Iglesia al día

" El amor al otro por ser quien es, nos mueve a buscar lo mejor para su vida. Sólo en el cultivo de esta forma de relacionarnos haremos posibles la amistad social que no excluye a nadie y la fraternidad abierta a todos. #FratelliTutti "
@Pontifex

La Iglesia en los medios Un cura que desafió a la crónica inequidad social

LA REPÚBLICA |

La redención a través de la esperanza para mitigar el estigma de la pobreza y la inequidad social es la clave de “Padre Cacho: cuando el otro quema adentro”, el libro testimonial que rescata la figura de este paradigmático cura militante por los derechos humanos.

Esta obra, de la autora Mercedes Clara, recrea la conmovedora historia real de Ruben Isidro Alonso, el emblemático sacerdote salesiano que vivió la pasión y el compromiso cristiano junto a los excluidos.

La escritora, que es licenciada en comunicación y egresada de la Escuela de Psicología Social, desarrolló una minuciosa investigación, con el propósito de recuperar la memoria de este auténtico prócer de los desposeídos.

Este trabajo, que es un documento de alto valor informativo y testimonial, revaloriza la labor solidaria del padre Cacho, quien abrazó -con inclaudicable pasión- el amor por su prójimo, más allá de teorías o meras disquisiciones teológicas.

Contrariamente al discurso hegemónico de una Iglesia católica colmada de indiferentes clasistas que suelen expiar sus culpas con plegarias y limosnas, este cura no comulgó con la doctrina de la resignación.

Tal cual lo corrobora esta obra, Cacho fue una suerte de soldado de la solidaridad, que interpretó cabalmente la práctica cristiana a la luz de las removedoras propuestas del Concilio Vaticano II y la denominada Teología de la liberación.

En muy buena medida, se rebeló contra el inmovilismo, asumiendo la emergencia de sumar su peripecia a quienes padecieron y padecen el escandaloso escarnio de la pobreza, la inequidad social y la marginación.

El libro documenta la praxis cotidiana de este religioso salesiano, que se mudó a un cantegril de la deprimida zona capitalina de Aparicio Saravia, para compartir las mismas privaciones y vicisitudes que sus semejantes, construyó una paradigmática obra social y devolvió la esperanza a los segregados del sistema.

Nutriéndose de abundantes testimonios pasados y presentes, este libro recupera la memoria del Cacho militante por los derechos humanos más elementales y enérgico e interpelante fiscal de un modelo de convivencia que exhibe fuertes y cada vez más dramáticas disfunciones y grietas sociales.

El libro narra la precaria convivencia en el cantegril y la lucha por la tierra, la vivienda y el sustento, en una escenografía humana poblada por los clasificadores de desechos y sus familias.

En ese dramático contexto, que se remonta por lo menos a cuatro décadas en el tiempo, Cacho fue un auténtico artífice de la recuperación de la dignidad de cientos de humildes familias.

El ejemplo de este sacrificado y fecundo trabajo comunitario se expandió a otros barrios, cuyos habitantes redescubrieron sus propias potencialidades y sus opciones de crecimiento en clave colectiva.

Hoy, la Organización San Vicente de Paul – Obra del Padre Cacho constituye el vívido y perdurable testimonio de una vida dedicada –en cuerpo y alma- a la redención a través de la solidaridad. Obviamente, este trabajo no soslaya la compleja convivencia durante la dictadura, cuando cualquier expresión de resistencia a la resignación dominante era tomada como un acto “subversivo”.

La autora reconstruye minuciosamente una peripecia existencial única e irrepetible, que puso y aún pone en tela de juicio el inmovilismo de las tradicionales prácticas pastorales católicas.

A veinte años de su desaparición física, este indispensable libro restituye la imperecedera memoria de un líder social de fuste, que supo conjugar su fe religiosa con las impostergables necesidades de los pobres y desafió radicalmente a la indiferencia.

(Editorial Trilce)