Iglesia al día

" En nombre de Cristo os pedimos que os reconciliéis con Dios (2 Co 5,20). "
Mensaje del Santo Padre Francisco para la Cuaresma 2020

La Iglesia en los medios Sturla: «El famoso oro del Vaticano es un cliché»

EL PAÍS |

Daniel Sturla

El miércoles 9 cumplió cinco meses como arzobispo de Montevideo y en estos meses se encargó de hablar de marihuana, aborto, matrimonio homosexual y menores infractores. Sturla escucha, hace silencio, piensa y no deja de contestar ninguna pregunta.

sturla_elpais_julio2014

«Hay que poner el foco en la educación por la marihuana».

-Aunque es contrario, se mostró abierto a dialogar con colectivos a favor del matrimonio homosexual, el aborto y la marihuana, ¿por qué?

-La Iglesia se opone a ambas leyes (matrimonio gay y aborto) y yo, por supuesto, comparto ambas oposiciones. Lo que sí entiendo es que hay personas con distintas posturas. Y una cosa es criticar fuertemente una idea o una ley y otra cosa es dialogar con las personas que piensan distinto, tratar de entender sus argumentos. Nadie que se hace un aborto lo hace ligeramente. Hay un enorme sufrimiento atrás. Tras ese enorme sufrimiento la Iglesia está siempre invitada a mostrar la misericordia, la paz que viene de Dios. En el caso del matrimonio homosexual la Iglesia entiende que el matrimonio es entre hombre y mujer y que procura la transmisión de la vida. Pero otra cosa son las personas. Si son cristianos, siguen siendo cristianos.

-Usted se ha mostrado abierto a la regularización de la marihuana. ¿Qué cree que sucederá cuando se comience a vender la sustancia?

-Yo creo que tiene que haber al mismo tiempo una campaña -que ojalá sea tan exitosa como la que se hizo contra el tabaco- contra las drogas y contra el uso de la marihuana. Creo que se tiene que poner el foco en lo educativo. El Papa se mostró hace poco contrario a toda legalización. Entonces, yo le expliqué los motivos de Uruguay. Yo me mantengo como en expectativa. Sí veo que hay una situación que está muy mal. Entonces, hay que hacer algo distinto.

-Hace meses manifestó que la Iglesia de Montevideo tenía problemas económicos. ¿Cuál es su situación financiera?

-Ya está terminándose una auditoría y estamos siendo asesorados por gente que sabe para poder revertir la situación. Sin duda, la Iglesia tendrá que recurrir a los cristianos para que asuman su responsabilidad de mantener dignamente los sacerdotes y sostener dos de los grandes gastos que tienen: el seminario y el hogar sacerdotal.

-¿Por qué surgió la crisis?

-Los fieles uruguayos hemos estado acostumbrados a que nos venía dinero de la Iglesia alemana y la italiana. Con eso se pudieron hacer muchas cosas, comprar vehículos, hacer arreglos. Y eso quizá hizo que el uruguayo se descansara un poquito.

-¿Qué responde a los que le recuerdan las riquezas que posee el Vaticano?

-Lo del famoso oro del Vaticano es uno de esos clichés que sirven para denostar a la Iglesia sin mucho sentido. La respuesta es clara: la Iglesia no es poseedora de todo eso. No puede hacer lo que quiere con lo que son tesoros artísticos, culturales, que han sido donados.

-¿Cómo vive Uruguay el tema de los abusos de menores por parte de religiosos?

-Es una situación de enorme dolor. Si hay algo que realmente va contra todo es el abuso de niños por parte de un educador, que además es sacerdote. Es un horror. En Uruguay gracias a Dios no ha habido situaciones de escándalo. Entiendo que, si ha habido algunas denuncias, se han usado los mecanismos que la Iglesia sabe que tiene que ejercer. Es decir, que haya una denuncia civil, apoyar a las víctimas y sancionar al culpable.

-¿Cómo se actúa frente a un religioso abusador?

-Depende de la situación. La expulsión de la orden sacerdotal se le aplica después de un juicio que determine la veracidad de los hechos. No es un horror que esté ligado solamente al sacerdote, sino a todos los ámbitos de la sociedad. Y no está ligado al tema del sacerdocio y el celibato. Pero en el caso del sacerdote está agravado porque representa a Jesús, es un escándalo de proporciones mayúsculas.