Iglesia al día

" El Tiempo de la Creación es un tiempo para renovar nuestra relación con el Creador y con toda su maravillosa obra, la naturaleza, por medio de la celebración, la conversión y el compromiso. "
Tiempo de la Creación

La Iglesia en los medios Papa pidió compasión por los niños abandonados a su suerte

EL OBSERVADOR |

El papa Francisco celebró el sábado pasado en Roma la tradicional homilía de Nochebuena. El pontífice argentino, quien festejó la semana pasada su cumpleaños número 80, pidió a los 1.200 millones de católicos en el mundo que tengan compasión de los niños abandonados a su suerte en esta Navidad.

Ante alrededor de 10.000 personas que abarrotaban la plaza de San Pedro en Roma, desde el balcón de la basílica, Francisco recordó que en Navidad los católicos celebran el nacimiento de Jesús, el Salvador, y enfatizó que eligió nacer en un pobre pesebre y entre los marginados.

Luego de esto, rememoró los otros “pesebres” de hoy día, donde a los niños se les “devora su dignidad”.

“Dejémonos interpelar por los niños que, hoy, no están recostados en una cuna ni acariciados por el afecto de una madre ni de un padre, sino que yacen (…) en el refugio subterráneo para escapar de los bombardeos, sobre las aceras de una gran ciudad, en el fondo de una barcaza repleta de emigrantes”, pidió Francisco.

Además, Francisco se lamentó por los “niños a los que no se les deja nacer”, en referencia implícita al aborto.

“Dejémonos interpelar por los niños a los que no se les deja nacer, por los que lloran porque nadie les sacia su hambre, por los que no tienen en sus manos juguetes, sino armas”, añadió el papa.

Contra el materialismo

El pontífice, al enfatizar una vez más sobre su crítica al materialismo, exigió a los católicos que eviten el egoísmo, cuando “Navidad es una fiesta donde los protagonistas somos nosotros en vez de él; cuando las luces del comercio arrinconan en la sombra la luz de Dios; cuando nos afanamos por los regalos y permanecemos insensibles ante quien está marginado”.

El papa Francisco, que en todos sus discursos ha pedido a los fieles desprenderse de la mundanidad y el consumismo del período natalicio, explicó que “el misterio de la Navidad” es que, por un lado, “es luz y alegría” y, por otro, “interpela y golpea”, pues “es al mismo tiempo un misterio de esperanza y de tristeza”.

“La mundanidad se ha robado la Navidad, hay que liberarla”, dijo improvisando sobre la homilía ya preparada.

“El Niño nos llama a dejar los engaños de lo efímero para ir a lo esencial, a renunciar a nuestras pretensiones insaciables, a abandonar las insatisfacciones permanentes y la tristeza ante cualquier cosa que siempre nos faltará”, afirmó. Y agregó que “nos hará bien dejar estas cosas para encontrar de nuevo en la sencillez del Niño Dios la paz, la alegría, el sentido de la vida”.

El pontífice pidió también a los oyentes de la homilía el fin de la guerra de Siria y la conciliación para Colombia y Venezuela, en su mensaje Urbi et orbi, en el que recordó a las víctimas de los “viles actos terroristas”.

La misa finalizó con la procesión en la que el papa llevó entre sus brazos la imagen del Niño Jesús hasta el Nacimiento, instalado en la Basílica Vaticana. (En base a agencias) l

Lo dijo
“Dejémonos interpelar por los niños a los que no se les deja nacer, por los que lloran porque nadie les sacia su hambre, por los que no tienen en sus manos juguetes, sino armas”

Papa Francisco