Iglesia al día

" El Tiempo de la Creación es un tiempo para renovar nuestra relación con el Creador y con toda su maravillosa obra, la naturaleza, por medio de la celebración, la conversión y el compromiso. "
Tiempo de la Creación

La Iglesia en los medios Prestadores de salud deben garantizar la posibilidad de abortar, dentro o fuera de sus servicios

180.COM.UY |

 

El Círculo Católico y el Hospital Evangélico presentaron su objeción de ideario para cumplir con el procedimiento de interrupción de embarazo que consagra la ley 18.897. Desde la Junta Nacional de la Salud se advirtió que tener profesionales que atiendan los abortos, dentro o fuera de la institución, es responsabilidad de los prestadores de salud, no del Ministerio.

La norma, reglamentada hace dos semanas, despenalizó la interrupción del embarazo hasta las 12 semanas de gestación cuando se cumplen determinados pasos que marca la ley. Las instituciones tenían 15 días para hacer la objeción de ideario. El Círculo Católico y el Hospital Evangélico lo hicieron en plazo.

El presidente de la Junta Nacional de la Salud (JUNASA), Luis Gallo, dijo a No toquen nada que las instituciones deberán asegurar la atención. “Las dos instituciones van a brindar los servicios a las usuarias que lo requieran. Tienen dos mecanimos. Uno: si la usuaria tiene problemas asistenciales y quiere irse de la institución, hace un trámite en la Junta y se cambia, argumentando exactamente esa razón. A las usuarias que quieran seguir asistiéndose en las instituciones les van a brindar los servicios en otras instituciones”, explicó.

La ley también consagró otro tipo de objeción: la de conciencia. Esta refiere solo a los médicos. Gallo dijo que en la Junasa y el MSP desconocen la cantidad de médicos que presentaron objeción de conciencia. La responsabilidad de contar con un ginecólogo que realice el proceso correrá por cuenta de las instituciones.

“Nosotros lo que tenemos que hacer es garantizarle a las usuarias que todas las instituciones tendrán ginecólogos para realizar la interrupción voluntaria del embarazo. Eso es lo que nosotros tenemos que controlar, no si los ginecólogos quieren o no. La responsabilidad de las instituciones es que si no tienen, tendrán que contratar a alguien que sí haga la interrupción voluntaria. Por ejemplo, no todas las instituciones tienen tomografía computada o resonancia magnética pero si el usuario necesita esos estudios, la institución debe proporcionárselo. Esto es lo mismo”, afirmó.