Iglesia al día

" Me alegra que el tema elegido por la familia ecuménica para la celebración del Tiempo de la Creación 2020 sea 'Jubileo de la Tierra', precisamente en el año en el que se cumple el cincuentenario del Día de la Tierra "
Papa Francisco

La Iglesia en los medios Presidente filipino llama “estúpido” a Dios y enoja a cristianos

MONTEVIDEO PORTAL |
http://www.montevideo.com.uy/Noticias/Presidente-filipino-llama-estupido-a-Dios-y-enoja-a-cristianos-uc687224

Rodrigo Duterte criticó la historia de Adán y Eva, así como el concepto bíblico del pecado.

“El dios de ustedes no es el mío, porque es un dios estúpido”, afirmó el mandatario filipino durante un acto público en la aldea de Cagayan, según recoge el periódico local Manila Times.

El insulto se suma a las palabras pronunciadas días atrás en un discurso televisado, donde Duterte mostraba un comportamiento poco amable para con el dos de los cristianos.

“Creaste un paraíso perfecto ¿Por qué hiciste que una serpiente les diera una manzana (a Adán y Eva) y los tentara? Se preguntó en aquella ocasión “¿Quién ese ese dios estúpido que destruye la calidad de su trabajo?”, prosiguió.

Las palabras de Duterte no resultaron simpáticas en Filipinas, país de 104 millones de habitantes, 80% de los cuales son católicos.

La reacción no se hizo esperar, y varios miembros del alto clero local salieron al cruce de los dichos del mandatario. “No queremos un presidente vulgar y sin modales”, escribió en Facebook Broderick Pablillo, obispo auxiliar de Manila. Asimismo, el obispo Noel Pantoja, director nacional del Consejo de Iglesias Evangélicas de Filipinas, se manifestó “ofendido” por las palabras del presidente.

Harry Roque, vocero de Duterte, salió en defensa del jefe de estado y aseguró que sus palabras respondían a convicciones personales, y recordó las versiones que sugieren que Duterte habría sido abusado de niño por un sacerdote.

Duterte ha estado en numerosas ocasiones en el ojo de la tormenta, tanto por sus palabras como por sus acciones. En la actualidad lleva acabo una guerra contra el narcotráfico, en cuyo marco recomendó el asesinato liso llano, al margen de todo proceso judicial.

Asimismo, reconoció haber apuñalado a un adolescente, y lamentó que años atrás -cuando era alcalde Manila -sus subalternos violaran y mataran a una monja extranjera sin “invitarlo” a participar.