Iglesia al día

" En este tiempo de pandemia, que dejó sin efecto o en suspenso tantos proyectos personales y colectivos... damos, en primer lugar, gracias a Dios por todo lo bueno que hizo surgir en los corazones de hombres y mujeres de nuestra tierra. En todo ello encontramos motivos de esperanza. "
Mirando con Dios este tiempo

La Iglesia en los medios Sacro Santo – Pasión mística- Se cita al Pbro. Ricardo Ramos

SACRO

REVISTA PAULA- EL PAÍS

Desde hace unos años la Cappella Magna, la más más famosa del Palacio Apostólico del Vaticano, puede apreciarse a distancia con una magnífica definición gracias a los avances de la tecnología. Resulta innegable la diferencia entre la experiencia de observarla in situ o a través de la pantalla. Sin embargo, son tan magníficos los detalles reproducidos en 3D que es imposible no perderse un buen rato repasando la que es una de las máximas obras de Miguel Ángel. Católicos romanos, fieles de otros dogmas o agnósticos se acercan a la Santa Sede para embriagarse con esa belleza que forma parte de un conjunto de obras magníficas como La Basílica y la Plaza de San Pedro o los Museos Vaticanos, cuyo acervo atraviesa casi todas las épocas. Allí la admiración está a la orden del día, pero fuera de estos límites la creación arquitectónica y plástica con connotaciones sagradas de la Iglesia Católica se extiende por todo el mundo. Uruguay no es la excepción, con ejemplos que van desde el neoclásico de la Catedral Metropolitana, el neogótico de la parroquia Stella Maris en Carrasco, el gótico en la Virgen del Carmen y SantaTeresita, más conocida como Las Carmelitas en el Prado, hasta la sobria belleza románica de Nuestra Señora del Perpetuo Socorro y San Alfonso en la calle Tapes 966. Sus estructuras, así como las figuras, cuadros y frescos que albergan, son ambientes de culto para los creyentes y, al mismo tiempo, espacios respetados por los amantes de las bellas artes que en distintas ocasiones, como la Semana Santa o en las celebraciones del Día del Patrimonio, las recorren para admirar su arte sacro y religioso una y otra vez.

Fuente de inspiración

¿Creación sacra o religiosa? ¿Son sinónimos? Ricardo Ramos, doctor en teología aplicada al arte asegura que no. La primera clasificación se refiere a las obras cuyo fin es servir al culto divino. Son pinturas, esculturas, mosaicos o arquitectura que tienen vínculo con la adoración. En el caso del catolicismo las representaciones más habituales recrean el bautismo, la crucifixión, la muerte y la resurrección de Jesús.

En otro extremo se halla el arte religioso que no tiene obligación de servir a lo sagrado, aunque la temática que aborda sí lo sea. En esta línea hay obras de Tiziano, Salvador Dalí, El Greco, Francisco Goya, Henri Matisse,

Rembrandt, por mencionar algunos. “El religioso es un arte narrativo que muestra un episodio que sucedió. El arte sacro está vinculado al dogma de la fe, es decir comunica una verdad de fe que se asocia con la experiencia de la salvación. Forma parte de un ámbito específico y tiene en juego a una verdad y al culto. El arte religioso no necesariamente está relacionado a esto. Nos podemos colgar un escapulario o una estampita en el cuello con expresiones que visiblemente contienen temas religiosos, pero no por ello son sagradas”.

Una imagen que manifiesta esta diferencia es la que representó Albrecht Durer en su cuadro Manos que oran. El protagonista está en evidente actitud de rezo aunque eso no es suficiente para conferirle un carácter sacramental. No obstante, acotó el experto, es tanta la sutileza del asunto que existen conflictos para establecer con precisión las cuestiones que separan a las imágenes de culto de las que no lo son. Las esculturas que representan a santidades pueden estar en museos o en una iglesia, son obras de arte pero no figuras de adoración. “Esto explica por qué hoy en comportadía se habla más de arte para la liturgia o para el culto en el ámbito sacramental, porque el espacio donde sucede está concebido para formar parte del encuentro de lo humano con lo divino”.

Ramos, uno de los pocos expertos en este asunto en el país, es sacerdote y artista. En la infancia su canal de creación fue la música y en la adolescencia conoció las enseñanzas de Jesús, se ordenó y se inició años después en las artes plásticas con Ruberval Monteiro da Silva, integrante del Monasterio Benedictino de la Resurrección en Brasil y responsable de innumerables obras artísticas y restauraciones en iglesias de toda Sudamérica. “Me convertí en su discípulo y aprendí todo lo que sé trabajando con él”.

Desde ese perfil, Ramos recalcó que el arte sacro se relaciona con una realidad objetiva e inmutable, que se manifiesta mediante módulos iconográficos muy precisos. Esto es medular, agregó, porque el artista debe conocer profundamente la tradición católica para dar valor a sus obras que serán fiel reflejo de sus creencias. “En mi caso, no estoy pensando en conmover a la crítica de Nueva York para que los museos vengan a mí. Lo que quiero es que las personas se encuentren con el Dios vivo y que eso les permita abrirse a lo trascendente. El mundo de la fe es muy delicado y se juega una salvación de vida plena y feliz para siempre. Es un lugar donde las libres interpretaciones que promueven muchas de las vanguardias artísticas quedan fuera”.

Las obras del párroco en la iglesia Nuestra Señora de los Dolores, conocida como Tierra Santa, se encuentran en distintos espacios. La más reciente está en la iglesia del Cerrito de la Victoria, hay muchas en su parroquia anterior en La Teja donde estuvo 15 años, en el bautisterio de Paso del Molino, en la Capilla Las Torres en Paso de la Arena, en Nuestra Señora de Lourdes y San Vicente Pallotti, incluso en México, en el Monasterio de los Ángeles de Cuernavaca y en colecciones particulares. Su estilo es reflejo de las más antiguas fuentes del arte, como el bizantino, que está entre sus favoritos.

“Mi vocación tiene que ver con la belleza, cuando encontré a Dios sentí la hermosura que antes solo me inspiraba la música. Mi vida se dio a través de ella, me apasionaba el piano que era mi instrumento, hasta que el Señor se infiltró con una belleza muy particular y cuando descubrí que Jesucristo era más hermoso, dije me voy con la música a otra parte”.

Ámbitos de adoración

La arquitectura eclesiástica es también arte sagrado. Desde hace siglos se consolidó el principio básico que indica que el entorno edilicio afecta a las personas, tanto en su comportamiento como en sus emociones. Por eso, declaró Ramos, tanto las primeras basílicas como las iglesias neogóticas del siglo XX, presentan estructuras ideadas para servir a Dios y al hombre como sitios trascendentales en los que se transmiten verdades eternas.

Las construcciones católicas romanas responden a una simbología universal orientada al ser humano que necesita un espacio ordenado, con un centro significativo, no geométrico sino teológico, para elevarse a la divinidad. Estas consideraciones se observan en los templos de tradición antigua con un gran espacio central para recibir a los feligreses, cinco o tres naves laterales, un ábside situado en la cabecera y la bóveda. En todas hay una dinámica longitudinal que representa el acceso peregrinante del pueblo que acude al encuentro con su Dios. “Es un micro cosmos. La nave es el mundo cuyo semicírculo, al fondo donde está el altar, es el cielo desde el que Dios se revela y sale a nuestro encuentro. Por eso es muy meditado lo que se coloca en ese lugar, no puede ser cualquier cosa. Hoy en día un buen arquitecto de espacios litúrgicos tiene en cuenta estas cuestiones”, agregó el experto.

Desde la antigüedad las naves fueron el sitio para las imágenes narrativas; de un lado se disponían figuras o relatos relacionados con el Antiguo Testamento, episodios de Abraham con los profetas, de Moisés, el paso por el mar Rojo; y en el otro las obras con referencias al Nuevo Testamento. “El cristiano celebra la Eucaristía y en el altar acontece lo que se está viendo en el ábside en orientación hacia el rostro de Dios, hacia la vida que anhela el corazón. Las construcciones eclesiásticas tienen la tarea de introducir a la realidad visible las que son invisibles, para eso es necesario que se experimente todo el universo en un mismo recinto. La arquitectura sacra recrea algo que nos hace regresar a un origen, pero necesita valerse de las estructuras que el ser humano acuña desde siempre, la cruz, el centro, el círculo, y el cuadrado, son imágenes elementales, no abstractas. Construir un templo es construir un lugar desde el que Dios sale al encuentro con nosotros. Una imagen religiosa que se exhibe en un museo no aporta esto; transmite sentimientos estéticos pero no son parte de ámbitos donde las personas son transformadas”, concluyó el párroco.

Otras manifestaciones

Profundizar en el tema es posible. La librería San Pablo, en Colonia 1311, tiene a la venta algunos títulos significativos como El Mundo del Ícono, La Vida de Jesús en Íconos, Arqueología de la Biblia o Los Santos y los Patrones, cómo reconocerlos en el arte y en las imágenes populares. También la música local tiene referentes, incluso una categoría en los premios Graffiti, que cada año distinguen al mejor álbum de música cristiana. Entre los ganadores se encuentran los discos Más que Vencedores de Apolo; Más de tu poder, de Beatriz de Freitas y del movimiento, Cristo es la Respuesta.

Peregrinar de fieles

El viernes de la semana entrante la comunidad católica repetirá la antiquísima tradición conocida entre los fieles como el recorrido por las siete iglesias, una instancia en la que como su nombre lo indica se visitan distintos templos para conmemorar la pasión y muerte de Jesús. Es un ritual de Semana Santa que repasa de manera simbólica los sitios a los que fue trasladado Jesús tras su última cena con los apóstoles: el huerto de Getsemaní donde fue apresado, la casa del sacerdote Anás donde lo interrogaron, la casa del sumo sacerdote Caifás, la residencia del gobernador romano Poncio Pilatos, el palacio del rey Herodes, la casa de Pilatos otra vez donde se lo condenó a muerte y desde allí hasta el monte Calvario lugar en que lo crucificaron.

Este año el recorrido estará presidido por el novel arzobispo de Montevideo, monseñor Daniel Sturla, y comenzará a las 9:00 horas en el templo parroquial de San Francisco en Ciudad Vieja. Desde allí se inicia el itinerario que pasará por la Catedral Metropolitana, en Ituzaingó 1373; por la parroquia de Lourdes, en Paysandú casi Ciudadela; por la de San Miguel Garicoits (Vascos) en Julio Herrera y Obes 1431; por la de San José y San Maximiliano Kolbe (Conventuales), en Canelones y Héctor Gutiérrez Ruiz; por la del Sagrado Corazón (Seminario), en Soriano 1458; y finaliza en Nuestra Señora del Carmen (Cordón), en 18 de Julio 1531.

Perpetuo Socorro

Conocida como Parroquia de la calle tapes es un Monumento Histórico Nacional de estilo románico bizantino. la piedra fundamental data de 1896. los retablos de cedro se importaron de Bélgica y los vitrales, mármoles y baldosas fueron encargados a talleres alemanes.

Matriz

la Catedral de Montevideo, que posee una imagen característica del neoclasicismo español, ha tenido sucesivas reformas desde su construcción en 1790. la más reciente finalizó en 2010.

Sagrado Corazón

Ubicada en soriano y Javier Barrios amorín, se abrió al culto en 1891 en un predio cedido por la familia Jackson errazquin. el actual párroco, Julio Fernández techera, doctor en historia, contó que la construcción estuvo a cargo del arquitecto italiano, Juan tosi. la bóveda, una de las maravillas del recinto, representa el sagrado Corazón de Jesús con los apóstoles y a su alrededor surgen distintas figuras como Jacinto Vera o ex alumnos del Colegio Seminario

Stella Maris

la parroquia se erigió en Carrasco acompañando el crecimiento del barrio y es resultado del esfuerzo conjunto de la comunidad que recaudó fondos para financiar su construcción que finalizó en 1918. el arquitecto rafael ruano, uruguayo y con estudios en Francia, le dio un estilo neogótico, pero manteniendo la imagen de chalet con techo a dos aguas adecuado a las características del área residencial que la circunda.

Tierra Santa

aquí se encuentran varias de las obras del artista y sacerdote uruguayo Ricardo ramos. el edificio de estilo ecléctico fue fundado en 1919 y posee un sobresaliente campanario.

imagen_pie