Iglesia al día

" El Tiempo de la Creación es un tiempo para renovar nuestra relación con el Creador y con toda su maravillosa obra, la naturaleza, por medio de la celebración, la conversión y el compromiso. "
Tiempo de la Creación

La Iglesia en los medios Río se prepara para recibir a 4 millones de jóvenes

EL OBSERVADOR |

Católicos. La Jornada Mundial de la Juventud empieza el martes próximo

Una estatua de Francisco que está llegando a Río. A Lacerda – EFE

Se calcula que 4 millones de jóvenes se reunirán la semana próxima en Río de Janeiro, donde se llevará a cabo la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ), presidida por el papa Francisco. La concurrencia superará –al menos eso indican los cálculos– a la del Mundial de Fútbol que se celebrará en Brasil en 2014.

La cuenta regresiva marca que faltan seis días para el primer encuentro de Francisco con los jóvenes en la JMJ, una iniciativa de Juan Pablo II que comenzó en 1986 en Roma. La segunda edición de la reunión mundial –y primera fuera de la Ciudad Eterna– se realizó en Buenos Aires en 1987.

De acuerdo con el gobernador Sergio Cabral, se espera la llegada de 4 millones de peregrinos. Un país de casi 200 millones de habitantes, con 74% de católicos, más un vecindario regional que mayoritariamente profesa la misma religión, hará que Río compita con Manila por ser la JMJ más numerosa. En la capital de Filipinas, en 1995, acudieron unos cinco millones de jóvenes en torno al papa Juan Pablo II.

El papa Francisco, que hará su primer viaje a América Latina como Sumo Pontífice, no ha escondido su entusiasmo (además de tomar lecciones de portugués). “Que se preparen a partir a Río de Janeiro. ¡Yo también me estoy preparando!”, dijo el domingo 7 de julio después del ángelus, en la plaza de San Pedro. “Caminemos juntos hacia esta gran fiesta de fe. ¡Que la Virgen nos acompañe!”, agregó. El último domingo, ya en Castelgandolfo, dijo que rezaba por todos los jóvenes que irían a su encuentro.

Favelas para peregrinos

La JMJ en Río de Janeiro, una ciudad que serpentea sobre una bahía de hermosas playas y morros que ondulan sobre la costa, tendrá como punto central de sus actividades la playa de Copacabana, zona emblemática de la urbe, al igual que la catedral de Sumaré y el Campus Fidei, área descampada fuera de la ciudad donde tendrá lugar la vigilia del sábado 27 al domingo 28, y donde se realizará la misa final.

La presencia de un papa argentino hará aun más numerosa la asistencia de jóvenes de ese país. Los organizadores aseguran que viajarán a Río 40 mil católicos argentinos, los más numerosos entre las delegaciones extranjeras. Los españoles serán 3.000, entre ellos 13 obispos, según la Conferencia Episcopal Española. Se calcula que los uruguayos presentes serán más de 1.500.

Colegios, escuelas, institutos, centros deportivos, clubes, centros militares, y hasta el mismo sambódromo, alojarán a los peregrinos que, literalmente, acamparán en Río de Janeiro para seguir los pasos del papa y los eventos organizados por la JMJ. Y, a falta de espacio y lugar para los jóvenes, las favelas también armaron alojamientos para ellos, tanto en el sur de la ciudad –la parte más turística– como en el norte. Entre las favelas entusiasmadas por la JMJ, se encuentra la de Varginha, que en su momento llegó a ser tildada como la “franja de Gaza” por su peligrosidad, y que será visitada por el papa Francisco.

Seguridad reforzada

El arzobispo de Río de Janeiro, Orani João Tempesta, ha llevado tranquilidad a los peregrinos y ha asegurado que las autoridades le garantizaron la seguridad de la JMJ. “Esto no genera ninguna preocupación en el sentido de la seguridad de las personas porque las manifestaciones se han dado en lugares muy específicos de la ciudad”, explicó.

De cualquier modo, la seguridad en la cidade maravilhosa será reforzada, en particular para seguir los pasos del papa Francisco. El gobierno brasileño ha decidido aumentar de 8.500 a 10.266 los soldados –del Ejército, Marina y Fuerza Aérea– que se desplegarán por la urbe para velar por la JMJ. Además, cuando el papa viaje el miércoles 24 a la basílica de Nuestra Señora Aparecida, en el estado de San Pablo, un total de 4.040 soldados estarán a cargo de su seguridad.

El despliegue será “la mayor operación policial jamás realizada en la historia de la ciudad”, según dijo a AFP el secretario adjunto de grandes eventos de Río de Janeiro, Roberto Alzir Dias Chaves.

A los 12 mil efectivos que hay normalmente en la ciudad se les agregarán otros 7.000, que se sumarán a los 1.700 policías de élite de la Fuerza Nacional, los de la policía civil, de carreteras y la federal.

“Estamos esperando un evento pacífico, pero estamos preparados para actos de violencia”, subrayó Dias Chaves. (Basado en Aceprensa y AFP) l

Cifra

176

Estadios. El Campus Fidei en Guaratiba, donde serán la vigilia y la misa final, está dividido en 22 lotes. Cada uno equivale a siete estadios Maracaná.

Agenda papal

LLEGADA. El papa llega a Río el lunes 22 a la hora 16. Tendrá una recepción oficial y se retirará a su hospedaje, la Residencia de Sumaré, donde se alojó Juan Pablo II cuando visitó Brasil. Allí residirá junto con su comitiva, de unas 40 personas.

APERTURA. La JMJ comenzará oficialmente el martes 23 a las hora 16, con una misa presidida por el cardenal Orani Tempesta, arzobispo de Río.

APARECIDA. El miércoles, el papa irá al santuario de Nuestra Señora Aparecida, en San Pablo. venerará la imagen, celebrará misa y almorzará con obispos de la zona. De regreso a Río, visitará el hospital San Francisco de Asís.

ACOGIDA. El jueves le entregarán las llaves de la ciudad, bendecirá las banderas olímpicas y visitará una favela. A la hora 18 será la acogida de los jóvenes, en Copacabana.

VÍA CRUCIS. El papa irá el viernes a una cárcel, saludará al comité organizador y almorzará con jóvenes. A las 18 presidirá un vía crucis en Copacabana.

VIGILIA. El sábado concelebrará misa con obispos y sacerdotes brasileños en la catedral de San Sebastián. Se reunirá con políticos y almorzará con cardenales. Por la tarde presidirá una vigilia de oración en el Campus Fidei.

ENVÍO. Tras pasar la noche en el Campus Fidei, los jóvenes asistirán a una misa presidida por el papa el domingo. Antes de partir rumbo a Roma, recibirá a los voluntarios de la JMJ.