Iglesia al día

" El Tiempo de la Creación es un tiempo para renovar nuestra relación con el Creador y con toda su maravillosa obra, la naturaleza, por medio de la celebración, la conversión y el compromiso. "
Tiempo de la Creación

La Iglesia en los medios Un “empuje religioso” en el Hospital Militar inquieta a varios oficiales en el Ejército

BUSQUEDA |

http://semanario.busqueda.com.uy/845_1838–octubre-22-al-28/43687_-un-empuje-religioso-en-el-hospital-militar—inquieta-a-varios-oficiales-en-el-ejercito/

SE RECONSTRUYÓ UNA CAPILLA, BENDECIDA POR EL CARDENAL DANIEL STURLA, Y SE CREÓ EL DEPARTAMENTO DE ASUNTOS RELIGIOSOS

escribe José Peralta

Los retablos y la imagen en madera de Cristo son nuevos. Es 23 de setiembre y la primera dama María Auxiliadora Delgado, los comandantes de las tres fuerzas, al menos cinco generales del Ejército y decenas de coroneles siguen atentos cómo el cardenal Daniel Sturla oficia la misa y bendice la nueva capilla del Hospital Militar.

La construcción de ese templo empezó el año pasado cuando el director Nacional de Sanidad de las Fuerzas Armadas era Guido Manini Ríos, actual comandante en Jefe del Ejército.

Pero esa no es la única medida que adoptó Manini Ríos vinculada a la Iglesia. El oficial también creó el departamento de Asuntos Religiosos “con la misión de coordinar y regular las actividades religiosas en el ámbito de Sanidad Militar, asegurando la asistencia espiritual a los usuarios que así lo requieran”, según la resolución a la que accedió Búsqueda. A cargo del departamento puso al sacerdote Genaro Lusararian, un coronel retirado que dejó el Ejército para tomar los hábitos. Actualmente es el capellán de la capilla.

“Todo religioso, cualquiera sea su confesión, previo a desarrollar cualquier actividad, incluyendo visita a salas en el Hospital Central, deberá coordinar previamente” con el jefe de dicho departamento, sostiene la resolución.

Estas iniciativas inquietaron a oficiales del Ejército, que ven un “empuje católico” dentro de la fuerza, y a políticos de la oposición. El diputado colorado Ope Pasquet, incluso, presentó un pedido de informes sobre los motivos para tener una capilla católica dentro de un predio estatal, ya que el Estado “no profesa religión alguna”.

Consultado al respecto, Manini Ríos dijo a Búsqueda que “cuando se inauguró el Hospital en 1908, ya había una capilla. La capilla estuvo siempre hasta el día de hoy. La capilla original en los años 80 fue demolida para dar paso a obras de modernización del Hospital y se trasladó al segundo piso del Hospital. Funcionó allí durante 30 años y ahora precisaba ser re ubicada nuevamente”.

Sobre el cargo de Lusararian, sostuvo que “lo que se buscó es ponerle un orden a la gente que ingresa de distintas confesiones, a asistir a enfermos, repartir folletos. Esa figura lo que hace es coordinar su ingreso, pero jamás prohibir la entrada de otras confesiones”.

Filtros e informes. El general José Alcain, actual director de Sanidad, señaló que el cargo del presbítero es un puesto “no oficial” y que busca “ejercer un filtro” a la hora de permitir el ingreso al Hospital de religiosos.

“Si es a solicitud del paciente no hay problema, entra quien sea. Pero en estos ambientes, con enfermos terminales, hay gente que se hace la viva, que busca aprovecharse de la situación y se hacen pasar por religiosos para acercarse a esta gente en estado vulnerable, esto es lo que se busca evitar”, dijo a Búsqueda el general.

El 30 de agosto “El País” anunció la inauguración de la capilla. Esa noticia preocupó al diputado Pasquet. “¿Con qué fundamento se habilitará el funcionamiento de un templo religioso en este edificio público?”, inquirió el representante en el pedido de informes que elevó al Ministerio de Defensa.

“Quiero que me aclaren estos puntos: ¿Quién corre con los gastos que origina eso?¿El mantenimiento, la limpieza, la guardia?”, explicó a Búsqueda.

“Colabora directamente”. Entre la oficialidad las opiniones están divididas. Los altos mandos más cercanos a la Iglesia católica vieron con alegría esta iniciativa. De hecho varios de ellos aportaron dinero para la construcción de la Nueva Capilla del Hospital Militar, como se denominó al templo.

Para construir la capilla se apeló a las donaciones privadas ya que “la construcción no puede ser apoyada por el Estado dado su carácter laico”, según un folleto promocional incentivando a militares y civiles a colaborar con el nuevo templo.

El texto, firmado por el padre Lusararian, dice que la construcción ya había comenzado y que se hacía en el mismo lugar en el que estuvo la primera de las capillas, construida al mismo tiempo que el Hospital en 1917.

“Es un pensamiento común, que tenerla es necesario para todos e incluso colabora directamente con los fines de un hospital”, señala el documento.

Sin embargo, la nueva y remodelada capilla no cayó bien en toda la oficialidad. Muchos altos mandos expresaron en conversaciones informales su molestia por esta iniciativa, que la consideran un “empuje del Opus” dentro del Ejército, dijeron a Búsqueda fuentes castrenses. Varios de estos oficiales están asociados a la Masonería.

Los militares consultados por Búsqueda dijeron que, si bien está amparada legalmente, la construcción de la capilla y su bendición por Sturla son “señales fuertes” de la “línea” que se busca bajar a la oficialidad.