Iglesia al día

" El Tiempo de la Creación es un tiempo para renovar nuestra relación con el Creador y con toda su maravillosa obra, la naturaleza, por medio de la celebración, la conversión y el compromiso. "
Tiempo de la Creación

La Iglesia en los medios “Para mí es un honor poder ayudar a los cristianos de Irak

EL OBSERVADOR |

Es testigo de los mayores horrores de los extremistas, pero es feliz y no piensa irse

para-mi-es-un-honor-poder-ayudar-a-los-cristianos-de-irak_243822

Montes es misionero del Instituto del Verbo Encarnado.

De tonada porteña, el padre Luis Montes vive en la capital de Irak desde hace cuatro años, pero lleva casi 20 en Medio Oriente. Desde hace dos meses avanzan por Irak y Siria los extremistas del Estado Islámico, que obligan a la gente a convertirse al islam o pagar una alta suma de dinero para salvarse de la muerte. Este terror no ha llegado a Bagdad, donde sí se ven las primeras familias de refugiados que huyeron de los pueblos ya colapsados del Kurdistán. El dolor y la violencia son tremendos, pero la fortaleza y la fe son superiores.

¿Han ido refugiados a Bagdad?

Acaban de llegar. En la primera oleada fueron a los lugares más cercanos, sobre todo al Kurdistán. Pero como los pueblos ahí están atestados –han duplicado su población–, los que pueden comenzaron a venir a Bagdad. Llegaron 130 familias y no sabemos cuántas más van a venir, calculamos que serán muchísimas porque no se sabe qué hacer con ellos en el norte. Se están pidiendo escuelas y lugares públicos para poner a los refugiados.

¿En qué situación están los del norte?

Hay una doble situación: los que están en conventos, escuelas o iglesias están pasablemente bien. Pasablemente, porque abandonaron todo y se fueron con sus hijos y nada más, no tienen dinero, trabajo ni nada, pero al menos están bajo techo, reciben alimentos y algo de atención médica. Los que están peor son los que no encontraron lugar –porque no lo hay– y viven en la calle. Para ellos es mucho más grave.

¿Por qué han huido?

Sencillamente, cuando estos terroristas toman una ciudad le dicen a los cristianos que paguen el impuesto por no ser musulmanes o, de lo contrario, los matan. Así, literalmente. El impuesto es impagable y no les queda otra opción que irse. Si no pagan, los matan.

¿Y los matan efectivamente?

Sí, hubo cantidad de casos. Y no solo asesinados; asesinados de forma brutalísima y llevados como propaganda. Hablo de decapitaciones de adultos y de niños, de secuestros de miles de mujeres, violaciones y venta de miles de ellas. Las venden para ser esposas de otros o las entregan a los soldados como premio. Niños de 10 años decapitados y puestas sus cabezas en picas. Lo que se ve acá supera lo que se ha visto hasta ahora en la historia. Es el terrorismo llevado al terror y el sufrimiento hasta el límite, hasta disfrutar y hacer propaganda con eso. Es algo que no se puede creer.

¿Esa persecución es contra todos los no sunitas? ¿O hay algo específico contra los cristianos?

Es contra todos los que no entienden el islam sunita como ellos. Entran todos los chiitas y los yazidíes. Contra los cristianos tienen algo específico: el odio contra la cruz de Jesucristo. Los musulmanes niegan que Cristo haya muerto en la cruz, dicen que Dios padre lo cambió y crucificaron a Judas, mientras que Cristo fue elevado al cielo sin ser dañado; no pueden aceptar que un profeta sufra una muerte ignominiosa. La cruz es abominación, la rechazan.

¿Realmente marcan las casas de los cristianos?

Sí, eso está comprobadísimo. Marcan las casas con la letra n, inicial de la palabra “cristiano” en árabe. Eso funciona como un cartel que indica que es propiedad del EI.

Algunos encontraron un cierto apoyo en musulmanes que los defendieron, los acompañaron hasta afuera de la ciudad para que estuvieran a salvo, acogieron sus joyas para cuidárselas hasta que regresen y protegieron iglesias de profanaciones. Hubo muchos casos muy hermosos de solidaridad, pero también mucha gente está contando de primera mano que los vecinos son los primeros en amenazarlos y decirles que se vayan, y los primeros en entrar en sus casas cuando se van para llevarse todo lo de valor. Para muchos ha sido una gran desilusión. Por ejemplo, a una amiga nuestra, sus vecinos musulmanes, con los que convivió toda la vida, le dijeron que estaban esperando que entrara el EI para que los echaran. Eso es lo que se está viendo: el vecino con el que compartió una taza de azúcar, aquel al que saludaba todos los días, se transformó en un enemigo.

Convertirse, pagar o huir. ¿Muchos se convierten?

Los que han optado por convertirse dentro de los cristianos son muy, muy pocos, un número casi inexistente. La gran mayoría se ha ido en masa. Hubo pocas deserciones.

¿Cuáles son los efectos sobre la fe cristiana en esos territorios?

La fe se está robusteciendo y la gente se ha mantenido fiel a pesar de las dificultades. Hay peligros para toda la familia, a mucha gente le han dicho que se fueran o la mataban y respondieron que preferían la muerte. En muchos casos los mataron y en algunos los dejaron ir. Aun así a los cristianos que huyen, cuando los logran parar en el camino, no los dejan quedarse con nada. Les roban las alianzas matrimoniales, los aretes en las orejas de los bebés, en algunos casos les sacaron los pasaportes o los documentos y sin ellos no pueden entrar a otro país.

Este sufrimiento se parece mucho a un martirio…

Irak está dando una cantidad impresionante de mártires a la Iglesia. Pero eso viene de antes, aunque recién ahora Irak es noticia. Este país quedó destruido y las fuerzas del mal tomaron el poder. Había matanzas de cristianos todo el tiempo. Lo que pasa es que no al nivel que se maneja ahora. Estamos acostumbrados a que si había un atentado en Bagdad y no había más de 20 muertos, no salía en ningún lado del mundo. Y tal vez habían muerto cinco o seis personas, o había entrado alguien a la casa de un cristiano y había matado a toda la familia… eso era habitual acá y nadie lo sabía. No era una persecución religiosa sistemática, pero sí había quienes la ejercían aprovechando el caos.

Es una de las cosas más duras de vivir acá: ver el sufrimiento de esta gente y la pasividad del mundo y el desconocimiento que hay. Cuando uno conoce gente que se ha muerto, amigos, fieles de la parroquia, y sabe que nadie se va a enterar porque no es un número apropiado de víctimas, se le parte el alma.

¿Aun así piensa quedarse?

La idea es quedarnos con los cristianos mientras ellos estén aquí. Ahora tengo que ir a Argentina, un mes y vuelvo. Nadie cree que acá vaya a pasar como en Mosul, pero si sucede y todos los cristianos son expulsados, nos iríamos con esos cristianos para acompañarlos adonde vayan.

¿Evadirse no es una opción?

Nos han ofrecido ir a otro lado, pero no queremos abandonar a nuestro pueblo. Estamos sufriendo, los tenemos que acompañar.

¿Cómo los aconseja cuando están mal, cuando vienen con esas historias tremendas?

A pesar de las historias absolutamente terroríficas que cuentan, ellos mantienen una fe inquebrantable. Lo cuentan, piden ayuda, pero como dijo el delegado del papa en Irak, no se encuentra gesto de desesperación. Sí hay resignación, tristeza. Pero no desesperación. Es algo muy, muy notable… Ciertamente, es una gran enseñanza para nosotros. No somos dignos de servir a este pueblo, ellos se merecen lo que damos y mucho más. Poder servir a este pueblo es una gracia que Dios nos concedió, no por nuestros méritos sino porque Él es así.

Por más que a los ojos humanos es lo peor.

Lo que pasa sí es lo peor que pudo pasar. Pero Dios saca bienes de males y, dentro de este mal, es un honor para mí poder ayudar a esta gente.

¿A qué se expone un musulmán que se hace cristiano?

En muchos casos a la muerte ejecutada por un familiar. Por eso, directamente tienen que dejar el país. No solo acá, también en países considerados moderados, como, por ejemplo, Egipto, Jordania, Tierra Santa… hace poco en Jordania pusieron una ley que establece que si una mujer cristiana se hizo musulmana y vuelve al cristianismo, hay que protegerla. Eso es en el caso de que haya sido musulmana, es una excepción y Jordania es uno de los países musulmanes más abiertos. Imagínese lo que es ahora Irak. l

Se ven niños de 10 años decapitados y puestas sus cabezas en picas. Lo que se ve acá supera lo que se ha visto hasta ahora en la historia”

lll

“Los cristianos cuentan sus historias y piden ayuda, pero no se encuentra gesto de desesperación. Ciertamente, es una gran enseñanza”

lll