Iglesia al día

" En esta noche resuena la voz de la Iglesia: «¡Resucitó de veras mi amor y mi esperanza!». Es otro “contagio”, que se transmite de corazón a corazón, porque todo corazón humano espera esta Buena Noticia. Es el contagio de la esperanza: «¡Resucitó de veras mi amor y mi esperanza! "
Papa Francisco

Noticeu ¿Qué laicidad necesitamos en Uruguay? plantea Mons. Pablo Galimberti

galimbertipablo

¿No habrá llegado el momento de revisar en nuestro país, qué laicidad necesitamos?, plantea el Obispo de Salto, Mons. Pablo Galimberti, el abordar el referido tema en su columna semanal en el Diario “Cambio”.

El Obispo destaca que en nuestro país “una laicidad rígida ha producido un engañoso `silencio´ frente al fenómeno religioso de los uruguayos´” y un “comportamiento de autocensura”.

Recuerda, en este sentido, que un obispo ya fallecido definía esta “laicidad a la uruguaya” como “ignorancia religiosa obligatoria”. Ejemplificó su afirmación narrando el siguiente episodio ocurrido en el templo del Cerrito de la Victoria en Montevideo. “El párroco vio llegar al templo a un grupo de escolares con su maestra. Visitaban algunos edificios importantes del barrio. El sacerdote saludó y se ofreció a la maestra guía de un templo declarado monumento del paisaje montevideano por la Sociedad de Arquitectos del Uruguay. La respuesta fue: ¡no, gracias, somos de la escuela laica!».  “Conclusión: laicidad a la uruguaya igual a ¡ignorancia!”, subraya Mons. Galimberti.

“Nuestra Constitución establece que `el estado no sostiene religión alguna´ (Art. 5). El texto es claro”, admite el Pastor pero señala que “requiere una cabeza abierta en su aplicación” porque una religión “se `encarna´ y se hace parte del tejido social e histórico de una comunidad”. “La escueta letra de la ley resulta insuficiente para abarcar la diversidad de situaciones: una fe o sentimiento se exteriorizan y ritualizan y el pueblo festeja con cantos, danzas o peregrinaciones. El `culto´ a Dios se asume´en los colores, ritmos y lenguaje de cada lugar, haciéndose parte viva de la `cultura`”, puntualiza.

«Francia, tan influyente en nuestra cultura, ha evolucionado con respecto a la laicidad», destaca el Obispo y plantea si no será momento de revisar qué laicidad necesitamos los uruguayos.

 

¿Qué laicidad necesitamos? 

Mons. Pablo Galimberti

Nuestra Constitución establece que “el estado no sostiene religión alguna” (Art. 5). El texto es claro. Pero requiere una cabeza abierta en su aplicación. Por ej. si un templo (de la iglesia que sea) es declarado patrimonio histórico por obras de arte en su interior, seguramente podría recibir alguna ayuda para su restauración cuando se requiera. El ministerio de turismo podría incluirla en una ruta turística. Abundan ejemplos. Señal de que la sola letra de la ley es insuficiente. En el ejemplo que pongo, la ayuda del estado no es con un fin formalmente religioso.

Una religión, hablo como católico, se “encarna” y se hace parte del tejido social e histórico de una comunidad. Puede abrir un centro de enseñanza que involucra alumnos y sus familias. Construye una ermita en la cumbre de un cerro. Venera a la Virgen de los Treinta y Tres en Florida, donde los patriotas juraron liberar la patria. Sale en procesión en la fiesta de un santo, caso de San Cono en Florida. Todo esto tiene impacto público. Requiere interactuar con Intendencias, etc.

La escueta letra de la ley resulta insuficiente para abarcar la diversidad de situaciones: una fe o sentimiento se exteriorizan y ritualizan y el pueblo festeja con cantos, danzas o peregrinaciones. El “culto” a Dios se asume los colores, ritmos y lenguaje de cada lugar, haciéndose parte viva de la “cultura”.

Una laicidad rígida ha producido un engañoso “silencio” frente al fenómeno religioso de los uruguayos. El ex presidente Jorge Batlle lo pintó de modo caricaturesco. Como si por ser unos de Nacional, otros de Peñarol, Defensor, etc. se resolviera: de fútbol no se habla, “no existe”. Absurdo. Si no me gusta un deporte, una religión o un tipo de manifestación artística, por ej. el teatro, ¿sería razonable ignorarlo, desconociendo que existen grupos, escuelas y muchos entusiastas?

Esta ha sido, muchas veces, el comportamiento de autocensura de los uruguayos. En una ocasión el canal oficial presentaba la navidad cristiana en el mundo. Al finalizar, la periodista dijo: de nuestro país, como somos un país laico, no vamos a decir nada!

Un obispo uruguayo ya fallecido definía esta “laicidad a la uruguaya” como “ignorancia religiosa obligatoria”. Lo confirmo con una anécdota ocurrida en el templo del Cerrito de la Victoria en Montevideo. El párroco vio llegar al templo a un grupo de escolares con su maestra. Visitaban algunos edificios importantes del barrio. El sacerdote saludó y se ofreció a la maestra guía de un templo declarado monumento del paisaje montevideano por la Sociedad de Arquitectos del Uruguay. La respuesta fue: ¡no, gracias, somos de la escuela laica! Conclusión: laicidad a la uruguaya igual a ¡ignorancia!

Francia, tan influyente en nuestra cultura, ha evolucionado con respecto a la laicidad. En el 2001 el ministro de educación nacional Jack Lang solicitó ayuda a Régis Debray. Le decía: “Me parece necesario replantear el lugar dado a la enseñanza del hecho religioso, en el marco laico y republicano”. Le confiaba a Debray esta colaboración, ya que este acababa de publicar el libro “Dios, un itinerario”. “Usted podrá solicitar el apoyo de la inspección general de la Educación nacional, particularmente los grupos de historia, geografía, filosofía, letras, arte… Igualmente podrá tomar contacto con las autoridades religiosas competentes”.

¿No habrá llegado el momento de revisar en nuestro país, qué laicidad necesitamos?

Columna publicada el viernes 28 de abril en el Diario «Cambio»