Iglesia al día

" En este tiempo de pandemia, que dejó sin efecto o en suspenso tantos proyectos personales y colectivos... damos, en primer lugar, gracias a Dios por todo lo bueno que hizo surgir en los corazones de hombres y mujeres de nuestra tierra. En todo ello encontramos motivos de esperanza. "
Mirando con Dios este tiempo

La Iglesia en los medios Sanguinetti duro con el Papa Francisco: “es populista y diluye esperanzas”

LA RED 21 |

El expresidente uruguayo criticó fuertemente al sumo pontífice, asegurando que es un “populista” y que “navega en medio de extremas contradicciones”.

El expresidente de la República, Julio María Sanguinetti, acaba de emitir una fuerte crítica hacia el Papa Francisco, tratándolo de “populista” y comparándolo con Juan Pablo II, calificando a este último de “carismático” y “liberal”.

Sobre Francisco dijo: “Su populismo ha sido reiteradamente expresado, diluye las esperanzas de un mundo, creyente o no, que esperaba reformas éticas que superaran la condenación anacrónica de los divorciados o del uso de anticonceptivos”.

Estos comentarios se desprenden de la columna “Entre el cielo y el barrio”, escrita por Sanguinetti para el diario español El País.

Empezó comparando al actual sumo pontífice con Juan Pablo II. “Juan Pablo II, con su incuestionable carisma, fue el centro de una vigorosa corriente, claramente definida. Conservadora en los temas de familia y bioética, liberal en el enfrentamiento de las democracias a las caducas estructuras del comunismo europeo, fue influyente y protagónica”, dijo.

“El papa Francisco, en cambio, navega en medio de extrañas contradicciones: a cada rato desciende de la universalidad de su posición a minúsculos combates políticos de un inexplicable provincianismo argentino, al tiempo que no oculta la raíz populista-peronista que el historiador italiano Loris Zanatta reveló no bien fue ungido”, agregó.

Críticas y más críticas
Sanguinetti también habló sobre la relación entre Francisco y la líder de las Madres de Plaza de Mayo, Hebe de Bonafini. “Estos días avaló de un modo desconcertante a la señora Hebe de Bonafini, líder de las Madres de Mayo y ferviente kirchnerista, que ha degradado una noble causa con su radicalismo y la corrupción de la entidad que dirige. Esa buena señora celebró el atentado contra las Torres Gemelas, en tiempos en que llamaba fascista al entonces cardenal Bergoglio”, continuó el dos veces ex mandatario en su columna.

Recordó que el paso del máximo representante de la Iglesia Católica por Chile fue poco menos que accidentado. Señaló que “no ha cosechado muchos aplausos en un Chile que no entendió su actitud ante las situaciones de pedofilia” y que ” es incomprensible que no atendiera un reiterado pedido del presidente electo Sebastián Piñera para un encuentro personal. Hasta sus colegas jesuitas no fueron complacientes con él”.

Sobre la cosmovisión de Francisco de la política latinoamericana, Sanguinetti fue poco complaciente: “En Perú (…) fue ideológicamente bien claro: ‘Se estaba buscando un camino hacia la Patria Grande y de golpe cruzamos hacia un capitalismo liberal inhumano que hace daño a la gente’. En una palabra, con Cristina Kirchner, Correa, Dilma, Evo y Maduro, íbamos hacia la Patria Grande bolivariana que hoy solo sustenta el venezolano… En cambio, habla de un ‘liberalismo inhumano’ que ¿quién sostiene hoy? ¿Acaso el gradualista Macri, que trabajosamente va enderezando a la Argentina con el cuestionamiento de muchos economistas liberales? ¿El traidor Lenín Moreno que ha impedido la monarquía de Correa? ¿Piñera, que ya fue presidente y no desmontó la obra social de los gobiernos de la Concertación?”.

El expresidente recordó que no es católico y que esperaría que la figura del sumo pontífice ayude a “defender la libertad individual, los sistemas democráticos y una economía moderna que —regulada por reparadoras leyes sociales— genere riqueza para poder distribuir”.