Iglesia al día

" El Tiempo de la Creación es un tiempo para renovar nuestra relación con el Creador y con toda su maravillosa obra, la naturaleza, por medio de la celebración, la conversión y el compromiso. "
Tiempo de la Creación

La Iglesia en los medios Nuevo Partido Comunista: ¿un grupo político o una secta?

EL OBSERVADOR |

Experto afirma que tiene características de “secta coercitiva”

Los actos del Nuevo Partido Comunista lucen como lo haría cualquier acto de una agrupación frenteamplista: banderas de Uruguay, junto a otras de color rojo, azul y blanco, referencias a Líber Seregni y consignas en “defensa del gobierno popular”. Sin embargo, esta agrupación fundada en 2004 nunca fue aceptada por el partido de gobierno, y para la Corte Electoral ni siquiera es un partido político.

Entonces, ¿cómo definir al Nuevo Partido Comunista? El partido se ha visto envuelto en el crimen de uno de sus integrantes, Andrés Pereira, quien había desaparecido en 2014 en un campamento de la agrupación y cuyo cuerpo fue hallado a principios de junio de este año.

El psicólogo miembro de la Red Iberoamericana de Estudio de las Sectas, Álvaro Farías, dijo a El Observador que esta organización comparte varias características con lo que la academia identifica como secta. Un líder carismático, en la figura de su secretario general, Marcelo Sánchez, proselitismo engañoso, que supone el uso de simbología del Frente Amplio para captar adeptos, pese a que esta fuerza política los rechaza, y la creación de un discurso “monolítico sin fisuras”, son algunas de ellas.
De hecho el Partido Comunista del Uruguay (PCU), votó en contra de la incorporación del NPC a la orgánica del Frente Amplio por tener dudas en ese sentido, dijo a El Observador una fuente del sector político.

Lea también: ¿Qué peso tienen los comunistas uruguayos hoy?

En enero, Farías recibió consultas de un familiar de un militante del NPC ante la sospecha de que se trataba de una secta. Según dijo esta persona a El Observador cuyo nombre pidió mantener en reserva, el joven, que tenía 25 años cuando ingresó a la organización, abandonó los estudios, dejó el trabajo, se alejó de la familia y ahora dedica todo su tiempo a organizar eventos de la agrupación y a vender el periódico Liberarce, el órgano de prensa del NPC.

“Hubo un proceso de apartamiento de la familia, y ahora para él sus hermanos son fascistas porque tienen una profesión, se pudieron comprar una casa y tienen auto”, contó el familiar. Además dejó de asistir a las reuniones familiares y aunque todavía vive en la casa de su madre, está todo el día haciendo actividades para la organización.

Farias explicó que al apartar a las personas de sus estudios, su trabajo y toda forma de relacionamiento social, las “sectas coercitivas” consiguen que se centren exclusivamente en el grupo. El especialista aclaró, además, que estas organizaciones no necesariamente deben ser religiosas, sino que también hay sectas cuya temática gira en torno a temas de alimentación, filosóficos o políticos.

“Las secta montan una organización para anular el sentido crítico y la libertad de la persona de manera que no exista otra opción”, dijo el experto.

El Observador intentó comunicarse con el secretario general del NPC, Marcelo Sánchez, pero desde la organización declinaron hacer declaraciones.

El caso Andrés Pereira

Las investigaciones por la desaparición de Pereira, el joven que desapareció el 16 de febrero de 2014 luego de asistir a un campamento del NPC, llevaba tres años de estancamiento hasta que en junio de 2017 sus restos fueron encontrados en una bolsa a 200 metros del lugar en el que se realizó la actividad.

Luego de la desaparición del joven en 2014, los dirigentes de NPC fueron citados a declarar con abogado. Testigos que se encontraban en la zona de picnic del camping de Punta Espinillo habían visto que el joven, que luego sería identificado como Pereira, era golpeado por un grupo de adultos.
Durante el tiempo en que Pereira estuvo desaparecido, desde el NPC se informó que había sido visto cerca de una boca de droga. Además Sánchez dijo que el joven había sido víctima del narcotráfico.
Según admitió la agrupación el 31 de marzo de 2014 en un comunicado, hubo un “forcejeo” con Pereira, luego de que se constatara que él se había robado dinero que pertenecía a los organizadores del camping.

Según indicó Sánchez a El Observador luego de eso, testigos vieron que Pereira abandonó el campamento por sus propios medios. Sin embargo, el informe forense señala que la fecha de la muerte coincide con la realización del campamento en el que se lo vio por última vez.

En qué está el caso

Falso. En 2014, cuando la investigación por el caso Andrés Pereira, era sobre una desaparición y no un homicidio cuatro personas declararon en sede judicial haber visto a Pereira en los meses siguientes a su desaparición. Esto quedó en entredicho con el informe forense que fijó la muerte del joven en la fecha en que se realizó el campamento. Con esta información, los testigos admitieron que habían mentido.
Cocinero. A partir de la aparición del cuerpo la jueza volvió a interrogar a los integrantes del partido. Algunos de ellos señalaron a un cocinero del campamento, el cual admitió haber golpeado al joven.
Forcejeo. Testigos de la zona de picnic del camping de Punta Espinillo vieron como Andrés Pereira era golpeado por varios adultos. Según admitieron desde el NPC hubo un “forcejeo” con el joven, luego de que descubrieran que él había robado dinero a otros acampantes. Esto ocurrió después de que el cocinero lo golpeara, dijeron fuentes judiciales.
Policía. Según la versión policial, luego de ese “forcejeo”, Pereira abandonó el camping en dirección a una parada de ómnibus. En el camino se encontró con una policía, quién le pidió que esperara en el lugar mientras llamaba a un patrullero. Cuando el móvil policial llegó, el joven no estaba.
Indagados. Luego de la feria judicial, la jueza continuará con los interrogatorios para identificar al o los homicidas.