Iglesia al día

" En este tiempo de pandemia, que dejó sin efecto o en suspenso tantos proyectos personales y colectivos... damos, en primer lugar, gracias a Dios por todo lo bueno que hizo surgir en los corazones de hombres y mujeres de nuestra tierra. En todo ello encontramos motivos de esperanza. "
Mirando con Dios este tiempo

La Iglesia en los medios Señales de Sturla generan expectativa a la grey católica

LA REPÚBLICA |

AL INFLUJO DEL PAPA FRANCISCO, QUIERE ACERCAR LA IGLESIA A LA SOCIEDAD MONTEVIDEANA

Sturla1

El próximo domingo, los católicos de todo el mundo celebran la Pascua. Aquí en Uruguay, la Iglesia se suma a las líneas pastorales que llegan desde Roma al influjo del papa Francisco. Más al sur, en Montevideo, la reciente asunción del arzobispo, monseñor Daniel Sturla, trae renovadas expectativas a los católicos montevideanos y despierta la atención en la heterogénea sociedad uruguaya.

Apenas tomó posesión de la Arquidiócesis de Montevideo, el pasado 9 de marzo, el nuevo conductor de la iglesia capitalina comenzó a dar sus primeras señales, tanto para el exterior de la Iglesia como en la interna de la institución.

La intención del prelado es acercar a la Iglesia a la sociedad para transmitir el evangelio, y procurar que en la gestión, el arzobispo “se mezcle con su rebaño y tenga olor a oveja”.

Lo más evidente, para una sociedad secularizada, son los gestos hacia el exterior que monseñor Sturla comenzó a dar en su primer mes como arzobispo. Manifestó que es partidario de bautizar a los hijos de parejas homosexuales; incluso recibió a una delegación de la organización de Lesbianas, Gays, Bisexuales y Transexuales (LGBT) y, tras la reunión, sus representantes manifestaron su conformidad con la postura adoptada por el prelado.

“En nombre de la Iglesia Católica uruguaya me disculpo con la comunidad LGBT”, habría dicho el arzobispo.

Este gesto llamó la atención en la interna de la propia Iglesia, ya que no se visualizaba que su antecesor, monseñor Nicolás Cotugno, fijara una posición de tal característica. Incluso, el ahora arzobispo emérito afirmaba que la homosexualidad era una enfermedad.

Monseñor Sturla, a poco de asumir, se reunió con el presidente de la República José Mujica, y poco después hizo lo propio con la intendenta de Montevideo, Ana Olivera.

Incluso, recibió la invitación de Daecpu para bendecir la nueva sede de los carnavaleros.

El arzobispo en una señal de confraternidad religiosa participó de la asunción del periodista deportivo Sergio Gorzyczanski, como presidente del Comité Central Israelita del Uruguay.

Incluso, una de las primeras declaraciones que el arzobispo hiciera a poco de asumir fue sobre la propuesta de baja de edad de imputabilidad. Monseñor Sturla respondió que no está de acuerdo con esta propuesta. “Entiendo la postura de quienes la defienden”, dijo, “pero yo soy salesiano, he trabajado con chicos muy difíciles, de sectores complejos, marginados, y hay que estar muy en la piel de esas situaciones”.

Recientemente fue consultado por la ley que legaliza la regulación de la producción y venta de cannabis. El arzobispo señaló que no tenía una posición contraria pero que tenía dudas respecto a ella. No obstante, precisó: “Algo distinto a lo que se está haciendo hay que hacer”.

En la interna de la Arquidiócesis se observa que con Sturla “ha mejorado la relación externa, en comparación con monseñor Cotugno”. Señalaron que al nuevo arzobispo se lo ve públicamente dando determinados gestos que lo distinguen de su antecesor: “Se lo ve sonriendo y no prohibiendo”.

Para dentro de la institución, la designación del presbítero Javier Galdona como vicario general “es una señal positiva de que la iglesia de Montevideo estará más próxima a lo social y a las necesidades de los más excluidos”.

Precisamente, el sacerdote Galdona estuvo por años al frente de la Vicaría Social realizando un reconocido trabajo en las pequeñas comunidades y desarrollando una tarea pastoral con la población carcelaria. Incluso, es respetado por la grey católica por su formación y es considerado como una persona de perfil progresista.

Esta decisión de tener como mano derecha a una persona con amplia experiencia dentro de la arquidiócesis y con un amplio y extenso trabajo en lo social marca una señal de hacia dónde puede ir la Iglesia montevideana. Este religioso será el encargado de coordinar el accionar del resto de las vicarías, adjudicándole un mayor protagonismo a esta figura que el que tenía previamente con monseñor Cotugno.

“Curando heridas”

En la interna, monseñor Sturla está dedicando tiempo a “curar las heridas” surgidas en el clero. Para ello, mantiene reuniones con los sacerdotes, escuchándolos. Se afirma que el nuevo arzobispo busca unir y por eso no duda en reunirse con la denominada ala más conservadora de la iglesia, el Opus Dei. El pasado 3 de marzo se llevó a cabo la celebración de los 100 años del nacimiento de monseñor Álvaro Portillo, primer sucesor de San Josemaría Escrivá de Balaguer. En Montevideo se llevó a cabo una misa, la que fue presidida por el prelado uruguayo.

Monseñor Sturla demostrará otro gesto de carácter ecuménico, cuando el viernes el Vía Crucis se desarrolle con la participación de la Iglesia Anglicana del Uruguay, cuya marcha partirá desde la propia sede de la Ciudad Vieja.

Incluso, el arzobispo aceptó la invitación del Partido Comunista del Uruguay a orar por las ocho víctimas de la Seccional Nº 20, tal como lo había hecho monseñor Carlos Partelli hace 42 años.

Sturla manifestó estar abierto a relacionarse con la sociedad, y por tal motivo, se estará reuniendo con dirigentes políticos de todos los partidos, de cara a lo que serán las próximas elecciones nacionales. Se prevé que entre junio y julio haga su primer viaje a Europa en calidad de arzobispo.

Frases

“Yo tengo amigos homosexuales. He tenido chicos con los que he hablado del tema, les he asegurado que Dios los ama profundamente. Dios te ama por lo que sos y no porque te orientes a un lado u otro desde el punto de vista sexual”, dijo.

Sturla dijo tener dudas acerca de la efectividad de la regulación de la marihuana para combatir el narcotráfico. “Está claro que el fracaso de lo que se hace actualmente es muy grande y algo al respecto hay que hacer”, aclaró.

“El ejemplo de austeridad” del presidente Mujica “es estupendo”.