Iglesia al día

" En este tiempo de pandemia, que dejó sin efecto o en suspenso tantos proyectos personales y colectivos... damos, en primer lugar, gracias a Dios por todo lo bueno que hizo surgir en los corazones de hombres y mujeres de nuestra tierra. En todo ello encontramos motivos de esperanza. "
Mirando con Dios este tiempo

La Iglesia en los medios Sturla se reunirá con el papa Francisco en junio

EL PAÍS |

El arzobispo de Montevideo, Daniel Sturla, viajará a Roma y tendrá un encuentro con el Papa Francisco. Esta mañana en la misa Crisma, Sturla le dijo a los sacerdotes que deben “servir” y estar “unidos”.

5350088de520a

FOTOGALERÍA

El arzobispo de Montevideo, Daniel Sturla, celebró la Misa Crismal esta mañana en la Catedral con la presencia de todos los sacerdotes y diáconos de Montevideo y el arzobispo emérito Monseñor Nicolás Cotugno.

Sturla dijo que los sacerdotes deben “servir y servir” y no “ambicionar otras cosas”. Les pidió que donde les toque trabajar sean “siempre sacerdotes, con Cristo en el centro” y que se mantengan “unidos”.

“Hay diversidad entre los curas. Pero qué bueno pensar que es tantísimo más lo que nos une que lo que nos puede separar. No dejemos que pequeñas cosas nos separen, cosas que incluso muchas veces no es por ideología sino por cardiologías”, afirmó.

Una vez terminada la misa Sturla comentó que no es novedad que Uruguay es el país de América con menos católicos y aseguró que la Iglesia tiene que ir hacia ellos con “respeto y libertad”. Reconoció, además, que hay carencias de sacerdotes, sobre todo en el interior del país.

El arzobispo de Montevideo contó que el próximo 29 de junio viajará a Roma para recibir el palio que el Papa Francisco entregará a todos los arzobispos nombrados en el último año y dijo que espera mantener un encuentro personal con Francisco.

Sobre el encuentro que mantuvo días atrás con la Asociación de Familias Lesbianas, Gays, Bisexuales, Transexuales y Homoparentales del Uruguay, Sturla indicó que “la Iglesia siempre ha estado con el oído atento” pero reconoció que “ha habido problemas de comunicación, como se da también en otras instituciones”.

“La Iglesia no puede ser un coto cerrado de santos, el lugar de los perfectos. La Iglesia por esencia es una casa de puertas abiertas, en la que todos los seres humanos se sientan bien recibidos y formen parte de la comunidad desde su situación”, aseguró.