Iglesia al día

" La Iglesia siempre necesita del soplo renovador y fecundo del Espíritu. Por eso hoy le pido al Señor la gracia de un nuevo Pentecostés. Que nos renueve a todos en la esperanza, en la fe, en la capacidad de amar y servir. "
Mons. Milton Tróccoli (8/7/2017)

La Navidad de Jesucristo en una sociedad pluralista: Mensaje de Mons. Rodolfo Wirz

_DSC1495

El Obispo de Maldonado, Mons. Rodolfo Wirz, anima en esta Navidad a dar lugar a “un Belén permanente en nuestro corazón, renovando compromisos diarios de alabanza a Dios y dedicación real a nuestros semejantes”.

Al recordar el Belén y actualizar su presencia, el Obispo invita a entender “que el proyecto de Dios con nuestra libertad nos abren nuevos horizontes”.

“El gran desafío es vivir estos tiempos con una mayor coherencia de vida, que es posible por la motivación de Aquél que por nosotros se hizo humano. De la contemplación del Pesebre de Belén, pasamos al Plan de Dios en estos tiempos, con una dedicación cada vez más madura en el compromiso diario”, subraya el Obispo de Maldonado.

MENSAJE DE NAVIDAD

Mons. Rodolfo Wirz

Obispo de Maldonado

En un verano que se anuncia con mucho movimiento turístico, con  posibilidades de más trabajo para diversos sectores, además de las múltiples y diversas situaciones que nos rodean, no dejamos de acentuar la fecha y vivencia que en cada situación abre un camino nuevo: la Navidad de JESUCRISTO en una sociedad pluralista.

Cada Navidad es una novedad de primera, siempre original, nunca una mera repetición de algo ya sabido y vivido, porque nos posibilita ampliar nuestro horizonte y dar más atención y tiempo a los postergados por múltiples motivos.

A partir del hecho histórico del Nacimiento del Mesías hace dos milenios su realidad nos acompaña. Recordamos el Belén y al actualizar su  presencia nos orienta superando toda perplejidad. La Fe nos reubica, al entender que el proyecto de Dios con nuestra libertad nos abren nuevos horizontes.

El gran desafío es vivir estos tiempos con una mayor coherencia de vida, que es posible por la motivación de Aquél que por nosotros se hizo humano. De la contemplación del Pesebre de Belén, pasamos al Plan de Dios en estos tiempos, con una dedicación cada vez más madura en el compromiso diario. Esto significa, no contentarnos con una tradición religiosa del Pesebre en todas sus variantes, sino en un Belén permanente en nuestro corazón, renovando compromisos diarios de alabanza a Dios y dedicación real a nuestros semejantes.

Desearnos de corazón Feliz Navidad quiere ser al mismo tiempo una plegaria, en que nos animamos a vivir en serio estos tiempos, porque estamos motivados en cada jornada por Aquél que nos sostiene, nos da  el ejemplo y la motivación necesaria.

¡Nos deseamos de corazón una Vida Nueva, como regalo diario que el Nacido en Belén hace presente, en favor de todos los que siguen en las huellas de los primeros pastores, para así culminar en una felicidad real para siempre! ¡ Muy feliz Navidad !

+  Rodolfo Wirz

Obispo de Maldonado-Punta del Este