Iglesia al día

" El amor al otro por ser quien es, nos mueve a buscar lo mejor para su vida. Sólo en el cultivo de esta forma de relacionarnos haremos posibles la amistad social que no excluye a nadie y la fraternidad abierta a todos. #FratelliTutti "
@Pontifex

La Iglesia en los medios Pablo Cabrera: “Esto tiene sus consecuencias y las asumimos”

ECOS.LA/UY |

El director de ASSE se vistió de religioso para repartir preservativos en la Marcha de la Diversidad. Los cristianos reaccionaron.

“Disculpá que no te atendí antes pero ha estado complicado el teléfono”. Pocas cosas deben haber recalentado más este lunes que el celular de Pablo Cabrera, director en representación de los trabajadores de la Administración de los Servicios de Salud del Estado (ASSE). El viernes participó, ataviado como si fuera un papa u obispo, de la Marcha de la Diversidad por el Centro de Montevideo, invitado por las Hermanas de la Perpetua Indulgencia. El sábado el fotógrafo Armando Sartorotti lo publicó en su cuenta de Facebook. Y el lunes ardió Troya.

“Siento una gran contradicción. Si bien estos temas polarizan, generan expresiones a favor o en contra, asusta la violencia en como se expresan los que están en contra. Es triste para la sociedad en que vivimos y para los que creemos en una sociedad diferente. Y los que agreden, es difícil creer que quienes dicen profesar la fe cristiana se expresen de esa forma”, dijo Cabrera a ECOS.

La difusión de esas imágenes provocó una ola de indignación entre cristianos y católicos, que acusaron al propio Cabrera de discriminar e instigar al odio contra los que profesan la religión. Una usuaria de Twitter, de hecho, redactó el artículo 306 del Código Penal -ese que dice “El que de cualquier manera ofendiere alguno de los cultos tolerados en el país, ultrajando públicamente a sus ministros o a las personas que profesan dicho culto, será castigado con tres a doce meses de prisión” – arrobando a la Fiscalía.

La Iglesia Católica, al momento, no piensa en ninguna acción al respecto, indicaron a este portal.

Según contó Cabrera, él fue invitado a participar del desfile por la Hermanas de la Perpetua Indulgencia. Este es un colectivo multinacional, de 18 años de antigüedad, que promueve los derechos de la población LGTB y, entre sus líneas de acción, busca generar conciencia contra el Sida. Es por eso que el director de ASSE, vestido como una alta autoridad de la Iglesia, repartió preservativos masculinos y femeninos junto con otros representantes de ese movimiento.

“No lo tomamos como una falta de respeto. Para nosotros es un tema demasiado serio y fuerte. Se usan para ello imágenes de shock: la contradicción de que la Iglesia no promueva preservativos y nosotros los estemos entregando para fomentar los cuidados. Obvio que genera un impacto fuerte a nivel de imagen, pero no es la primera vez que se hace”, explicó.

Cabrera expresó que no fue su intención ofender a nadie. “Yo acepto que haya mucha gente que no esté de acuerdo, es natural. Lo que no se entiende es que alguien supuestamente embebido de la filosofía de la Iglesia salga a descalificar de es forma”, insistió.

Pablo Cabrera se dice cristiano. En estas horas, circuló por las redes un montaje de dos fotos: la suya en el desfile del viernes y una, también por el protagonizada, en 2013 y en el Vaticano, saludando al papa Francisco. De “hipócrita” para arriba, lo tildaron en Facebook, Twitter y demás. Para muchos de los indignados, su actuación en la marcha no fue otra cosa que una búsqueda de rédito político.

“El encuentro con Francisco no fue una audiencia privada sino en el marco de un encuentro de una organización sindical (la Confederación Latinoamericana de los Trabajadores del Estado) con un jefe de Estado (eso es el Papa en el Vaticano). No fue desde el lado de la fe. Yo entendí en él a una persona que podía ayudar mucho, con la que se podía intercambiar. Y sobre el rédito político no encuentro dónde, por el cargo que tengo no puedo hacer campaña por ningún partido”.

Con todas las repercusiones que tuvo, ¿se arrepiente Pablo Cabrera de ponerse en las ropas de un obispo? “A ver… eso tiene que ver con lo que la Iglesia considera como arrepentimiento y perdón. No hay por qué estar de acuerdo con lo que hicimos. Lo que entendemos es que en la lucha de las ideas no hay por qué tomar caminos de violencia para defender lo suyo. Sabíamos que estas cosas tienen sus consecuencias y las asumimos”.