Iglesia al día

" En este tiempo de pandemia, que dejó sin efecto o en suspenso tantos proyectos personales y colectivos... damos, en primer lugar, gracias a Dios por todo lo bueno que hizo surgir en los corazones de hombres y mujeres de nuestra tierra. En todo ello encontramos motivos de esperanza. "
Mirando con Dios este tiempo

La Iglesia en los medios Obispo uruguayo emite Carta Pastoral sobre los Sacramentos de iniciación cristiana

GAUDIUM PRESS |

https://es.gaudiumpress.org/content/102231-Obispo-uruguayo-emite-Carta-Pastoral-sobre-los-Sacramentos-de-iniciacion-cristiana-

Mons. Alberto Sanguinetti Montero, Obispo de Canelones, Uruguay, emitió una Carta Pastoral sobre los los Sacramentos de iniciación cristiana, fechada el 19 de marzo de 2019, solemnidad de San José. En el documento, el prelado invita a conocer mejor los sacramentos, vivirlos con mayor plenitud y crecer en la comunión con la Iglesia. Además, anunció que la Diócesis reflexionará en 2020 sobre el sacramento de la Eucaristía.

“Nuestra reflexión sobre el Bautismo y la Confirmación – que nos abren a la Eucaristía – esperamos nos ayude a lo largo del año a renovar, profundizar nuestra vida cristiana”, propuso el Obispo, quien señaló que la profundización en estos sacramentos se hará de la mano de la Santísima Virgen María. .”De la mano de la Santísima Virgen y entregándonos a Ella pedimos la gracia de ahondar en la realidad de bautizados-confirmados, para ser verdaderos discípulos misioneros, para vivir la vida que la Santísima Trinidad nos regala, la verdadera novedad de vida”.

El documento dedica apartes a la reflexión sobre los misterios de la gloria de la Trinidad en la creación, el misterio del hombre como don extraordinario, la vida de la Trinidad en la entrega del Hijo y el envío del Espíritu Santo y su acción en la Iglesia y en la predicación del Evangelio para conducir a la profundización sobre el misterio de la acción de Dios en el Bautismo y la Confirmación.

“El perdón de los pecados y la comunicación en la vida de la Trinidad se nos da en la Iglesia, por la proclamación de la fe y la adhesión a ella con la gracia del Espíritu y por los sacramentos de la iniciación cristiana”, recordó Mons. Sanguinetti. “Los sacramentos de la iniciación cristiana, el bautismo y la confirmación, y su plenitud en la Eucaristía son al mismo tiempo la mayor proclamación del Evangelio, porque en ellos se proclama que aquí acontece el fin de la obra del Hijo y del Espíritu, la entrega de la Trinidad en nosotros. Dos de estos sacramentos – el Bautismo y la Confirmación – dan el ser de la comunicación de la vida de la Trinidad, crean una realidad nueva, son una nueva creación, y por ello se realizan una vez, porque están siempre presentes”.

El Obispo explica que el Bautismo está estrechamente ligado a la misión de Jesucristo, mientras que la Confirmación está vinculada a la misión del Espíritu Santo, y es por esta razón que son dos sacramentos distintos. “La separación en el tiempo del bautismo y la confirmación no ha sido para poder dar catequesis a alguna edad, sino por razones históricas”, aclaró el prelado. “Por eso sigue siendo modélico que se celebren en la misma celebración. Al mismo tiempo, aparece claro que la confirmación no es que ‘yo confirmo conscientemente lo que hicieron mis padres cuando era niño’, puesto que es una acción primariamente de Dios, una participación actual de las misiones divinas”.

Mons. Sanguinetti propuso un estudio detallado de cada uno de los sacramentos de iniciación y motivó a los fieles a conocer y vivir la fe, crecer en la comunión con la Santa Iglesia, alabar y dar gracias a la Santísima Trinidad y anunciar el Evangelio de Cristo. “Mirando la plenitud de la Iglesia en María, quiero invitarlos a que este año de un modo particular nos entreguemos a la Santísima Virgen, para que Ella nos ayude a descubrir más el misterio de la Iglesia en la que recibimos la participación de la vida de la Santísima Trinidad”, concluyó el prelado. “Más en concreto, al consagrarnos a Nuestra Señora, que Ella nos obtenga de su Hijo la gracia de creer con mayor fe y conocer con mayor sabiduría lo que nos ha sido dado en el Bautismo y la Confirmación, para que el Espíritu Santo nos renueve y nos haga crecer como hijos de Dios y
consagrados al culto del Dios vivo”.

Con información de Conferencia Episcopal de Uruguay.