Iglesia al día

" El Tiempo de la Creación es un tiempo para renovar nuestra relación con el Creador y con toda su maravillosa obra, la naturaleza, por medio de la celebración, la conversión y el compromiso. "
Tiempo de la Creación

La Iglesia en los medios Semana Santa: en 20 años la mitad de los católicos abandonó sus obligaciones (Citan a Mons. Bodeant y Néstor Da Costa)

LA RED 21 |

En un país donde casi la mitad de la población se define como “católica”, los últimos estudios eclesiásticos sobre el cumplimiento de las obligaciones sacramentales de los fieles preocupa a la curia. Sacramentos como el bautismo, la comunión y el matrimonio han bajado hasta un 50% en los registros desde la década de los 90´, según cifras de la Arquidiócesis de Montevideo, publicadas por el diario El Observador.

La asistencia a misa es también una de las preocupaciones principales de la Iglesia: de unos 59.000 que asistían en 1989, la cifra descendió a algo más de 31.000 en 2010, el último año en que se actualizó el registro.

Según un estudio del sociólogo Néstor Da Costa, “el 81% de los montevideanos cree en Dios, pero construye su religiosidad a su manera y cada vez más lejos de los cultos e instituciones religiosas”. En su libro “Religión y sociedad en el Uruguay de comienzos del siglo XXI: Un estudio de la religiosidad en Montevideo”, destaca que “la Iglesia Católica fue expulsada de lo público; pero no desapareció la religiosidad lo que fue expulsado fue una forma de expresar la religiosidad”.

De los sacramentos, el matrimonio es el que más cayó

Según afirman los datos eclesiásticos el matrimonio es el sacramento que más rápidamente es abandonado en la sociedad actual: en 1989, hubo 3.562 pero en 2010, solamente 1.120, una disminución del 68%.

En las demás obligaciones religiosas, los bautismos se redujeron en dos décadas de 4327 a 2947, mientas que las comuniones pasaron de 4.357 a 2.947. Las confirmaciones se redujeron de 933 a 721 en igual período.

Desde la Conferencia Episcopal, el obispo Heriberto Bondeant, dijo que la pérdida de fieles “tiene que ser sin duda luz roja para mirar que se está haciendo, no para delinear una estrategia y recuperar fieles. La Iglesia existe para evangelizar (…) no se trata de conseguir clientes y de ganar nuevos porque no somos una empresa. Si no nos confesamos en Jesucristo, nos convertiremos en una ONG piadosa, no en la esposa del Señor”, reflexionó.