Iglesia al día

" El reino ya está dentro de nosotros... El Paraíso más que de un lugar, se trata de un 'estado' del alma. ¡Es bello pensar en el cielo. ¡Da fuerza al alma! "
Papa Francisco (Audiencia General, 26/11/2014)

Noticeu Mons. Jaime Fuentes: “Guerra a la Familia”

Fotos: Juan Manuel López

EL OBSERVADOR | [OPINIÓN]

Como era previsible, en el Senado de la República se aprobará el proyecto que equipara el matrimonio con las uniones homosexuales. El Poder Ejecutivo no pondrá dificultades y, con su firma, consumará una gravísima injusticia.

Es así por varios motivos. El primero de ellos es que el matrimonio y las uniones homosexuales son realidades diferentes y, por tanto, deben ser tratadas de manera diferente.

El matrimonio ha sido, y lo será siempre, la relación estable y abierta a la vida entre un hombre y una mujer: esto lo enseñan el sentido común y la historia de las culturas. Las uniones homosexuales, en cambio, son distintas en cuanto que, por definición, es imposible en ellas la apertura a la vida. Entonces, ¿a qué viene el empeño por identificar una y otra realidad, cuando es obvio que no tienen nada que ver entre sí?

Se afirma que no poder acceder al matrimonio sería, para las personas homosexuales, un acto discriminatorio. Me remito a la Corte Europea de Derechos Humanos, que en junio de 2010 resolvió que no existe un derecho humano al casamiento entre personas del mismo sexo: el derecho al matrimonio es de un varón en relación con una mujer y de una mujer con un varón. Los tribunales francés, alemán o español han dicho lo mismo.

Quienes pretenden la equiparación del matrimonio con las uniones homosexuales aluden también a los sentimientos: si un hombre quiere a otro hombre y una mujer a otra mujer y desean vivir juntos, ¿por qué no van a poder casarse? Parecería olvidarse que la función del Derecho no es proteger los sentimientos de las personas. ¿Acaso legisla sobre la amistad o las antipatías? Cuando se contrae matrimonio no se legaliza el amor de los contrayentes, sino su unión sexuada, es decir, la entrega y la recepción mutua de dos personas en cuanto que son varón y mujer, lo cual no sucede entre dos personas del mismo sexo. Lo que protege la ley son sobre todo las obligaciones patrimoniales a las que da lugar el matrimonio. Se puede preguntar: ¿esto no está suficientemente contemplado en la ley de uniones concubinarias? ¿Por qué entonces la obstinación de legalizar como matrimonio una realidad que, por definición, nunca lo será?

En el proyecto se incluye otro tema de extremada importancia: las parejas del mismo sexo podrán adoptar niños. Se argumentará que, de no poder hacerlo, se las estaría discriminando.

Pienso que, en realidad, nadie tiene derecho a adoptar, ni los homosexuales ni los heterosexuales. La adopción consiste en darle una familia a un niño que no la tiene, y no un niño a una familia. La adopción no es un derecho de los adultos, sino un derecho de los niños a tener un padre y una madre. ¿Se tiene esto en cuenta?

Ahora que en el Senado ya estarían los votos para aprobar la ley, pienso que es necesario volver al artículo 40 de nuestra Constitución, en el que se proclama solemnemente que “la familia es la base de nuestra sociedad y, en consecuencia, el Estado velará por su estabilidad moral y material, para la mejor formación de los hijos dentro de la sociedad”.

El proyecto de ley del que hablamos, ¿es realmente una expresión del interés del Estado por la familia? ¿No se ha pensado que legislando en favor de una minoría, se discrimina a la inmensa mayoría de los matrimonios y familias uruguayos? Todos ellos, hasta ahora, se llaman lo que son: marido y mujer. A partir de la ley, los que se casen serán “cónyuge A y cónyuge B”. ¿Es justo cambiar el Código Civil de manera tan grotesca?

Hay bastante más para decir, pero lo anotado parece suficiente. El gobierno aprobó el asesinato de los niños en el vientre de sus madres; ahora, cambia la naturaleza del matrimonio. Enseguida después vendrán las leyes en favor de la eutanasia y también de la eugenesia, rotuladas de otra manera, claro. ¿Este es el progreso social que queremos los uruguayos?

En 2010, cuando el mismo tema que hoy nos ocupa iba a debatirse en el parlamento argentino, el cardenal Jorge Bergoglio escribió lo que sigue, que comparto por completo: “Aquí está en juego la identidad y la supervivencia de la familia: papá, mamá e hijos. Está en juego la vida de tantos niños que serán discriminados de antemano privándolos de la maduración humana que Dios quiso que se diera con un padre y una madre. Está en juego un rechazo frontal a la ley de Dios, grabada además en nuestros corazones.

Más adelante también escribió: No seamos ingenuos: no se trata de una simple lucha política, es la pretensión destructiva del plan de Dios. No se trata de un mero proyecto legislativo (este es solo el instrumento) sino de una ‘movida’ del padre de la mentira que pretende confundir y engañar a los hijos de Dios”.

Por Monseñor Jaime Fuentes – Obispo De Minas