Iglesia al día

" El Tiempo de la Creación es un tiempo para renovar nuestra relación con el Creador y con toda su maravillosa obra, la naturaleza, por medio de la celebración, la conversión y el compromiso. "
Tiempo de la Creación

La Iglesia en los medios Obligan retirar descuento del 15% por rezar en restorán antes o después de comer

LA RED 21|

http://www.lr21.com.uy/mundo/1190788-obligan-retirar-descuento-del-15-por-rezar-en-restoran-antes-o-despues-de-comer

Las tan promocionadas libertades empresariales en los Estados Unidos pueden tener resoluciones sumamente controvertidas cuando la religión se involucra en el tema.

La fundación conminó a la propietaria a suspender la oferta, o denunciarla por “discriminación religiosa”.

Algo así ocurrió al Mary´s Gourmet Dinner, un modesto restorán de Carolina del Sur (EE.UU.) que decidió recompensar a los comensales que tuvieran participación en el ritual cristiano de “dar gracias” por los alimentos recibidos, durante la comidas.

El restorán publicitó que haría un descuento del 15% a quienes rezaran antes de empezar o después de terminar la colación.

La noticia se limitó al entorno de los comensales y no habría tenido quizás trascendencia nacional en el país, a no ser porque un comensal –Jordan Smith- que no conocía la promoción, tuvo la grata sorpresa del descuento, al enterarse y aceptar rezar al culminar su cena. Sin embargo días después comentó el tema en un programa de radio y el tema ganó adherentes y opositores en tal número que terminó siendo viral en las redes sociales norteamericanas.

El problema no es comer, sino la violación de las libertades civiles

Si todo indicaba que el restorán pasaría a llenarse en tanto el simple procedimiento significaba un buen descuento y en realidad a casi nadie molestaba que otros rezaran, o no, el asunto cayó en manos de la Fundación para la Libertad Religiosa, una entidad de fuerte peso en Estados Unidos. Los adherentes realizaron una verdadera campaña de viralización contra el restorán en el entendido que estaba violando las libertades religiosas en un establecimiento con asistencia del público en general.

El asunto parecía camino a desmadrarse del todo cuando la fundación conminó a la propietaria a suspender la oferta, o denunciarla por “discriminación religiosa”, acorde a leyes vigentes en el país, desde la década de 1960.

Mary Haglund, propietaria del local, dijo no querer molestar a nadie y se limitó a levantar la oferta, mientras piensa otra que no llene de inconformes sus redes sociales.