceres comentó que “si bien se hallaba muy enfermo en ese momento”, estuvo con él cuando inauguró el concilio.

“Juan Pablo II cambió mucho; lo recibí en Melo el 8 de mayo de 1988, fecha memorable en nuestro calendario religioso de la diócesis; no digo que no se vaya a repetir, pero la Catedral de Melo tiene ese honor de haber tenido esa presencia. El banco en donde San Juan Pablo II se hincó esta marcado con una plaqueta”, sostuvo Cáceres.

“Poder contar esto y seguir la senda de estos grandes líderes, para mí es un honor y una responsabilidad, desde lo hondo del corazón”, agregó quien actualmente es el primer obispo emérito de la Diócesis de Melo, donde fue pastor por 34 años.

Hoy continúa desplegando una intensa actividad, participando en varios programas radiales y celebrando la Eucaristía en diversas capillas de Melo y Treinta y Tres.

Nació en 1921 en Buenos Aires, Argentina, hijo de padres uruguayos. Fue ordenado para la Arquidiócesis de Montevideo el 15 de julio de 1945.

El 2 de enero de 1962 fue nombrado obispo de Melo. Tomó posesión de la diócesis el 8 de abril del mismo año. El ordenante principal fue Raffaelo Forni y los coordenantes Miguel Paternain y Oreste S. Nuti. Se retiró de la conducción de la Diócesis el 23 de abril de 1996.

Más recuerdos.

Juan Pablo II estuvo en Montevideo un mediodía de abril de 1987, previo a su viaje a Argentina, en donde se firmaría el Tratado de Paz entre Argentina y Chile por el conflicto del Canal de Beagle.

El 8 de mayo de 1988, durante una visita pastoral de tres días a Uruguay, ordenó a 13 sacerdotes, entre ellos a monseñor Arturo Fajardo, hoy obispo de San José de Mayo, y a monseñor Milton Tróccoli, obispo auxiliar de Montevideo.