Iglesia al día

" El amor al otro por ser quien es, nos mueve a buscar lo mejor para su vida. Sólo en el cultivo de esta forma de relacionarnos haremos posibles la amistad social que no excluye a nadie y la fraternidad abierta a todos. #FratelliTutti "
@Pontifex

La Iglesia en los medios Son sustentables las que están en zona costera; fieles se redujeron 51%

EL PAÍS |

De 83 parroquias que hay en Montevideo, 60 tienen déficit

En Uruguay hay sacerdotes que reciben dinero de sus familias para mantener su parroquia y poder subsistir. Otros trabajan en colegios, dan catequesis, casan, bautizan y hacen retiros. De las 83 parroquias que hay en Montevideo, 60 son deficitarias.

Solo las que están en barrios costeros son autosustentables, es decir, se financian con el aporte de su comunidad.

El Arzobispado de Montevideo, que también tiene números rojos y acaba de lanzar una campaña para pedir colaboración de los fieles, le otorga $ 1.500 por mes a 50 de los 80 sacerdotes del clero (US$ 33.000 al año en total), además de solventar algunos gastos fijos de iglesias que están asentadas en zonas carenciadas.

Las parroquia y el sacerdote, en general, se mantienen de la comunidad. El problema es que cada vez es más difícil en un país como Uruguay: el más agnóstico de América Latina, con el menor porcentaje de católicos en su población y que tiende a la secularización.

Si bien las parroquias tienen exoneración de contribución y patente y está exenta de aportes patronales, pagan luz y agua con tarifa comercial, además de IVA y todas las tasas.

El sacerdote y contador Pablo Coimbra, al que el arzobispo de Montevideo Daniel Sturla nombró como su secretario personal, reconoció que el problema de las parroquias y del Arzobispado es que disminuyeron las comunidades y colaboración de los fieles. “La cantidad de fieles que van a misa disminuyó y los costos han aumentado”, admitió.

En 24 años (de 1989 a 2013) el número de fieles que asistió a misa en Montevideo pasó de 58.732 a 28.866 (-51%). Además, se redujeron los bautismos (-56%), comuniones (-42%) y casamientos (-75%).

En las congregaciones (Capuchinos, Jesuitas, Salesianos, entre otras) la realidad es otra. Si bien dependen del Arzobispado pastoralmente, tienen administración propia. “El problema está a nivel de la Administración Central de la Arquidiócesis”, agregó Coimbra.

Allí hay preocupación porque muchos sacerdotes dejan la parroquia para dar clases, atender colegios, pero reconocen que es la forma que tienen para hacerse de dinero.

“Con lo que nosotros le damos es obvio que tienen que tener otra actividad. Una vez que logremos estabilizar la economía se evaluará una mayor colaboración”.

Campaña.
Este fin de semana la Iglesia de Montevideo lanzó una campaña denominada “Iglesia de todos”, justamente como consecuencia de que los gastos básicos del presupuesto de la Arquidiócesis no se logran cubrir con los ingresos corrientes. Según explicó Coimbra, el 30% de los ingresos se obtienen con el Fondo Común Diocesano (tres colectas por año en las Iglesias de Montevideo) y el resto por arrendamientos (hay parroquias, por ejemplo, que tienen antenas de telefonía en sus terrenos) y donaciones de particulares. Con ese dinero, el Arzobispado mantiene la formación de los sacerdotes, sustenta a los ancianos o enfermos, paga los $ 1.500 que se le da a 50 de los 80 sacerdotes del clero y destina un 25% del presupuesto a gastos de funcionamiento.

“El tema de los sueldos es complicado. Nosotros no tenemos como una empresa a dónde trasladar el costo”, comentó.

Según publicó ayer el diario El Observador, en 2014 la Iglesia de Montevideo tuvo un déficit de US$ 150.000. Coimbra dijo a El País que la cifra es “mucho mayor” aunque prefirió no revelarla. “Nosotros no queremos hablar de cifras porque no se trata solo de cubrir los gastos básicos. La Iglesia tiene que evangelizar, tiene que seguir adelante con sus obras, y todo eso implica dinero”, dijo y recordó que “hace muchísimos años” que la Iglesia uruguaya no sale a pedir ayuda.

La auditoría que Sturla tiene bajo llaves.
El cardenal y arzobispo de Montevideo, Daniel Sturla, ordenó ni bien asumió realizar una auditoria del Arzobispado. “Es algo normal. Si Dios quiere voy a estar muchos años aquí y necesito saber dónde estoy parado, en qué se está”, había dicho a El País Sturla después de pedirle la auditoría a su secretario personal, Pablo Coimbra. Ayer El País consultó a Sturla sobre el resultado de la misma y aseguró que es “reservada”. En la interna eclesiástica se rumorea que la auditoria fue para “poner la casa en orden” después de la administración de monseñor Nicolás Cotugno, que fue, dicen, “desmesurada”.

Daniel Sturla el cardenal, un cargo que no reporta económicamente.
Pablo Coimbra, sacerdote, contador y secretario personal del arzobispo de Montevideo aseguró a El País que la designación de Daniel Sturla como cardenal no reporta económicamente a la Iglesia uruguaya, que no recibe dinero del Vaticano, sino por el contrario destina la colecta que se realizara en todas las parroquias del país el 29 de junio. “Es una acción que hacen las Iglesias del mundo porque Ciudad del Vaticano es un Estado, pero no genera Producto Bruto Interno (PBI). y a su vez destina gran parte de su presupuesto a obras en África”, explicó. Según Coimbra, sí se recibe con algún proyecto puntual colaboración de alguna organización internacional.