Iglesia al día

" Invito a todos a una comunicación constructiva que rechace los prejuicios hacia el otro y transmita esperanza y confianza en nuestro tiempo. "
Papa Francisco (Regina Coeli, 28/5/2017)

Santuario de Nuestra Señora de la Medalla Milagrosa

Ereño 2465 – MONTEVIDEO

ORIGEN DE LA DEVOCIÓN

El 27 de Noviembre de 1830 la Hna. Catalina Labourné, siendo aún novicia de las Hijas de la Caridad, estaba orando en la capilla de la casa Madre en París. A las cinco y media de la tarde, María se apareció y le dijo: ‘Haz acuñar una Medalla; las personas que piadosamente la llevaren, recibirán grandes gracias”. El modelo: En el anverso de la Medalla de forma ovalada, se encuentra la imagen de María que abre sus brazos caídos y despide de sus manos rayos de luz, símbolo de las gracias que derrama por el mundo, sobre el que está de pie aplastando la cabeza de la serpiente. Rodea a la imagen esta inscripción: “Maria sin pecado concebida!, ruega por nosotros que recurrimos a vos”.

En el reverso se ve la letra M sobre la que descansa una Cruz. Ello nos recuerda que por María tenemos al Redentor y que las gracias derramadas por sus manos, son fruto precioso de la Pasión y muerte del Señor. Debajo de esta letra están los corazones de Jesús (coronado de espinas) y de María (traspasado por una espada) perpetuamente unidos en su amor a los hombres.

La devoción a la Inmaculada Concepción se fue propagando rápidamente gracias a esta “Medalla Milagrosa” y así se fue preparando el pueblo cristiano a la proclamación del dogma de la Inmaculada (definido por el papa Pio IX en 1854).

RESEÑA HISTÓRICA

En 1892 luego de haberse sucedido desde 1849, siete curas párrocos diocesanos, los Padres Lazaristas (de la Congregación de la Misión de San Vicente de Paúl) se hacen cargo de la Parroquia. Habían llegado al Uruguay como misioneros, en 1884. La tarea parroquial se armonizó con la tarea misionera, ya que un equipo de sacerdotes se encargaba de misionar la campaña oriental y los alrededores de la ciudad vieja, cuya extensión abarcaba la Parroquia. El equipo de misioneros trabajó ininterrumpidamente hasta 1930, llegando a todos los rincones del país. En 1895, mons. Mariano Soler pensó en convertir esta Parroquia en Santuario de Ntra. Sra. de la Medalla Milagrosa. De hecho, su devoción se fue extendiendo por la ciudad y la campaña. El 27 de Noviembre de 1896, mons. Soler bendijo la piedra fundamental del futuro Santuario, habiendo aprobado previamente la demolición de la antigua Iglesia de San Agustín. El nuevo Templo se comienza a edificar a partir de 1906, y se lo inaugura en 1917. El 1o. de Agosto de 1945, mons. Antonio Barbieri lo declara ‘Santuario’ poniendo como Titular de la Parroquia a “Ntra. Sra. de la Medalla Milagrosa” y como cotitular a “San Agustín”. En 1975 es declarado Monumento Histórico; teniendo en cuenta, además, que los muros del Templo guardan los restos del Brigadier General Manuel Oribe. Oribe fue el promotor, junto con el P. Domingo Ereño de Larrea, del Santuario y de la Parroquia de ‘San Agustín”.

DEVOCIONES Y CELEBRACIONES

Todos los días, pero de manera especial los miércoles y los días 27 de cada mes hay un constante movimiento de devotos v peregrinos. Se destaca, naturalmente, el mismo 27 de noviembre, día de la fiesta patronal. Se estila hacer Bendiciones de objetos religiosos en forma comunitaria, y el rito de la Imposición de la Medalla Milagrosa. Se asegura la atención en Conferencias o Dirección espiritual. Se tiene en cuenta un servicio de personas que asesoran a los peregrinos los días 27.

La devoción a Nuestra Señora de la Medalla Milagrosa es muy difundida en todo Uruguay una devoción especial se encuentra en la Catedral de Tacuarembó donde se celebra solemnemente la fiesta y cada 27 del mes.