Iglesia al día

" Nunca vaciles en tender la mano; nunca titubees en aceptar la mano que otro te tiende. "
San Juan XXIII, papa

Montevideo se consagró a la Virgen María

IMG-20171007-WA0048-e1507498018118

Conforme a los cálculos de la Arquidócesis de Montevideo unas 30000 personas se congregaron en la Aduana de Oribe

Este domingo 8 de octubre culminó, con una Misa a la que acudieron aproximadamente 30000 personas, el Encuentro con María. La celebración incluyó la Consagración de Montevideo a la Virgen y un mensaje del Papa Francisco enviado a los fieles uruguayos. También sirvió como punto final de la 39° Jornada Nacional de Juventud. Fue el broche de oro de tres días dedicados a la Patrona del Uruguay, la Virgen de los Treinta y Tres.

Estrella del alba
La preparación comenzó bien temprano. Antes de las 9 de la mañana ya estaba llegando gente a la rambla del Buceo, donde estaba ubicado el escenario que también cobijaba el altar. Los fieles, llegados de todo el país, arribaban en auto, en ómnibus, en bicicleta o simplemente a pie. Se notaba especialmente la participación de familias con niños pequeños y los jóvenes que estaban viviendo desde el sábado su Jornada.

Sobre las 10 de la mañana, hora del comienzo del Rosario, ya era una multitud la que buscaba un lugar en la Aduana de Oribe. Muchos llevaban sus propias sillas, que se sumaban a las de la organización, otros, sobre todo familias y comunidades, se sentaban en grupo. Otra imagen que le dio mucho colorido a la ceremonia fueron las banderas de movimientos, asociaciones, parroquias y colegios presentes.

El rezo del Rosario estuvo marcado por la música y la participación de los diferentes estados de vida que coexisten en la Iglesia. Los encargados de guiar el rezo de cada misterio iban cambiando; una familia, sacerdotes, hermanas consagradas y hasta hubo ocasión para un misterio íntegramente cantado por el coro que animó la mañana. Cada misterio traía una intención particular para nuestra Iglesia de Montevideo.

La Misa comenzó con uno de los momentos más emocionantes de la mañana, en la procesión de obispos, sacerdotes y diáconos, venía la Virgen de los Treinta y Tres. Esta presencia de la Patrona del Uruguay propició un aplauso cerrado de todos los fieles y más de una lágrima de alegría. La pequeña talla fue colocada junto al altar. Además había otra estatua de la Virgen que acompañó toda la mañana a los pies del escenario.

20171008111601__MG_0895-e1507498122120

“Uruguay necesita a gritos a Cristo”
El Cardenal Daniel Sturla comenzó la homilía recordando a san Felipe Neri para explicar su propia emoción “siento que alguien me tendría que decir un chiste que me bajara a tierra, porque es mucho el disfrute y el gozo de estar aquí”. Dijo además que las palabras de María en el del Magnificat “ se hacen hoy carne en nosotros”, porque es mucho “lo que hay para agradecer a Dios”.

El Arzobispo de Montevideo reflexionó que este mes de preparación a la Consagración ha sido para la Iglesia “como un Rosario viviente” y con toda ella “en torno a Jesús y a María”. Agradeció a todos los que trabajaron, no solo en el Encuentro con María, sino también en la II Jornada Nacional de la Juventud. Pero remarcó que “nuestro gracias, es siempre gracias a Dios”.

Más adelante, el Cardenal Sturla remarcó que la Iglesia quiere vivir una cultura del encuentro. “Encuentro con esta sociedad uruguaya que hemos forjado, de la que somos parte” añadió. También se mostró alegre por la presencia de muchos obispos del interior, como Mons. Carlos Collazzi, Obispo de Mercedes, Mons. Arturo Fajardo, Obispo de San José, Mons. Rodolfo Wirz, Obispo de Maldonado. Además estaban presentes Mons. Milton Tróccoli, Obispo auxiliar de Montevideo y Mons. Nicolás Cotugno, Arzobispo emérito de Montevideo.

También el Cardenal Daniel Sturla quiso resaltar como don de la Providencia la llegada de las reliquias de los apóstoles san Felipe y Santiago. Agradeció la presencia del párroco de la Basílica de los Doce Apóstoles en Roma, Fray Agnello Stoia Ofm.Conv., quien propició la llegada de dichas reliquias. Resaltó además la particularidad de la fe católica, una “fe apostólica”, transmitida a través de las generaciones.

El Arzobispo mencionó que además de apostólica “nuestra Iglesia es mariana”, porque “la Iglesia, como María, es la que recibe el Espíritu Santo, que es el que engendra a Jesús en toda la Iglesia”. “Somos Iglesia mariana también porque más que lo que hacemos, está lo que recibimos, más que ser apóstoles, está el don que recibimos desde el día de nuestro bautismo, en el que somos consagrados por Dios como sus hijos”.

Sobre el final de la homilía el Cardenal Daniel Sturla llamó a imitar a María en este seguimiento a Jesús. “Uruguay necesita a Cristo, necesita a gritos Cristo” enfatizó.

20171008122944__MG_1041_1-e1507498161926

Una fiesta de la Iglesia
Ya avanzada la Misa, los presentes fueron invitados a ver y escuchar un mensaje que el Papa Francisco grabó para todos los uruguayos con motivo del II Congreso Mariano (ver nota). Después de este video, el Cardenal llamó a la Iglesia de Montevideo a consagrarse a María. Se leyó, a dos voces, por parte de los fieles la oración de Consagración en un clima de especial recogimiento. Así culminaban 3 días de Encuentro con María, y un mes de preparación de toda la Iglesia de Montevideo, llamada a servir y estar atenta a Dios.

Luego de concluido el II Congreso Mariano, los jóvenes cerraron la 39° Jornada Nacional de la Juventud, con una movida de música y color, como cierre a dos días de alegría, servicio y oración.

Información y fotos tomadas de http://icm.org.uy/montevideo-se-consagro-la-virgen-maria/