Iglesia al día

" En nombre de Cristo os pedimos que os reconciliéis con Dios (2 Co 5,20). "
Mensaje del Santo Padre Francisco para la Cuaresma 2020

La Iglesia en los medios Pae a la cárcel por abuso sexual a dos menores

EL PAÍS |

http://www.elpais.com.uy/informacion/pae-carcel-abuso-sexual-menores.html

La Justicia penal de feria dispuso el procesamiento y prisión de un pae por reiteradas violaciones y abusos sexuales a dos niños que concurrían a su templo religioso de Piriápolis. Los menores tienen 7 y 10 años.

El pae, identificado como Rafael Antonio Larrosa, uruguayo, de 53 años, fue enviado a la cárcel imputado de un delito continuado de violación y otro delito continuado de atentado violento al pudor en reiteración real. El hombre tenía antecedentes penales y ya había estado preso por el mismo delito.

Este caso se suma a otros tantos similares registrados en las últimas semanas en el departamento, que causaron estupor y repudio en la comunidad fernandina.

Los abusados por el pae tienen 7 y 10 años. Según supo El País, sus familiares concurrían al templo dirigido por el hombre en un barrio ubicado al noreste del balneario.

La mujer del religioso y otro hombre detenidos por este caso recuperaron la libertad, uno ayer domingo y otro el sábado, al no probarse por el momento participación en los abusos.

Los abusos sexuales fueron cometidos en el local umbandista ubicado en el barrio Pueblo Obrero, ubicado en la ciudad de Piriápolis.

Larrosa tiene antecedentes penales por un delito similar registrado en el año 2008, por el cual fue remitido a la misma cárcel del departamento de Maldonado.

Fuentes del caso indicaron que el hombre se las ingeniaba para separar a los niños de las personas adultas que concurrían a su casa, en la que tenía montado el templo.

En un lugar apartado, el sujeto abusó sexualmente de ambos niños en varias oportunidades, hasta que fue denunciado a la Policía por los familiares de las víctimas.

Durante las investigaciones llevadas a cabo, los efectivos policiales allanaron el lugar de culto, donde fueron encontradas varias armas de fuego. Entre ellas había una pistola Bersa, la que al menos en una oportunidad fue usada por el hombre para amenazar a una de sus víctimas con el objetivo de abusar de ella.

Como forma de atraer a las personas, en su mayor parte vecinos del barrio, el sujeto realizaba espectáculos musicales en el templo.