Iglesia al día

" Somos más libres cuanto más vivimos con una conciencia recta, pidiendo al Buen Dios la simplicidad del corazón. "
Cardenal Daniel Sturla en la XV Asamblea General Ordinaria del Sínodo de los Obispos

¿Qué es la Semana Santa y qué se celebra cada día?

slide_semana_santa_diaxdia

La Semana Santa es para los católicos la semana más importante del año. Es la celebración anual cristiana de la Pasión, Muerte y Resurrección de Jesús de Nazaret. En 2018 comienza el 25 de marzo con la Misa del Domingo de Ramos y termina el 1 de abril con la gran fiesta de la Pascua. Los días más fuerte de este tiempo se concentran en el Triduo Pascual (desde la tarde del Jueves que simbólicamente ya es viernes, Viernes, hasta el Domingo). Lo importante de este tiempo no es recordar con tristeza lo que Cristo padeció, sino entender por qué murió y resucitó. Es celebrar su entrega hasta el fin por amor a todos y el poder de su Resurrección, que es primicia de la nuestra.


SIGNIFICADO DE CADA DÍA

Domingo de Ramos
Este día se celebra la entrada triunfal de Jesús a Jerusalén en la que todo el pueblo lo alaba como rey con cantos y palmas. Por esto los fieles, al participar ese día de la Misa,  llevan sus ramos a la Iglesia para ser bendecidos, como signo de la victoria de Cristo.

Los días Lunes, Martes y Miércoles Santos, pertenecen aún al tiempo de Cuaresma y permiten reflexionar sobre la importancia de la Semana Santa que llegará a su punto álgido con el Triduo Pascual. Son días fuertes de gracia para vivir el perdón sacramental. Durante estos días, o la mañana del Jueves Santo, en cada Diócesis se celebra la Misa Crismal, donde el Obispo junto a todos los sacerdotes, bendice los Santos Óleos con los que se celebrarán los Sacramentos durante todo el año. En esa celebración los sacerdotes también renuevan las promesas de entrega y servicio que realizaron en sus respectivas ordenaciones.

TRIDUO PASCUAL (Jueves de tarde, Viernes, Sábado y Domingo)

Es el periodo en el que se conmemora la pasión, muerte y resurrección de Jesús de Nazaret, y constituye el momento central de la Semana Santa y del año litúrgico.

Jueves Santo
El Triduo Pascual se abre el Jueves Santo por la tarde, que ya es simbólicamente el viernes, con la celebración de la Cena del Señor. Es un momento fundamental para los católicos, ya que Jesús se quedó presente en el pan y en el vino, nos dejó su Cuerpo y su Sangre. Ese día instituyendo la Eucaristía también instituyó el Sacerdocio Ministerial. Otro aspecto fundamental del Jueves  Santo es el Mandamiento del Amor que Jesucristo deja a sus discípulos, y lo hace dando ejemplo al lavar los pies de sus Apóstoles.

Viernes Santo
Este día se recuerda la Pasión y Muerte del Señor. Es el único día en el año que no hay Misa. En la celebración se proclama el relato de la Pasión, se adora solemnemente la Cruz y se comulga con las hostias consagradas el Jueves Santo. Es un día para hacer silencio y contemplar el amor de Cristo que se entregó hasta el extremo. Este día también se realiza el “Vía Crucis”, camino de la Cruz. Consiste en acompañar a Jesús en el camino hasta la crucifixión, repasando 14 momentos (estaciones) desde que fue condenado a muerte hasta su sepultura.

Sábado Santo
Es el día que Jesús estuvo muerto en el sepulcro. Durante la mañana mucha gente va en silencio a rezar a las Iglesias o se hace algún tipo de acto de piedad.

Domingo de Pascua
Por la noche del Sábado Santo, ya simbólicamente comenzando el domingo, se celebra la Resurrección de Jesús, en la Vigilia Pascual, la noche más importante de todo el año.

Este es el momento más oportuno para el bautismo de adultos, ya que también renacen a la nueva vida de Cristo, y todos renovamos el propio bautismo.

Es el día más importante y más alegre para los católicos, ya que Jesús venció a la muerte para dar vida. Esto quiere decir que Cristo da la oportunidad de salvarse, de entrar al Cielo y de vivir siempre felices en compañía de Dios. Pascua es el paso de la muerte a la vida.