Iglesia al día

" La Iglesia siempre necesita del soplo renovador y fecundo del Espíritu. Por eso hoy le pido al Señor la gracia de un nuevo Pentecostés. Que nos renueve a todos en la esperanza, en la fe, en la capacidad de amar y servir. "
Mons. Milton Tróccoli (8/7/2017)

Misa de despedida de Mons. Milton Tróccoli en la Catedral de Montevideo: “La gratitud es una actitud dinámica”

Despedida-Milton-3-de-18-e1531069244507

Mons. Milton Tróccoli durante la homilía/ Fuente: Federico Gutiérrez/ ICM

En la noche del viernes 6 de junio, en la Catedral Metropolitana de Montevideo, se celebró una Misa a modo de despedida para Mons. Milton Tróccoli. El prelado desempeñó hasta hace pocas semanas su tarea como Obispo Auxiliar de Montevideo y, desde el domingo 8, cumple su labor como obispo diocesano de Maldonado.

La Eucaristía estuvo presidida por el Cardenal Daniel Sturla, acompañado por el actual Obispo Auxiliar de Montevideo, Mons. Luis Eduardo González, el Obispo Emérito, Mons. Nicolás Cotugno y el Obispo Auxiliar de Mendoza, Mons. Marcelo Mazzitelli, quien predicó a los sacerdotes del Clero diocesano durante el retiro que tuvieron en la semana.

Además, la celebración fue acompañada por una buena cantidad de fieles que llegaron para dar gracias por la vida y el ministerio de Mons. Tróccoli, que continuará su misión al frente de la Iglesia en Maldonado y Rocha.

Un corazón preparado
La palabra gracias fue la que más se repitió durante la homilía y sobre la que estuvo centrada. Mons.  Tróccoli dijo: “Para mí es una oportunidad para agradecer a la Iglesia que me descubrió la fe y el ministerio sacerdotal”.

Luego, el nuevo obispo de Maldonado se refirió al Evangelio de la Misa, mencionó que era el Evangelio de una llamada, la que hace el Señor a Mateo. Recordó unas palabras de san Juan Crisóstomo que se preguntaba por qué Jesús no había llamado a Mateo junto con los demás discípulos. Su respuesta: “Dios llama a cada uno cuando ve que su corazón está preparado para ello”.

Con esta referencia, Mons. Tróccoli dijo: “Muy probablemente el Señor vio que mi corazón estaba preparado para un cambio en la misión pastoral”. “Y, por lo tanto, para otra mudanza. La número 18 en estos 30 años de ministerio”, añadió sonriente. Fue recordando así una por una las comunidades y los encargos pastorales que asumió en estas tres décadas.

Despedida-Milton-17-de-18-e1531069373757

icm

La gratitud y la gratuidad
Después, Mons. Tróccoli mencionó que “el origen de la palabra gratitud es gracia; que en latín significa don”. Y aseguró: “La gratitud viene luego de la experiencia de gratuidad: del regalo que nos ha sido dado”.

Describió su experiencia de gratitud a Dios de la siguiente forma: “Lo que soy, lo que somos, lo debemos a los otros y en primer lugar a Dios”. Después ahondó en el concepto de gratitud y dijo: “Es un movimiento del corazón, fruto de tantos signos que hemos ido recogiendo en el camino y que se nos hacen invitación para salir y compartir experiencias con otros.

“La gratitud es una actitud dinámica, no paraliza, ni ahoga, sino que moviliza y hace fecunda la vida”.

Un corazón de Pastor
Más adelante, recordó a todos los sacerdotes que lo acompañaron en su camino. Recordó a “los mayores” que colaboraron en su formación; también a los de su generación con quienes compartió “alegrías, y momentos difíciles”; y “los menores”, que muchos de ellos lo tuvieron como formador en el Seminario Cristo Rey.

El nuevo Obispo no olvidó a las consagradas, religiosos, diáconos y laicos, que acompañó en su trabajo pastoral. “Me han ayudado a formar el corazón de pastor. Si es verdad que el pastor da forma al rebaño, también es cierto que el rebaño moldea el corazón del pastor”, aseveró.

No quiso olvidarse de Mons. José Gottardi y Mons. Nicolás Cotugno, y la forma en que marcaron su vida de sacerdote. En el caso de Mons.Cotugno, también como su Obispo Auxiliar.

Recordó, especialmente, al Cardenal Sturla, a quien le dijo: “Te siento un hermano de la vida y del ministerio, con quien he compartido alegrías, temores, rabias, dolores y sueños evangelizadores”. También mencionó con especial afecto los momentos de encuentro y oración de ambos prelados.

Para el final, tuvo palabras para el nuevo Obispo Auxiliar de Montevideo: “Deseo a Mons. Luis Eduardo González que sienta también el afecto de los Montevideanos, como yo siento el de los fernandinos”. Y sostuvo: “Comienzo esta nueva etapa en Maldonado con el corazón puesto en el Señor”.

Una huella
Durante al momento de la acción de gracias, el P. Luis Fariello agradeció a Mons. Milton Tróccoli por su cercanía. Además destacó la humildad y predisposición que siempre encontraron los sacerdotes cuando lo buscaban. También los diáconos agradecieron la presencia constante del prelado acompañando y aconsejando durante muchos años.

Por último, el Cardenal subrayó las cualidades de Mons. Tróccoli para llevar adelante su ministerio. Además afirmó la fraternidad existente entre ellos y le obsequió una casulla mariana como muestra de su afecto.

Fuente: http://icm.org.uy/mons-troccoli-la-gratitud-una-actitud-dinamica/