Iglesia al día

" “Dios tuvo un sueño para San José… le has preguntado ¿qué sueño tiene para ti?” "
Mes vocacional 2021

La Iglesia en los medios Obispos cuestionan que Mujica haga pedido al papa para Uruguay

EL OBSERVADOR |

VIVIENDA. Galimberti y Bonino entienden que el planteo debe hacerse a la Iglesia local

El obispo de Salto dijo que hay otros temas importantes que requieren soluciones. A. Sartorotti

Yo diría que de alguna manera es un pretexto. El presidente quiere no pasar omiso respecto a la figura del papa. No estuvo presente cuando asumió y mandó a (el vicepresidente Danilo) Astori. Ahora quiere estar presente”, respondió el obispo de Salto, Pablo Galimberti, al planteo del presidente José Mujica de visitar al papa Francisco con motivo de la gira que hará por Europa.

Mujica le solicitó hace algunos días una audiencia con el propósito de plantearle que la Iglesia Católica tenga “un mayor acercamiento” hacia los planes sociales y en especial a los vinculados con la vivienda, según informó La República el domingo.

El canciller Luis Almagro informó ayer a Subrayado que la audiencia con el papa será el 1° de junio. Mujica realizará una gira por Italia y España junto a una delegación de empresarios y autoridades de gobierno, a su regreso de China, donde estará entre el 21 y el 24 de mayo.

Galimberti dijo a El Observador que siempre hay voluntad de escuchar al presidente, aunque marcó discrepancias con el procedimiento que utilizará Mujica.“No recibimos órdenes del papa para tener que trabajar aquí en el tema vivienda. Eso es bastante extraño y no lo va a hacer el papa Francisco, ni lo hubiera hecho en su época como arzobispo de Buenos Aires aunque se lo dijera el papa”, afirmó.

El obispo de Salto coincidió con el gobierno en que la falta de viviendas es una carencia que tiene el país, pero desde su punto de vista hay otros temas que requieren soluciones y en los que la Iglesia podría participar.

“Nosotros podríamos decirle a Mujica: ¿con la educación qué pasa, la dejamos igual, quieta, sin solucionar? Para nosotros es la base fundamental ¿Qué hace el hombre con un techo si no tiene el corazón, la voluntad, el pensamiento y las manos educadas?”, se preguntó.

Galimberti agregó que la misión de la Iglesia “no es procurar viviendas”. “Por supuesto que el hombre, la mujer y la familia tienen que procurar también que junto al amor a Dios esté también el amor al prójimo, la actitud que llamamos del buen samaritano que se involucró en el hombre, en la mujer, en el hombre sin techo, pero eso no puede ser la tarea prioritaria de la Iglesia Católica ni de ninguna Iglesia cristiana”, afirmó.

El obispo cree que el papa escuchará a Mujica, pero le pedirá que lo hable con los obispos para que ellos trasmiten las inquietudes a cada una de las comunidades.

Por su parte, el obispo de Tacuarembó, Julio Bonino, expresó: “No veo por qué va ir a Roma si ese planteo lo puede hacer acá”. Agregó que la Iglesia está dispuesta a colaborar y puso como ejemplo la tarea que se está desarrollando en Tacuarembó, donde se da apoyo a 100 familias en la organización de dos cooperativas.

A través de convenios con el Estado, y otras veces por sí sola la Iglesia realiza tareas sociales que van desde el trabajo en las cárceles, apoyo alimenticio en comedores y atención extracurricular de niños en los barrios. Pero según el responsable de la Vicaría de la Solidaridad de la Diócesis de Montevideo, Javier Galdona, en el tema vivienda no hay antecedentes recientes de trabajo en conjunto.

“Es un tema que implica muchísimos recursos y es algo que normalmente escapa a las posibilidades que la Iglesia tiene por sí sola de realizarla”, afirmó. Galdona agregó que se debe esperar el planteo que haga el presidente para después discutir con “apertura”.

Cuando el papa Francisco asumió en el mes de marzo, Mujica designó al vicepresidente Astori para que representara al gobierno en la ceremonia. En esa oportunidad, el mandatario argumentó que no concurriría porque no es creyente, e incluso llegó a decir que lo único en común que tiene con el papa argentino es el gusto por el tango y el mate. l

Lo dijo

“No recibimos órdenes del papa para tener que trabajar en vivienda”

Pablo Galimberti

Obispo de Salto