Iglesia al día

" En este tiempo de pandemia, que dejó sin efecto o en suspenso tantos proyectos personales y colectivos... damos, en primer lugar, gracias a Dios por todo lo bueno que hizo surgir en los corazones de hombres y mujeres de nuestra tierra. En todo ello encontramos motivos de esperanza. "
Mirando con Dios este tiempo

La Iglesia en los medios Nuevo obispo de Maldonado: “La Iglesia siempre necesita del soplo renovador del espíritu”

EL OBSERVADOR |

Desde este domingo, Milton Tróccoli es el nuevo pastor de esa diócesis
“Hace cerca de 33 años, siendo seminarista, me encontraba corriendo entre esta catedral y la plaza preparando una ordenación episcopal. Era la ordenación de monseñor Rodolfo Wirz, que asumía como nuevo obispo de Maldonado y Rocha. ¡Lejos estaba, por supuesto, de pensar en lo que ahora está sucediendo!”. Así comenzó su homilía Milton Tróccoli, en momentos en que tomó posesión este domingo de la diósesis de Maldonado- Punta del Este.

Tróccoli sustituye así a Wirz, que se retiró al cumplir 76 años.

“Hoy comenzamos una nueva etapa en el camino de la diócesis. No es comenzar de cero, hay mucha historia, mucha entrega, mucha vida y tradición pastoral aquí”, dijo Tróccoli.

“La Iglesia siempre necesita del soplo renovador y fecundo del Espíritu. Por eso hoy le pido al Señor la gracia de un nuevo Pentecostés. Que nos renueve a todos en la esperanza, en la fe, en la capacidad de amar y servir”, dijo Tróccoli.

En su homilía, el nuevo obispo de la diócesis que abarca a los departamentos de Maldonado y Rocha, agradeció a Wirz por su “creatividad” y “entrega pastoral”.

“El obispo siempre debe fomentar la comunión misionera en su Iglesia diocesana siguiendo el ideal de las primeras comunidades cristianas, donde los creyentes tenían un solo corazón y una sola alma”, dijo Tróccoli, citando al papa Francisco.

Luego agregó que “la esperanza cristiana no se sostiene sobre previsiones meteorológicas alentadoras, ni a nivel eclesial ni a nivel político o económico-social”, ni tampoco “sobre el número de personas” o “los sondeos de opinión” sobre de la Iglesia. “Todos estos son motivos secundarios de la esperanza. El motivo fundamental de la esperanza no está en lo que nosotros podemos sino en lo que Dios puede hacer en nosotros o a través nuestro”, dijo.