Iglesia al día

" En este tiempo de pandemia, que dejó sin efecto o en suspenso tantos proyectos personales y colectivos... damos, en primer lugar, gracias a Dios por todo lo bueno que hizo surgir en los corazones de hombres y mujeres de nuestra tierra. En todo ello encontramos motivos de esperanza. "
Mirando con Dios este tiempo

La Iglesia en los medios “Ojalá la actitud de este perro nos interpele a todos”: la emotiva historia de Rex y su dueño [opinión]

MONTEVIDEO PORTAL |

goo.gl/tYsJDE

El Gordo Verde nos trae la historia de un perro que le profesa un amor incondicional a su dueño y que “nos impulsa a querer ser mejores con los nuestros”.

Y se trataba de un perro… Esta semana iba con mi amigo Juanpi a la parroquia, cuando de pronto vimos a un señor que sangraba a lo largo de todo su rostro. Frenamos el auto, bajamos y conocimos a Gustavo (un hombre mayor) que se había golpeado muy fuerte al caer. Traía un carrito de feria y lo acompañaba su perro Rex. Lo auxiliamos como pudimos, con la ayuda de los vecinos que se hicieron presente. La policía no tardó en llegar y ellos mismos, muy gentilmente lo trasladaron al hospital.

Lo increíble del caso fue la sorprendente actitud del perro. Cuando vio que su dueño subía al movil policial, se desesperó… pegó un salto y se puso a sus pies. La policía hizo muchas maniobras amigables para bajarlo.
Hasta le mostraron un pedazo de carne… Pero nada funcionó. Lo terminaron bajando como si fuera un niño chico. Para nuestro asombro, Rex se las volvió a ingeniar y al ver la ventana del auto abierta, tomó carrera y se metió una vez más junto a su dueño. Nos dejó clarísimo su deseo y su sentir. Pero no podía ser. Lo cierto es que Rex quedó guardado en lo de María José (la vecina de la esquina) quien me comentó que, a los 10 min de irse el móvil al hospital, se le escapó corriendo.

Esa noche cuando llamé al Sr. Gustavo pa’ ver cómo estaba, me dijo que su perro lo esperaba echado en la puerta de su casa, cuando llegó del hospital. Gustavo no tiene familia. Está sólo en la vida… pero tiene un perro que se comporta, lo cuida y lo quiere de una forma admirable.

Muchas veces nosotros tenemos familia… y no la valoramos tanto como Rex a Gustavo. Ojalá “la actitud” de este perro nos interpele a todos y nos impulse a querer ser mejores con los nuestros. ¡Buena Semana! ¡Fuerte abrazo!

Por Juan Andrés “El Gordo” Verde