Iglesia al día

" Nunca vaciles en tender la mano; nunca titubees en aceptar la mano que otro te tiende. "
San Juan XXIII, papa

Santuario Nacional del Sagrado Corazón

Norberto Ortiz 3880 (Cerrito de la Victoria) – MONTEVIDEO

El culto al corazón traspasado del Salvador tiene su fundamento en la contemplación a los pies de la cruz del mismo evangelista Juan. Los Padres de la Iglesia retomaron con insistencia este “signo” de la misericordia divina. Fuente de vida para la Iglesia. En épocas más recientes esta contemplación bíblica alcanza expresiones más populares con la devoción al Sagrado Corazón de Jesús difundida por las monjas benedictinas Sta. Gertrudis y Sta. Matilde (siglo XIII). Pero fue a partir de las revelaciones a la hna. visitandina Sta. Margarita Ma. Alacoque en 1675 que la devoción se hizo universal en la Iglesia. A partir de entonces fueron muchísimas las congregaciones religiosas y las cofradías laicales que difundieron este culto.

También aquí en Uruguay a mitad del siglo pasado empezó a difundirse la espiritualidad “reparadora al Sagrado Corazón de Jesús”. En 1889 se decide construir un templo-santuario al Sgdo. Corazón en la histórica cumbre del Cerrito de la Victoria. En 1919 los obispos de las tres diócesis del país, definieron su realización en el primer acto colectivo del episcopado.

La consagración pública del Uruguay al Sagrado Corazón de Jesús se concretó el 28       de octubre de 1928, entronizándose la imagen al frente del Santuario. Así fue declarado templo votivo nacional con carácter expiatorio y el gobierno lo declaró monumento nacional. El templo se construyó entre 1926 y 1938 pero quedó inconcluso. Recién en 1983 recomenzó la construcción, ya que el paso del tiempo había deteriorado seriamente el edificio.

La espiritualidad “reparadora” caracterizó sobre todo en los años ’40-‘—0 el movimiento de la Adoración Perpetua que animado por los padres Sacramentinos se realizaba diariamente en este Santuario. A fines de 2002, luego de un largo periodo de crisis la devoción eucarística y reparadora, la Arquidiócesis de Montevideo reasume la conducción del Santuario.

CELEBRACIONES

Al comienzo las celebraciones litúrgicas en el Santuario se desarrollaban a lo largo de todo el día con Misa, exposición del Santísimo, rezo de las diversas horas del Oficio ( = el rezo de Salmos) y La “Hora Santa” a las tres de la tarde. Actualmente las celebraciones se han reducido a la tarde con la Adoración y la Misa diaria.