Iglesia al día

" En este tiempo de pandemia, que dejó sin efecto o en suspenso tantos proyectos personales y colectivos... damos, en primer lugar, gracias a Dios por todo lo bueno que hizo surgir en los corazones de hombres y mujeres de nuestra tierra. En todo ello encontramos motivos de esperanza. "
Mirando con Dios este tiempo

La Iglesia en los medios Sturla quiere una Iglesia “real” que salga a la calle

LA REPÚBLICA |

CNUEVO ARZOBISPO DE MONTEVIDEO DIJO QUE PREFIERE LA IGLESIA “REAL” A LA “IDEAL”

Sturla

En la Misa Crismal, el nuevo arzobispo no perdió oportunidad de enviar un claro y contundente mensaje a la propia Iglesia

“Quiero una Iglesia que salga a la calle” aseguró el arzobispo de Montevideo, Daniel Sturla, durante la Misa Crismal el pasado jueves.

En su homilía destacó que la Iglesia real “es una” y lamentó que esté “desgarrada por grandes divisiones, o por pequeñas peleas en nuestras comunidades” y compuesta al mismo tiempo por santos y pecadores.

También la definió como “universal” y en tono de autocrítica señaló “de tantas veces de puerta cerrada y rostros adustos, y en ocasiones cansada de la misión y a la espera de que vengan hacia ella en lugar de ir, salir, callejear, como dice el papa Francisco”.

Subrayó que quiere esa Iglesia real y no la ideal.

“Me integro a un presbiterio, con hermanos y podemos pensar diferente en muchas cosas. A veces tenemos problemas de ideologías, o por teologías, pero otras muchas son problemas de ‘cardiología’. No dejemos que esas pequeñas cosas nos separen. Es más lo que nos une, que lo que nos separa”, enfatizó.

Sostuvo que en el ejercicio del sacerdocio llegan alegrías y cansancios. “Tenemos la alegría de dar el perdón y la duda ante discernimientos morales complejos. Vivimos el gozo de la amistad y el peso de la soledad. La vivencia del celibato se hace difícil si este no es robustecido por una relación afectiva con Cristo, con el Padre, que hace percibir la maravilla del don recibido”.

Sturla advirtió también sobre las diferencias entre la preparación del sacerdocio al ejercicio pleno del mismo. “Puede acechar la tentación, sobre todo a los curas más jóvenes, pensando que era más lindo el seminario, la casa de formación, los antiguos ideales, tener mis tiempos, mis horas, mi tranquilidad. Pero se nos ha dicho ‘imita lo que conmemoras’, es decir: complícate la vida, como Cristo se la ha complicado para gloria del Padre y salvación de sus hermanos”, apeló.

Agregó que “no tiene otro sentido mi vocación sacerdotal que la que me une a todo el pueblo de Dios: el amor. Soy sacerdote para amar y servir. No se trata de sacar fuerzas de flaqueza, sino de ir a la fuente. Y la fuente es Él. El Dios que es amor y da sentido a mi vida, que es la fuente de agua viva”, añadió.

También reclamó que los laicos acompañen a los sacerdotes y autoridades religiosas, “quieran a sus sacerdotes, quiéranlos de verdad. Ayúdenlos con cariño y verdad. No solo trátenlos bien en la colecta de la misa o en hacerle la comida preferida. ¡Cuídenlos! ¡Defiéndanlos! Es tan lindo verse defendido en los peligros por los que nos quieren. Capaz que no es el cura ideal, seguramente ustedes tampoco sean la comunidad ideal. Somos la Iglesia del Señor, la de Pedro y Juan, la de Marta y María, la del viejo creyente José de Arimatea, y la del convertidito centurión, la de la cananea peleadora y la samaritana sorprendida. Somos la Iglesia católica. Somos la Iglesia de Cristo”, exclamó.

Vía Crucis

La Semana Santa es el tiempo de más intensa actividad dentro de la Iglesia, por ser la semana en la que se hace un memorial de la pasión, muerte y resurrección de Jesucristo. Ayer más de 500 personas participaron de clásica procesión de las siete iglesias en Montevideo. Se comenzó a las 9.00 horas cuando los fieles encabezados por el arzobispo de Montevideo, Daniel Sturla,

salieron de la Cripta del Señor de la Paciencia en calle Cerrito y Zabala, luego fueron a la Catedral y pasando por la Iglesia de Lourdes, Conventuales, Sagrado Corazón y culminó a las 12.00 en la Iglesia de San Antonio. “Es una tradición que arrancó en el siglo XVI y que el sentido tiene visitar a Jesús y acompañarlo en esta situación de dolor, pasión y cruz”, explicó Sturla. “Es una semana muy especial para los que creemos en Dios”, agregó el arzobispo. Durante esta peregrinación donde se va orando y meditando. A las 15.00 horas, la Iglesia Católica realizó un Vía Crucis desde el Templo Inglés hacia la Catedral, también liderado por Sturla. En tanto que en la nochecita se efectuó el Vía Crucis en el Cerro de Montevideo, por la calle Carlos María Ramírez hasta la fortaleza. La Semana Santa culmina mañana con el Domingo de Resurrección cuando se efectúa la Misa de Pascua.

Viaja a Roma

“No somos un coto cerrado de santos”

Posterior a la misa, Sturla fue consultado sobre su reunión con la Asociación de Familias Lesbianas, Gays, Bisexuales, Transexuales y Homoparentales del Uruguay realizada la semana pasada.

“La Iglesia no puede ser un coto cerrado de santos, el lugar de los perfectos. La Iglesia por esencia es una casa de puertas abiertas, en la que todos los seres humanos se sientan bien recibidos y formen parte de la comunidad desde su situación”, respondió.

El arzobispo reconoció que Uruguay es uno de los países con menos católicos de la región, según encuestas presentadas recientemente, y dijo que la Iglesia tiene que ir hacia ellos con “respeto y libertad”.

Destacó por otra parte que para esa tarea que hay “carencias de sacerdotes, sobre todo en el interior del país”.

En su diálogo con la prensa, Sturla reveló que el 29 de junio viajará al Vaticano para recibir el palio que el papa Francisco entregará a todos los arzobispos nombrados en el último año y que espera mantener un encuentro personal con el mismo.

Preocupa baja de la grey católica

Abordado por la prensa en la noche del jueves tras la Misa de la Cena del Señor, Sturla no ocultó su preocupación por la notoria caída en el número de devotos católicos en Uruguay y pidió a su comunidad que predique la palabra de Cristo para recuperar a los escindidos para la Iglesia.

La institución Latinobarómetro publicó esta semana un informe que destaca que solo 4 de cada 10 uruguayos se declararon católicos en 2013, mientras que la proporción en 1996 arrojaba que 6 de cada 10 profesaban esa religión.

En otro orden, también fue consultado sobre la regulación de la marihuana. “La marihuana es horrible y ojalá ningún uruguayo caiga en eso. Hace daño, desmotiva a los jóvenes como está estudiadísimo”, dijo Sturla aunque también reconoció que algo se debe hacer ante el avance del narcotráfico y las politicas que no han podido con estas organizaciones.