Iglesia al día

" En este tiempo de pandemia, que dejó sin efecto o en suspenso tantos proyectos personales y colectivos... damos, en primer lugar, gracias a Dios por todo lo bueno que hizo surgir en los corazones de hombres y mujeres de nuestra tierra. En todo ello encontramos motivos de esperanza. "
Mirando con Dios este tiempo

La Iglesia en los medios Obispos alertan por “sociedad violenta y muy fragmentada”

EL PAÍS |
https://www.elpais.com.uy/informacion/politica/obispos-alertan-sociedad-violenta-fragmentada.html

Un giro poético de Discépolo empleó el obispo Bodeant para hablar de las “miserias” de la sociedad.

Conceptos como “violencia”, “corrupción”, “oscuridad”, “egoísmo” y “baja autoestima” forman parte de la descripción que los obispos uruguayos hacen de la “sociedad fragmentada” en que vivimos. En su mensaje de Navidad los obispos analizan el estado de situación de la sociedad y los fieles.

El obispo de San José y vicepresidente de la Conferencia Episcopal del Uruguay (CEU) monseñor Arturo Fajardo advirtió que vivimos “en un mundo violento, donde se pierde el valor de la vida, en una sociedad fragmentada en que se pierde la vecindad y la cercanía”, y que en ese marco nace el niño Dios.

“En Navidad, Dios se hace un niño frágil, que nos hace fuertes, un niño esclavo que nos hace libres, un niño pobre que nos hace ricos”, destacó el obispo de San José de Mayo en su mensaje navideño. El obispo recordó, asimismo, que “la Navidad es un misterio de amor, que nos enseña que Dios es amor. Que en el amor a Dios y al prójimo se resume la ley y los profetas”.

“Navidad nos enseña que solo en el don de nuestra vida por amor, está el verdadero sentido de la vida y la felicidad. En medio de tantas realidades donde parece que gana la oscuridad, el egoísmo, la violencia… vivamos y comuniquemos la luz que se nos dio en Belén”, añadió.

Asimismo el presidente de la CEU monseñor Carlos Collazzi auguró un año nuevo “donde prime la libertad, el respeto, la tolerancia” y que “con nuestras decisiones podamos construir un Uruguay más fraterno, más de Dios, donde Él esté presente en todos los acontecimientos y circunstancias de nuestra vida”.

Miserias.

El obispo de Melo monseñor Heriberto Bodeant utilizó una pintura de Enrique Santos Discépolo para describir cómo él ve la sociedad actual. “El nacimiento de Jesús es el cumplimiento de la antigua profecía. Jesús es Dios con nosotros. El hijo de Dios se ha hecho hombre, se ha hecho uno de nosotros. De esta forma se ha unido a cada ser humano, a cada hombre o mujer que viene a este mundo”, expresa monseñor Bodeant en su mensaje de Navidad.

Y admite que “a veces nos desalienta contemplar lo que somos los seres humanos… vemos tanto egoísmo, tanta violencia, tanta corrupción… lo vemos en los demás, pero, cuando nos damos cuenta, no somos tan diferentes del resto. Compartimos las mismas miserias: ‘en el mismo lodo todos manoseaos’, como diría Discépolo”.

“En esos momentos en que nuestra estima por la condición humana -no solo nuestra autoestima- llega al punto más bajo, es bueno recordar esto: Dios ha querido hacerse uno de nosotros. Tal vez el primer paso para creer en Dios es darnos cuenta de que Él, a pesar de todo, cree en nosotros”, enfatizó monseñor Bodeant.

A su vez, el cardenal Daniel Sturla, jefe de la Iglesia Católica de Uruguay, explicó en su mensaje navideño que Jesús “es Dios con nosotros, es la luz del mundo, el que es capaz de disipar toda tiniebla, de mitigar dolores, de hacer cercanas las ausencias” y deseó una “vida más clara y transparente, y un año lleno de alegría y de paz para Uruguay y el mundo”.

Sturla deseó a los creyentes que en esta Navidad “estén abiertos a la buena noticia de salvación, a ese evangelio que transforma los corazones y el mundo entero”. Para aquellos que no creen hizo llegar “un mensaje de humildad, de sencillez, de paz”.

Por su parte, en la audición “El aporte de la Iglesia de Montevideo”, que se emite por ondas de Radio Oriental, el cardenal Sturla habló sobre “la fiesta más popular de la tradición cristiana”, refiriéndose a la Navidad, si bien advirtió que “para el cristianismo la fiesta de las fiestas es la Pascua”.