Iglesia al día

" La fe es vida: es vivir el amor de Dios que ha cambiado nuestra existencia. La fe es una cuestión de encuentro, no de teoría. "
Papa Francisco

Mons. Tróccoli en homenaje a artista Antonio Vega, creador del altar mayor de su Catedral

image-3

En el marco de la fiesta “Naturalmente Maldonado” que tuvo lugar los días sábado 27 y domingo 28 de octubre celebrando un nuevo aniversario de la ciudad capital del departamento, tuvo lugar un homenaje al artista Antonio Veiga, creador del altar mayor de la Catedral. Luego de la misa presidida por el Obispo de la Diócesis de Maldonado-Rocha, Mons. Milton Tróccoli, Juan Carlos López, (Lopecito),  recordó la historia del altar y se mostró el diploma original del premio que Veiga obtuvo en Argentina.

Veiga se radicó en la ciudad de Pando, donde desarrolló su arte en forma autodidacta, realizando altares para las iglesias de Santa Lucía y de la propia ciudad donde vivía. Su labor fue desarrollada con gran dificultad, debido a la falta de herramientas y medios económicos. En 1872 comenzó a construir un gran altar que tendría como destino final la nueva Iglesia de Maldonado (1894), luego de un azaroso proceso.

La historia de este altar se remonta a una visita que realizara el General Máximo Santos, a la villa de Pando, donde conoció el taller del artista. Admirado por la obra en preparación, decidió brindarle apoyo económico para una pronta culminación. Para avalar su decisión, encomendó al Director de la Escuela de Artes y Oficios de Montevideo, visitarlo y determinar si este altar podría ser objeto de presentación en la Exposición Continental a realizarse en Buenos Aires (1882). Es así que la obra llegó a la muestra argentina, logrando obtener dos importantes premios.

De vuelta al puerto de Montevideo, el altar quedó embalado y abandonado en la Aduana, sin contar con interesados en adquirirlo. En 1890 se pretendió llevarlo a una subasta pública para cubrir los gastos del depósito. Advertido Veiga, hace saber que el mismo había sido donado al Estado, por lo que no había generado gasto alguno.

En Maldonado -mientras tanto- llegaba a su fin la construcción de la Iglesia, después de un siglo. Fue entonces que la Junta Económica Administrativa decidió adquirir un altar apropiado para el nuevo templo. Luego de un llamado a licitación, se aceptó el de menor precio, que resultó ser uno de pésima calidad, viejo y apolillado. Esto despertó duras críticas entre la población fernandina. Dado el descontento general, se decidió obtener el Altar premiado de Veiga, en carácter de donación. En 1893, por una gestión exitosa de Juan Gorlero, Elías Devincenzi (Jefe Político del Departamento), Nicolás Granada (Diputado por Maldonado) y Francisco Martínez, se logró que el General Santos accediera a la solicitud.

El largo peregrinar del altar finalizó en la Aduana de Maldonado hasta 1894, aguardando una nueva licitación para el correspondiente montaje y ubicación definitivo. Seis fueron los oferentes, eligiéndose la del carpintero Pedro Decaux. La propuesta de Veiga llegó fuera de plazo, no obstante Decaux lo subcontrató para la adaptación de la obra a las medidas del templo, la reposición de molduras, esculturas y acabado final.

americando

https://www.teledoce.com/programas/americando/la-historia-del-altar-mayor-de-la-catedral-de-maldonado/