Iglesia al día

" El amor al otro por ser quien es, nos mueve a buscar lo mejor para su vida. Sólo en el cultivo de esta forma de relacionarnos haremos posibles la amistad social que no excluye a nadie y la fraternidad abierta a todos. #FratelliTutti "
@Pontifex

La Iglesia en los medios Pastor en PIT-CNT por Convivencia Ciudadana

LA REPÚBLICA |

El trabajo como formación

El trabajo es el sostén de la identidad y es necesario para realizarnos como persona, definió el pastor Ademar Olivera en un encuentro en la sede del PIT-CNT.

En el “Encuentro de Convivencia Ciudadana y los Trabajadores”, el pastor metodista Ademar Olivera (ciudadano ilustre de Montevideo) presentó “desde una perspectiva humana y cristiana” el documento titulado “¿Cuánto incide el trabajo en la convivencia social?”.

Expresa que “el trabajo es la vocación del ser humano. Por medio del trabajo colaboramos con Dios en la tarea de permanente creación y re-creación. Como hecho humano el trabajo permite crear algo que no estaba; crea para favorecer la vida. El ‘buen vivir’ se refiere a la calidad de vida, vivir en condiciones dignas, en armonía y equilibrio con el resto de la comunidad y con la naturaleza; y también supone encontrar el sentido de la existencia”.

Estima que “el trabajo es un medio para la realización individual. Es un sostén básico de la identidad, del ‘quién soy’ de cada persona. Nuestra identidad está ligada al oficio, a la profesión que ejercemos. El trabajo es una necesidad no solo para sobrevivir, sino para realizarse como persona. En la medida que satisface y afirma la autoestima, el trabajo es un factor importante para ‘sentirse bien’, ser feliz, y ello afecta no solo al trabajador sino también a su familia”.

Asimismo, para Olivera “la desocupación tiene efectos en lo subjetivo de las personas y moldea los vínculos familiares y sociales. Los correlatos del desempleo son la exclusión y la marginalidad. Cuando es prolongado, se pierde la razón para vivir, siendo caldo de cultivo de la violencia. Decía Juan Calvino: ‘Quitarle el trabajo a una persona es como cortarle las venas’”.