Iglesia al día

" "María guía a los fieles a la Eucaristía" "
Peregrinación Nacional Virgen de los Treinta y Tres 2019

La Iglesia en los medios Sturla llamó a encontrarse con Jesús en la misa por el Domingo de Ramos

EL OBSERVADOR |
https://www.elobservador.com.uy/nota/sturla-llamo-a-encontrarse-con-jesus-en-la-misa-por-el-domingo-de-ramos-20194141670

La Semana Santa representa la celebración más importante del año para la Iglesia Católica.

El arzobispo de Montevideo, Daniel Sturla, comenzó este domingo a la mañana la misa por el Domingo de Ramos destacando la importancia de Semana Santa para los católicos, a lo que también adjudicó la multitudinaria presencia de creyentes que se congregaron en la Catedral de Montevideo.

Este día se celebra la entrada triunfal de Jesús a Jerusalén en la que todo el pueblo lo alaba como rey con cantos y palmas. Por esto los fieles, al participar ese día de la misa, llevan sus ramos de olivo a la iglesia para ser bendecidos, como signo de la victoria de Cristo.
«La mirada de Jesús es una mirada llena de amor y misericordia, como la mirada que puso sobre Pedro», dice el Cardenal @DanielSturla #DomingoDeRamos #SemanaSantaUY

Después de la lectura integra de la “Pasión de Nuestro Señor Jesucristo”, que recuerda el momento en que Jesús reza en el huerto de Getsemaní y su posterior captura, juicio, crucifixión y muerte, Sturla pidió porque los presentes experimenten “la mirada misericordiosa de Jesús”.

“El deseo ardiente de Jesús de celebrar la cena pascual con sus discípulos. Este es el mismo deseo que hoy tiene Jesús con cada uno de nosotros, pero también con los hermanos nuestros que no están participando de la vida de la Iglesia. Para Él nosotros no somos una cantidad de gente, una masa de gente, para Él cada uno vale por sí mismo”, manifestó Sturla durante su discurso.

En la misma línea, el arzobispo continuó su oratoria indicando que Jesús desea pasar esta Semana Santa con sus fieles.

 “Yo no te fallo, tú no me falles. Deseo encontrarte porque por ti he derramado mi sangre en la cruz, he soportado salivazos y torturas. Por ti he recibido la corona de espinas. He derramado la última gota de sangre, por ti he venido a la muerte y he resucitado”, prosiguió Sturla.

Por su parte, en la plaza de San Pedro el papa Francisco llamó en homilía a revelarse contra el triunfalismo y la mundanidad espiritual. Francisco reflexionó cómo Jesús ante «la carta del triunfalismo» que le ofreció el Diablo «respondió permaneciendo fiel a su camino, el camino de la humildad».

«Jesús nos muestra cómo hemos de afrontar los momentos difíciles y las tentaciones más insidiosas, cultivando en nuestros corazones una paz que no es distanciamiento, no es pasividad o creerse un superhombre, sino que es un abandono confiado en el Padre y en su voluntad de salvación, de vida, de misericordia», dijo.

Criticó entonces el triunfalismo que «trata de llegar a la meta mediante atajos, compromisos falsos» y que «busca subirse al carro del ganador».

«El triunfalismo vive de gestos y palabras que, sin embargo, no han pasado por el crisol de la cruz; se alimenta de la comparación con los demás, juzgándolos siempre como peores, con defectos, fracasados…», lamentó.

«Una forma sutil de triunfalismo es la mundanidad espiritual», señaló y la consideró «el mayor peligro, la tentación más pérfida que amenaza a la Iglesia», citando al teólogo francés Henri-Marie Lubac. «Jesús destruyó el triunfalismo con su pasión», agregó.