Iglesia al día

" El Tiempo de la Creación es un tiempo para renovar nuestra relación con el Creador y con toda su maravillosa obra, la naturaleza, por medio de la celebración, la conversión y el compromiso. "
Tiempo de la Creación

Noticeu “Rehabilitar la dignidad de la política”: Dos políticos uruguayos participaron en encuentro organizado por la CAL y el CELAM 

Celam cal

 

Alrededor de 80 obispos y políticos católicos de Latinoamérica se reunieron en Bogotá, convocados por el Papa Francisco,  para participar en el “Encuentro de católicos que asumen responsabilidades políticas al servicio de los pueblos latinoamericanos” que, promovido por la Pontificia Comisión para América Latina (CAL), y el Consejo Episcopal Latinoamericano (CELAM), tuvo lugar del 1 al 3  de diciembre, en la sede de la Conferencia Episcopal Colombiana.

De Uruguay participaron el Diputado Rodrigo Goñi Reyes y el Intendente de Florida, Carlos Enciso, ambos del Partido Nacional.


VIDEO MENSAJE DEL PAPA

Al inicio del encuentro se transmitió un video mensaje del Papa Francisco de 30 minutos de duración, se dice que el más largo hasta hora emitido durante su Pontificado. En su video mensaje el Santo Padre subrayó que la política es “un servicio de sacrificio y entrega, al punto tal que a veces se puede considerar a los políticos como ‘mártires’ de causas para el bien común de sus naciones”. Acotó que “la referencia fundamental de este servicio, que requiere constancia, empeño e inteligencia, es el bien común, sin el cual los derechos y las más nobles aspiraciones de las personas, de las familias y de los grupos intermedios en general no podrían realizarse cabalmente, porque faltaría el espacio ordenado y civil en los cuales vivir y operar”. Advirtió, no obstante, del peligro de que la política intente “regir todas las dimensiones de la vida de las personas, incluso recayendo en formas de autocracia y totalitarismo”. En este sentido puntualizó que “todo poder que no esté ordenado al servicio se degenera”. “Tengan todos ustedes la seguridad de que la Iglesia Católica alaba y estima la labor de quienes, al servicio del hombre, se consagran al bien de la cosa pública y aceptan las cargas de este oficio”, afirmó.

Asimismo, mostró el convencimiento de que “todos sentimos la necesidad de rehabilitar la dignidad de la política”. “Si me refiero a América Latina, ¡cómo no observar el descrédito popular que están sufriendo todas las instancias políticas, la crisis de los partidos políticos, la ausencia de debates políticos de altura que apunten a proyectos y estrategias nacionales y latinoamericanas que vayan más allá de las políticas de cabotaje!”.

El Santo Padre describió como uno de los principales problemas que sufre la política hoy día la “falta la formación y el recambio de nuevas generaciones políticas” y por eso, “los pueblos miran de lejos y critican a los políticos y los ven como corporación de profesionales que tienen sus propios intereses o los denuncian airados, a veces sin las necesarias distinciones, como teñidos de corrupción”.

“No nos contentemos con la poquedad de la política: necesitamos dirigentes políticos capaces de movilizar vastos sectores populares en pos de grandes objetivos nacionales y latinoamericanos. Conozco personalmente a dirigentes políticos latinoamericanos con distinta orientación política, que se acercan a esta figura ideal”, sostuvo.

En el video, el Papa Francisco indicó que “no se puede descuidar una educación integral, que comienza en la familia y se desarrolla en una escolarización para todos y de calidad” y pidió fortalecer “el tejido familiar y social”.

“Tenemos que encaminarnos hacia democracias maduras, participativas, sin las lacras de la corrupción, o de las colonizaciones ideológicas, o las pretensiones autocráticas y las demagogias baratas”, sostuvo.

“Levantemos nuevamente muy en alto y muy concretamente la exigencia de una integración económica, social, cultural y política de pueblos hermanos para ir construyendo nuestro continente, que será todavía más grande cuando incorpore ‘todas las sangres’, completando su mestizaje, y sea paradigma de respeto de los derechos humanos, de paz, de justicia. No podemos resignarnos a la situación deteriorada en que con frecuencia hoy nos debatimos”.

El Papa Francisco planteó la inquietud de por qué apenas existen políticos católicos en América Latina. “Se nota la ausencia de corrientes fuertes que estén abriendo camino al Evangelio en la vida política de las naciones”, reflexionó.

“Hay muchos que se confiesan católicos –y no nos está permitido juzgar sus conciencias, pero sí sus actos–, que muchas veces ponen de manifiesto una escasa coherencia con las convicciones éticas y religiosas propias del Magisterio católico”.

Pero también “hay otros que viven de modo tan absorbente sus compromisos políticos que su fe va quedando relegada a un segundo plano, empobreciéndose, sin la capacidad de ser criterio rector y de dar su impronta a todas las dimensiones de vida de la persona, incluso a su praxis política”, resaltó.

A este respecto, pidió reconocer la misión del laico en la esfera pública y afirmó que “muchas veces hemos caído en la tentación de pensar que el así llamado ‘laico comprometido’ es aquel que trabaja en las obras de la Iglesia y/o en las cosas de la parroquia o de la diócesis y poco hemos reflexionado cómo acompañar a un bautizado en su vida pública y cotidiana; y cómo se compromete como cristiano en la vida pública”.

“Sin darnos cuenta –continúa– hemos generado una élite laical creyendo que son ‘laicos comprometidos’ solo aquellos que trabajan en cosas ‘de los curas’ y hemos olvidado, descuidado, al creyente que muchas veces quema su esperanza en la lucha cotidiana por vivir su fe”, señaló.

“Estas son las situaciones que el clericalismo no puede ver, ya que está muy preocupado por dominar espacios más que por generar procesos. Por eso, debemos reconocer que el laico por su propia realidad, por su propia identidad, por estar inmerso en el corazón de la vida social, pública y política, por estar en medio de nuevas formas culturales que se gestan continuamente tiene exigencias de nuevas formas de organización y de celebración de la fe”.

Por último, el Pontífice exhortó a que los laicos “no queden indiferentes a la cosa pública, ni replegados dentro de los templos, ni que esperen las directivas y consignas eclesiásticas para luchar por la justicia, por formas de vida más humana para todos”, sino que por ellos mismos sean capaces de hacer visible su misión desde la fe.

Goñi y Enciso

Foto tomada de la cuenta de Twitter del Diputado Goñi Reyes

FUENTES DE SUFRIMIENTO

Uno de los ponentes del Encuentro fue el uruguayo Dr. Guzmán Carriquiry, Secretario de la Pontificia Comisión Para América Latina. Su ponencia versó sobre los desafíos de la política en el continente Latinoamericano a la luz del magisterio del Papa Francisco.

Señalando el riesgo de la neo colonización advirtió que hay varias fuentes de sufrimiento para la ciudadanía que desde la política se debe afrontar como la pobreza, la violencia, las migraciones entre otras. En esta linea indicó que “será imposible erradicar la violencia (…). Cuando la sociedad –local, nacional o mundial – abandona en la periferia una parte de sí misma, no habrá programas políticos ni recursos policiales o de inteligencia que puedan asegurar indefinidamente la tranquilidad”. “No es solo porque la miseria y la inequidad provocan la reacción violenta, sino porque el sistema social y económico es injusto y violento en su raíz”, puntualizó.

CONCLUSIONES DEL ENCUENTRO

Las conclusiones del encuentro de obispos y políticos católicos fueron presentadas por el Presidente de la Pontificia Comisión para América Latina, Cardenal Marc Ouellet:

  • Sincronizar recursos espirituales, intelectuales y materiales para una cultura del encuentro, de tal manera que la política tenga asistencia de la Iglesia desde el compromiso pastoral, para una irradiación mayor de la comunión católica en el continente, por la multiplicación de experiencias de dialogo entre pastores y políticos.
  • Desde las periferias en las que tiene puesta su mirada el Papa Francisco y la perspectiva de misión, buscar con los pobres y desde los pobres un sentido nuevo de humanidad de fraternidad y solidaridad, que se origine desde la conversión, tanto de los políticos como de los obispos.
  • Es la hora de América Latina ad extra, hacia afuera, para extender el testimonio del continente cristiano, en voz del Papa Francisco liderando un movimiento ecológico integral y global para la protección de la casa común. Buscando así conectar con todos, construir la paz entre los pueblos y dar a conocer a Jesucristo.
  • Lograr que el continente Latinoamericano no se deje colonizar por las ideologías y por la ideología de género en particular, pero que tenga una estrategia creativa, propositiva, desde familias reales, unidas, verdaderas iglesias domésticas.

El Cardenal Ouellet indicó que entre la Pontificia Comisión Para América Latina CAL y el CELAM se realizará un estudio estratégico de seguimiento cumpliendo así lo solicitado por los asistentes.

El Presidente de la CAL destacó la importancia de invitar a los obispos a no tener miedo a los políticos, porque estos piden ayuda para poder profesar públicamente su fe y recibir asistencia para ejercer la política como bien común en favor de los pueblos.

En el cierre del evento el Cardenal Rubén Salazar, Presidente del CELAM, agradeció la participación y el trabajo realizado. Retomando aspectos medulares de lo abordado resaltó que participar en la “sucia política sin ensuciarse”, logrando que la misma alcance su genuina vocación y ser “la expresión más alta de la caridad”, es el desafío de los católicos en el mundo político del siglo XXII.

Fuentes: www.celam.org y www.aciprensa.com