Iglesia al día

" El Tiempo de la Creación es un tiempo para renovar nuestra relación con el Creador y con toda su maravillosa obra, la naturaleza, por medio de la celebración, la conversión y el compromiso. "
Tiempo de la Creación

La Iglesia en los medios Rector de la Universidad Católica advierte sobre “espíritu de chacras” en la institución y tilda a la Udelar de “profesionalista” y “aislada” 

SEMANARIO BUSQUEDA |

http://www.busqueda.com.uy/node/1188548

La Universidad Católica del Uruguay (UCU) tiene “un problema de fragmentación en el funcionamiento: chacrismo o culturas de chacra, para usar una expresión popular”, y eso “también tiene que ver con aspectos idiosincráticos, sobre todo el fuerte individualismo uruguayo y la falta de sentido de cuerpo; o con experiencias personales, como la cultura universitaria de la Udelar (la Universidad de la República)”, caracterizada por una tradición “profesionalista y de facultad aislada”.

Esto planteó el nuevo rector de la institución, el padre Julio Fernández Techera, en una carta dirigida a los profesores y personal de la universidad, fechada el miércoles 17, a la que tuvo acceso Búsqueda.

“Chacras hay entre sectores o vicerrectorías, entre los servicios dentro de esas áreas, entre facultades y dentro de las mismas, entre departamentos e institutos”, escribió Fernández Techera, doctor en Filosofía y Ciencias de la Educación, y desde el 29 de noviembre de 2016, rector de la UCU. “Estos cinco meses de conocimiento de la universidad, que aún es limitado, me han confirmado en esa opinión”.

Para el sacerdote, el desafío más “difícil” es generar “dinámicas de colaboración” en el área académica, tanto en la enseñanza como en la investigación y la organización de actividades de extensión”.

Fernández Techera adjudicó esa situación a dos tipos de “dificultades”: una de organización presupuestal y administrativa, que estimó “más fácil de solucionar”, y otra de índole académica y profesional, que, según dijo, obedece a un “desconocimiento de las otra áreas de la universidad, prejuicios, profesionales, cultura e inercia institucional de las facultades”.

“Ese segundo tipo de dificultad es más difícil de cambiar y requiere un trabajo sostenido para superar esas divisiones”, afirmó el rector de la UCU y ex director del Colegio Seminario.

Fernández Techera redactó la misiva en el marco de la XX Asamblea General de la Asociación de Universidades Confiadas a la Compañía de Jesús en América Latina (Ausjal). Durante ese encuentro, que tuvo lugar en la Universidad Católica de Pernambuco (Brasil), del 15 al 17 de mayo, los rectores de más de 30 centros de estudios superiores del continente también analizaron la crisis política y económica que atraviesa Venezuela y “el papel que deben jugar las universidades” para favorecer un “cambio democrático” en el país caribeño, según dijeron a Búsqueda fuentes académicas.

Repensar el modelo universitario.
En su carta —que menciona el concepto de “chacra” seis veces en 10 párrafos—, el rector de la Universidad Católica relacionó “algunos elementos que favorecen la fragmentación” de la institución que dirige con “aspectos idiosincráticos, sobre todo el fuerte individualismo uruguayo y la falta de sentido de cuerpo”. Y allí agregó: “O con experiencias personales, como la cultura universitaria de la Udelar, que ha sido la única del país por más de cien años y de la que proviene la mayoría del personal académico de la UCU, una cultura profesionalista y de facultad aislada”.

“Nos falta conocer mejor otras formas universitarias o estar abiertos a ellas”, afirmó Fernández Techera, para quien “este espíritu de chacra se manifiesta en cuestiones grandes, como puede ser el no tener en cuenta otros departamentos o facultades al elaborar un nuevo plan de estudios; y en cuestiones pequeñas, como por ejemplo la forma en que se quiere aparecer en la web universitaria, los criterios para inscribir a los alumnos de una facultad, las formas de evaluación”.

Continuó: “Al criticar la fragmentación que vivimos en la universidad, puede pasar que algunos teman una orientación uniforme y rígida en nuestra casa. (…) Lo que ocurre cuando somos rígidos en nuestras orientaciones es que, si no es posible mantener la unidad, la dejamos de lado y nos vamos hacia las chacras”.

Explicó que “generar una cultura universitaria distinta —abierta, flexible y de cuerpo— es uno de los retos” de la institución. “Sobre todo en un momento en que la realidad nos obliga a repensar nuestro modelo de universidad”, añadió en nombre del gobierno central de la UCU.

“Buen Espíritu”.
Según insistió Fernández Techera en su carta, “es fundamental estar alerta ante ese espíritu de chacras”. “Ser conscientes de ello es el primer paso para combatirlo y actuar”, señaló.

El sacerdote se explayó luego en términos teológicos: “Como enseña San Ignacio con respecto a lo que proviene del mal espíritu, hay que actuar agere contra, haciendo lo contrario a lo que este nos sugiere”.

“Ojalá que el Buen Espíritu, cuya fiesta grande celebraremos la próxima solemnidad de Pentecostés, el 4 de junio, nos ayude a combatirlo porque eso redundará en un mejor trabajo, en un mejor ambiente laboral y en un mejor servicio a todos”, dijo.

Anunció en ese sentido que en junio próximo la UCU organizará un “taller largo de design thinking” con unos 70 miembros de la comunidad universitaria. El objetivo es “soñar y trabajar en esa universidad que necesitan nuestros estudiantes, académicos y el país en su conjunto”, apuntó el también ex director del Departamento de Educación de la UCU.

“Será una oportunidad para pensar la universidad como un cuerpo” y “así lograremos construir esa nueva cultura propia”, auguró el rector Fernández Techera, quien colabora además con la Fundación Sophia, un proyecto impulsado por el cardenal Daniel Sturla para rescatar a los colegios católicos que atraviesan aprietos económicos.

Con 8.000 estudiantes en sus aulas, la UCU es la universidad privada más antigua de Uruguay, confiada a la Compañía de Jesús el 5 de marzo de 1985 —autorizada por decreto el 22 de agosto de 1984—, la más extendida geográficamente y la principal obra de la Iglesia católica en la educación superior.

En el ámbito eclesial, el 25 de enero de 1985 la Sagrada Congregación para la Educación Católica decretó la constitución de la Universidad Católica del Uruguay “Dámaso Antonio Larrañaga”. Su Santidad el papa Juan Pablo II expresó su apoyo a la institución en ocasión de la visita ad limina de los obispos uruguayos a Roma, en enero de 1985. Su primer rector fue el padre Luis del Castillo.