Iglesia al día

" En este tiempo de pandemia, que dejó sin efecto o en suspenso tantos proyectos personales y colectivos... damos, en primer lugar, gracias a Dios por todo lo bueno que hizo surgir en los corazones de hombres y mujeres de nuestra tierra. En todo ello encontramos motivos de esperanza. "
Mirando con Dios este tiempo

La Iglesia en los medios Un museo es un sitio lleno de cosas viejas [opinión]

EL OBSERVADOR |
https://www.elobservador.com.uy/nota/un-museo-es-un-sitio-lleno-de-cosas-viejas-20193717836

Por Roberto Cava De Feo.

Aunque trato hoy de temas históricos, deseo recordar que “expósitos” eran los niños recién nacidos abandonados en la puerta de una iglesia.

Me agrada mucho la conversación con jóvenes profesionales. Algunos de ellos fueron mis alumnos en Facultad. Me parece que son ocasiones para “ilustrarme” más acerca de temas de actualidad. No han pasado muchos años pero percibo algo así como lagunas o desconocimiento de etapas históricas de nuestra historia. Me he asombrado y mucho, cuando un profesional brillante, se rerió a un museo y lo denió como un “sitio lleno de cosas viejas”.

Quizás los lectores recuerdan una película. Se llamaba “Canción de cuna”. Un título comercial para una historia muy dura. Trataba acerca de una niña abandonada en la puerta de un  convento.

El año pasado se dio a conocer un estudio histórico titulado “Desde la Matriz”. Así denominamos a nuestra iglesia catedral de los santos Felipe y Santiago. El Cardenal Daniel Sturla, el Lic. Paulo Olascoaga y la Lic. Natalia Espasandin no quisieron figurar en la tapa del libro y prefieren decir que es una obra colectiva de muchos autores, investigadores y fotógrafos. Es una actitud que los honra y merecen un reconocimiento lleno de afecto por un
trabajo tan serio y fecundo.

“Desde la Matriz”, me da ocasión para comentar sobre algo poco conocido en las tierras del virreynato del Río de la Plata. Se trata de una institución llamada “Protomedicato”. En mis tiempos de estudiante de Derecho, era necesario saber que se trataba de un tribunal para reconocer la suficiencia de los que aspiraban a ser médicos y concedía las licencias necesarias para el ejercicio profesional. España fundó el virreynato en 1776 y muy pronto vio la necesidad de cuidar a los niños expósitos en ambas márgenes del Plata.

Aunque trato hoy de temas históricos, deseo recordar que “expósitos” eran los niños recién nacidos abandonados en la puerta de una iglesia. Muy pronto Montevideo tuvo una casa para los expósitos. El Padre Larrañaga impulsó su creación. Sin embargo, en 1779, en pleno comienzo del virreynato, existió la preocupación por los niños abandonados. Es también el Padre Dámaso Larrañaga el fundador del Hospital de Caridad en 1788. Sin adentrarnos en más detalles históricos, apareció un medio lleno de nobleza para que los expósitos fuesen dejados en el torno del Hospital de Caridad.

Vuelvo al inicio de esta nota cuando fustigo amablemente a un joven profesional por sus dichos sobre los museos. En la actualidad, en la Sala Cisplatina de la casa del General Fructuoso Rivera, se atesora un torno. Al recorrer la sala lo encontramos con una inscripción conmovedora: “Mi padre y mi madre me arrojaron de sí. La caridad divina me recoge aquí”. No se mataba a los recién nacidos y, con verdadero sentido cristiano eran dejados anónimamente en los tornos. Recibían de inmediato todo aquello que les fuese necesario.

¿Cómo son los tornos? Dejemos a un lado la pieza intimidatoria que utilizan los odontólogos. En el museo que he mencionado se conserva un “torno”. Para describirlo técnicamente, he recurrido al Diccionario de la Real Academia de la Lengua Española. Expresa que es un armazón giratorio compuesto de varios tableros verticales que concurren en un eje con suelo y techo circulares empleada para pasar objetos de un parte a otra, como en los conventos de clausura. También y en la actualidad, hay casas de comidas, por ejemplo, que usan algo semejante entre el mostrador y la zona de la cocina.

La película “Canción de cuna” fue famosa por lo romántica, alejada del gran mundo de los “expósitos”. Pero en esta nota, no puedo dejar de mencionar los momentos duros de los padres que dejaban a sus hijos en los tornos. Sabían que unos corazones cristianos se ocuparían de ellos. “Mi padre y mi madre me arrojaron de sí…” Los niños “expósitos” recibían de inmediato un trato respetuoso. El Padre Larrañaga instituyó muy pronto un sistema de
nodrizas y de madre paga.