Iglesia al día

" El Tiempo de la Creación es un tiempo para renovar nuestra relación con el Creador y con toda su maravillosa obra, la naturaleza, por medio de la celebración, la conversión y el compromiso. "
Tiempo de la Creación

La Iglesia en los medios Papa Francisco: “¿Sabe cómo se suicida un argentino? Se sube arriba de su ego y se tira para abajo”

LA RED 21 |

Al cumplir dos años de pontificado, el papa argentino que rompió muchas de las convenciones de El Vaticano, tanto en el canon como en las finanzas, se mostró harto crítico con muchos de sus compatriotas, aunque no perdió en absoluto el humor.

A Bergoglio, su tolerancia manifiesta hacia los colectivos de diversidad sexual, a los divorciados que quieren seguir en la Iglesia, y su crítica al “narcisismo teológico” le han convertido en punto de mira de los sectores más ortodoxos del catolicismo. / Foto: Vincenzo Pinto

En una entrevista a la cadena mexicana Televisa, el pontífice aclaró algunos términos usados recientemente en referencia al narcotráfico cuando dijo que había una “mexicanización de la Argentina” y negó que estuviera en absoluto criticando a México, sino simplemente haciendo una descripción “técnica” de lo que ocurría en su país.

“Los argentinos cuando vieron un Papa argentino se olvidaron de todos los que estaban a favor o en contra del Papa argentino. Y los argentinos que no somos humildes, y que somos muy engreídos…. ¿Usted sabe cómo se suicida un argentino?”, preguntó el papa a la periodista Valentina Alazraki, que negó saber la respuesta. “¿No? ¡Se sube arriba de su ego y de ahí se tira abajo!”, se rió el papa de su propia broma.

Francisco recordó que había cerrado las audiencias particulares para los políticos argentinos: “Lo tengo que decir, a veces yo me he sentido usado por la política del país. Políticos argentinos que pedían audiencia”, señaló.
Dos años después el “incómodo” mensaje sigue primando

Bergoglio dejaba hace dos años este viernes de ser un pastor más de los católicos en su Argentina natal, para convertirse en el papa Francisco, una especie de contracara de su renunciante antecesor Benedicto XVI. La renuncia “por motivos de salud” del anterior papa –forzado a renunciar según muchas versiones- los escándalos de la Curia en Roma, los obispos pederastas sin pena ni sanción, el banco pontificio y sus blanqueos de dinero que lo excluyeron del circuito bancario europeo, todo ello había hecho fuerte mella en la credibilidad a Roma.

En esa línea Francisco parece estar llevando nuevamente las ovejas a la confianza en su pastor, después de haber eliminado muchas prebendas incluso las propias papales, intentar limpiar las finanzas vaticanas, actuar duramente contra los sacerdotes y obispos procesados por relaciones con menores. Sin embargo su tolerancia manifiesta hacia los colectivos de diversidad sexual, a los divorciados que quieren seguir en la Iglesia, y su crítica al “narcisismo teológico” le han convertido en punto de mira de los sectores más ortodoxos del catolicismo, que prefieren un status-quo basado en la prevalencia del dogma –y de muchos curas- sobre la gente y sus necesidades.