Iglesia al día

" En este tiempo de pandemia, que dejó sin efecto o en suspenso tantos proyectos personales y colectivos... damos, en primer lugar, gracias a Dios por todo lo bueno que hizo surgir en los corazones de hombres y mujeres de nuestra tierra. En todo ello encontramos motivos de esperanza. "
Mirando con Dios este tiempo

La Iglesia en los medios ¿Por qué se arma el arbolito de navidad el 8 de diciembre?

EL PAÍS | Suplemento Eme De Mujer |

En muchas familias el armado del arbolito de Navidad el 8 de diciembre es una tradición. En Eme de Mujer queremos contarte de dónde proviene la tradición y por qué se arma ese día.

Para el cristianismo el 8 es el día de la Virgen, aunque originalmente la fecha también tenía que ver con el nacimiento de Frey, dios celta del sol y la fertilidad.

El árbol de navidad significa el amor de dios a través de su forma triangular que simboliza a la santísima trinidad. Los chirimbolos, que originalmente eran manzanas, por recordar al fruto que Adán y Eva comieron en el pecado original. Originalmente, el árbol pertenecía a los celtas, quienes cuando el roble perdía las hojas lo adornaban con muérdago para celebrar el comienzo del invierno el 21 de diciembre.

Las creencias paganas establecen que los chirimbolos rojos, son para la pasión; los dorados para la riqueza; los blancos para la paz, los azuelas para la tranquilidad; los amarillos para el éxito, lo naranjas para la alegría y los verdes para la esperanza.

En tanto, para los creyentes los colores tienen otros significados, ya que cada esfera representa los rezos que se hacen en la época: los rojos son peticiones, los plateados agradecimiento, los dorados alabanza y los azules arrepentimiento.

Por su parte, las luces navideñas han surgido reemplazando a las velas, que simbolizan la luz de cristo. Al estar unidas, representan la unión de las familias y los seres queridos.

Tradicionalmente el árbol comenzaba a armarse el 8 de diciembre y se terminaba el 24 de diciembre con la colocación de la estrella en la punta, la cual simbolizaba a la estrella de Belén que guió a los reyes magos hasta el niño Jesús.